Advertisement

La visita de Trump a la frontera comienza en McAllen, Texas. Si mira, esto es lo que podría ver

La visita de Trump a la frontera comienza en McAllen, Texas. Si mira, esto es lo que podría ver
El Río Bravo corre bajo los puentes que conectan Hidalgo, Texas, justo al sur de McAllen, con Reynoso, México. El presidente Trump aterrizará en McAllen el jueves para una visita a la frontera como parte de su campaña para financiar un muro. (Julion Cesar Aguilar / AFP/Getty Images) (Getty Images)

El presidente Trump está trayendo su campaña para vender a McAllen, Texas, su ansiado muro fronterizo.

Dos días después de asegurar la presencia de una crisis humanitaria y de seguridad, Trump aterrizará en el corazón del Valle del Río Grande de Texas, el tramo más transitado de la frontera en los últimos años por cruces ilegales.

Advertisement

Muchos en esta ciudad de 140,000 habitantes se preguntan qué verá exactamente el presidente.

Tal vez Trump visite los lugares cerca de McAllen donde se están construyendo nuevas barreras fronterizas. Mientras Trump ha estado luchando por un muro fronterizo en Washington, aquí en el valle, los planes de 1,400 millones de dólares en nuevas barreras fronterizas ya financiadas por el Congreso han procedido silenciosamente.

Advertisement

La barrera adicional que rodea a McAllen se elevará sobre un dique ya existente, que también cruza refugios de vida silvestre, el Centro Nacional de Mariposas, un cementerio y propiedades de la iglesia. La construcción de aproximadamente 14 millas de cercas fronterizas está programada para comenzar en febrero.

David García, residente de McAllen y nativo del valle, teme que el muro dañe la vida silvestre y el ecoturismo.

García, de 36 años, se sentó frente a un mural de "I Love the Valley" en el distrito de entretenimiento del centro de la ciudad el miércoles en un descanso de su trabajo de serigrafía. Dijo que las terribles advertencias de Trump de una crisis en la frontera son erróneas.

"Es una idea totalmente errónea", dijo. "Estamos en la lista de las ciudades más seguras del estado".

Advertisement

Ve una fortaleza demócrata moderada, en gran parte latina, de vecindarios tranquilos patrullados por fuerzas estatales, locales y federales. Sin mencionar la Guardia Nacional y las tropas en servicio activo enviadas a la frontera en los últimos meses.

"Si hubiera una crisis," dijo, "estaríamos a salvo".

Trump probablemente visitará a los agentes de la Patrulla Fronteriza en su estación de McAllen, y tal vez en el cercano centro de procesamiento central de migrantes al que las familias apodaron "la perrera" debido a las cercas ciclónicas que rodean sus celdas. Pero los residentes de McAllen se preguntan porque la Casa Blanca no ha dado detalles de la visita del presidente.

Quizás Trump visite el juzgado federal de McAllen a la vuelta de la esquina. El ex procurador general Jeff Sessions introdujo una política de "tolerancia cero" acusando a los inmigrantes en los tribunales penales federales de entrar ilegalmente en el país. Por ahora se está pagando a los funcionarios de los tribunales, pero no está claro si tendrán salario el mes entrante si el cierre del gobierno federal continúa.

Trump podría visitar la estación de autobuses de McAllen a unas cuadras. El verano pasado, la estación estaba inundada de inmigrantes centroamericanos, pero en los últimos meses se ha quedado casi sola. Cuatro familias migrantes fueron liberadas el 9 de enero por los oficiales de inmigración con avisos de comparecencia en la corte de inmigración. Los voluntarios les ayudaron a encontrar el camino a los autobuses.

"No veo la crisis que describe en las noticias. Veo una crisis humanitaria", dijo Elizabeth Cavazos, de 42 años, que se ha ofrecido como voluntaria en la estación desde junio con un grupo local llamado Angry Tias and Abuelas.

Dijo que desea que el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos permita a los migrantes solicitar legalmente asilo en los puentes fronterizos y acelerar su liberación.

Un cuello de botella ha dejado varados a cientos de familias en el norte de México desde que la aduana de Estados Unidos estacionó oficiales en los puntos medios de puentes como el sur de McAllen, haciendo retroceder a los migrantes que buscan solicitar asilo.

Advertisement

"Si pudiéramos concentrarnos en acelerar ese proceso, la crisis humanitaria probablemente se vería mitigada", advirtió Cavazos.

Tal vez Trump visite el Puente Internacional McAllen-Hidalgo. Al prepararse para cruzar el puente a última hora del miércoles para visitar a un pariente enfermo en Reynosa, México, Martín Treviño dijo que no espera que Trump visite el cruce.

(Los Angeles Times)

Treviño, de 50 años, se siente desgarrado por la pared. "Sí, tenemos un problema de inmigración", dijo. "Pero no creo que una pared sea la respuesta. En eso se basa nuestro país: en la inmigración".

El alcalde de McAllen, Jim Darling, espera que Trump visite el puente. Escribió una carta abierta al presidente junto con la Coalición Fronteriza de Texas, un grupo de funcionarios electos desde Brownsville hasta El Paso, invitando a Trump a recorrer los tres puentes fronterizos.

La coalición pidió más seguridad en los puentes para acelerar los cruces y proteger los intereses económicos del floreciente comercio fronterizo. No mencionaron un muro, pero mencionaron la necesidad de 4,000 millones de dólares para mejoras en todos los puertos de entrada legales.

"Nuestros oficiales y sus instalaciones están al máximo de su capacidad, enfrentan a un oponente abrumador en los cárteles internacionales de la droga y merecen todo el apoyo que ustedes puedan ofrecer", escribieron los oficiales. "Las instalaciones actuales no pueden manejar el flujo de tráfico, causando largos tiempos de espera y costando millones de dólares a la economía de EE.UU."

Es la segunda vez que los oficiales escriben a Trump en enero. Su primera carta fue provocada por un tweet que envió el 3 de enero amenazando con cerrar la frontera. Advirtieron que el cierre sería "catastrófico".

"La frontera es más que un muro", dijo Darling el miércoles. "Nos gustaría mostrarle eso".

Darling, quien como alcalde no está afiliado a ningún partido, dijo que espera reunirse con el presidente cuando esté en la ciudad, señalando que los presidentes Clinton y George W. Bush se detuvieron en McAllen.

El mensaje principal de Darling es "que deje de describir la situación como una crisis".

La amenaza de Trump de hacer que México pague por el muro, llevó a las empresas a evitar invertir en McAllen y a los compradores a boicotear la ciudad. Dijo que contesta numerosas llamadas telefónicas semanales de aquellos que están interesados en mudarse a McAllen pero que están preocupados por el tema de la seguridad. Les dice que el crimen está en su punto más bajo en 30 años, que McAllen está entre las ciudades más seguras del estado. Pero la impresión de inseguridad se mantiene.

"Eso nos ha hecho mucho daño", expresó. Se alegró de que Trump mencionara a los solicitantes de asilo en su discurso del martes. Muchos de los migrantes que llegaron aquí en el último año han sido familias solicitantes de asilo, y el alcalde sabe que los agentes de la Patrulla Fronteriza han estado muy ocupados procesándolos.

Cuando Trump anunció en 2018 que enviaría 5,000 soldados a la frontera, Darling dijo que pensaba: Deberías enviar algunos trabajadores sociales en lugar de soldados.

Alejandro Arango está de acuerdo en que la retórica de Trump ha dañado la economía local. Si el presidente visitara el centro comercial La Plaza de McAllen, lo vería, dijo el joven de 19 años que está en casa en su descanso del Dickinson College. Las multitudes en los centros comerciales, incluyendo a muchos mexicanos que cruzan legalmente para ir de compras, han bajado notablemente este año, sostuvo Arango. Él culpa al alarmismo de Trump.

Advertisement

También lo hizo un grupo de hombres de McAllen sentados en un banco del centro.

"McAllen ha caído —si miras, veras todos los negocios cerrados", señaló Lupe Chapa, jubilada de 77 años.

Sus compañeros asintieron, murmurando en español. Algunos estaban desempleados. Nacieron aquí, pero si Trump se molestara en visitar el centro de McAllen, dijeron, probablemente los deportaría pensando que eran inmigrantes mexicanos.

Más que adónde iría Trump, los hombres se preguntaban quién en McAllen querría verlo. Seguramente, Trump se reuniría con los agentes de la Patrulla Fronteriza, tal vez con algunos oficiales locales.

Pero era difícil imaginar que fuera recibido por la población latina de McAllen, dijo Lupe, de 55 años, que no quiso dar su apellido porque, bromeó, "entonces Trump podría hacer que me deporten".

Sonrió, imaginando la llegada de Trump al cercano Aeropuerto Internacional de McAllen.

"Nadie vendrá, estará solo", dijo.

Los hombres se rieron.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement