Advertisement

La lucha de Trump con Huawei podría amenazar el acceso a internet en áreas rurales

La lucha de Trump con Huawei podría amenazar el acceso a internet en áreas rurales
Muchas pequeñas empresas no pueden costear equipos de proveedores como Ericsson y Nokia y, en cambio, dependen de la infraestructura de redes más barata de Huawei y otras compañías chinas. (Fred Dufour / AFP / Getty Images)

En zonas rurales de América, a lo largo de las carreteras donde hay pocas granjas o casas dentro del tramo de una milla, los clientes son tan pocos que AT&T y T-Mobile no se molestan en construir torres de telefonía móvil para una mayor cobertura.

Los únicos operadores que ofrecen acceso inalámbrico son los operadores pequeños, muchos de los cuales no pueden pagar equipos de proveedores como Ericsson y Nokia Corp. y, en cambio, dependen de la infraestructura de red más barata de Huawei Technologies Co. y otras compañías chinas.

Advertisement

La decisión del presidente Trump la semana pasada para impedir que las redes de telecomunicaciones de Estados Unidos adquirieran o usaran equipos de proveedores extranjeros dejó a estas pequeñas empresas de banda ancha bajo una nube de incertidumbre. Si ya no pueden confiar en equipos extranjeros asequibles para sus redes, ¿seguirán activos?

"Los operadores pequeños enfrentan una constante batalla cuesta arriba, tanto en términos de proveedores limitados que nos suministrarán ... agravados por los desafíos regulatorios a los que nos enfrentamos", dijo John Nettles, presidente de Pine Belt Communications, una pequeña empresa de telecomunicaciones en Alabama que depende en la empresa china ZTE Corp. para su red 4G. "A veces parece que las cosas están realmente en contra de nosotros".

Advertisement

La semana pasada, el Departamento de Comercio de EE.UU incluyó por separado a Huawei y sus afiliados a una lista de empresas consideradas como un riesgo para la seguridad nacional, lo que efectivamente impide que Huawei compre partes de compañías estadounidenses.

Huawei comenzó a sentir de inmediato los efectos de la represión de la administración, ya que Google eliminó inicialmente a Huawei de muchos servicios de hardware y software de Android. (Después de que el Departamento de Comercio anunció un período de moratoria de 90 días, Google dijo que continuaría trabajando con Huawei mientras tanto). Compañías estadounidenses, como Qualcomm Inc. e Intel Corp., que proporcionan chips cruciales y otras piezas especiales al gigante de las telecomunicaciones de Shenzhen, dijeron a los empleados que no suministraran a Huawei hasta nuevo aviso.

La medida también dejó a las compañías de banda ancha rurales que usan equipos de Huawei en el limbo tratando de descifrar qué podría significar para sus operaciones diarias. Aunque los pequeños operadores no exportan a Huawei, a menudo necesitan enviar dibujos técnicos o datos a esa empresa para mantener su infraestructura de red actual.

El espacio de 90 días anunciado por el Departamento de Comercio el pasado lunes permite a las compañías que dependen de los equipos de Huawei que los servicios cruciales continúen sus operaciones por ahora.

Advertisement

"En resumen, esta licencia permitirá que continúen las operaciones para los usuarios de teléfonos móviles Huawei existentes y las redes de banda ancha rurales", dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en un comunicado de prensa. Ross había indicado la semana pasada que su departamento no estaba buscando dañar a los proveedores rurales.

Más apremiante para las compañías de comunicación es la orden ejecutiva, que la administración determinará en los próximos cinco meses.

Los operadores de banda ancha rurales podrían verse obligados a quitar y reemplazar redes completas porque no podrían importar piezas de repuesto o actualizaciones de software para mantener la infraestructura, dijo Roger Entner, analista de telecomunicaciones de Recon Analytics.

"Si algo se descompone, ¿qué vas a decirle a tu cliente? 'Lamento que tenga una interrupción. No sabemos cuándo lo vamos a arreglar porque se trata de un equipo de Huawei. Hasta entonces, lo siento. No hay internet para ti'", dijo Entner. "No quieres decirle eso a un cliente".

Nettles estima que reemplazar la red de Pine Belt costaría entre $5 y $10 millones. Y el tiempo de inactividad de la instalación de nuevos equipos probablemente haga que Pine Belt pierda de $1 a $3 millones en tarifas de roaming o cobertura Inalámbrica, de acuerdo con los documentos presentados por la Comisión Federal de Comunicaciones.

Carri Bennet, asesora general de la Asociación Inalámbrica Rural, un grupo comercial para operadores con menos de 100.000 suscriptores, dijo que su organización está esperando a ver cómo afectará a los miembros el movimiento de la Administración Trump. Ella estimó que el 25% de los miembros de la asociación utilizan equipos de Huawei o ZTE en sus redes.

"Cuando surge algo nuevo, es una incertidumbre", dijo Nettles. "Lo que va a significar para nosotros a largo plazo es difícil de decir en el mejor de los casos".

La compañía de Nettles es pequeña, con unos 40 empleados y unos 60 sitios de celulares. Eso no es significativo para las grandes empresas como Ericsson y Nokia, que a menudo no ven una razón para reducir sus servicios para cuentas tan pequeñas, dijo Nettles.

Advertisement

Mientras que las compañías nacionales operan en zonas más densamente pobladas de la región, Pine Belt cubre muchos de los caminos que los agricultores recorren regularmente, áreas que los grandes proveedores pasan por alto. Su red 4G ofrece un servicio celular de conductores rurales e incluso ofrece acceso a Internet en áreas sin cable de banda ancha.

"Soy consciente de la necesidad de tener redes seguras. No estamos tratando de sugerir que la seguridad no es una consideración importante", dijo Nettles. "Pero, ¿cómo se equilibra con la prestación de servicios a mercados desatendidos, que es principalmente donde operamos?"

El Fondo de Servicio Universal de la Comisión Federal de Comunicaciones transfiere dinero a empresas de telecomunicaciones más pequeñas -incluidos los miembros de la Asociación Rural Inalámbrica. – para proporcionar servicios de internet en zonas rurales.

Desde junio de 2018, un grupo de compañías rurales de banda ancha, principalmente en el medio oeste, han estado luchando contra una propuesta de la FCC que prohibiría el uso de subsidios federales para comprar a Huawei y otra infraestructura china que podrían representar una amenaza para la seguridad nacional.

En una serie de solicitudes a la FCC, la Coalición de Banda Ancha Rural argumentó que la prohibición forzaría a muchos pequeños proveedores de banda ancha rural a la bancarrota.

Sagebrush Cellular, un proveedor de servicios celulares en el noreste de Montana, dijo que cuando consideraba las opciones para el despliegue de 4G, el equipo de Lucent era el doble del precio de Huawei. La tecnología de Ericsson era casi cuatro veces el costo de los equipos de Huawei. Un proveedor alternativo prominente y sin nombre ni siquiera le dio a Sagebrush una cotización, según el documento, declarando que una pequeña empresa sería "incapaz de pagarlos".

Sagebrush negoció con Huawei, gastando más de $25 millones en su equipo.

Le costaría a Sagebrush un estimado de $57 millones para reemplazar su red, dijo la compañía en la presentación.

Advertisement

El tamaño de su red se reduciría en dos tercios, perdiendo cobertura en muchas áreas donde Sagebrush es el único proveedor de servicios inalámbricos, incluidas 173 millas de la frontera entre EE.UU y Canadá.

La propuesta de la FCC aún está pendiente, ya que espera la orientación de la Administración Trump sobre cómo debe proceder.

Nettles está a la espera de ver qué ocurrirá con el proceso de creación de reglas, pero espera que tenga que encontrar un nuevo proveedor para reemplazar la infraestructura de red actual. La pregunta es: ¿De dónde sacará el capital para hacer el cambio?

Pine Belt depende de los fondos federales para los costos de capital. Él está esperando que el gobierno provea ayuda. De lo contrario, no está seguro de lo que hará: como resultado, Pine Belt podría doblegarse.

"Realmente estoy contando con el sistema para hacer lo correcto para todos nosotros", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement