Advertisement

Más de mil solicitantes de asilo rechazados podrán obtener una segunda oportunidad si el tribunal lo aprueba

Más de mil solicitantes de asilo rechazados podrán obtener una segunda oportunidad si el tribunal lo aprueba
El solicitante de asilo, Hermelindo Che Coc se duerme viendo televisión con su hijo Jefferson Che Pop después de que llegaron a casa desde LAX, donde se reunieron el 14 de julio. (Marcus Yam / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Hasta mil solicitantes de asilo cuyas demandas fueron escuchadas y rechazadas por el gobierno en circunstancias traumáticas de separación familiar, tendrán una segunda oportunidad en virtud de un acuerdo anunciado la noche del miércoles 12 de septiembre.

Si bien el gobierno no aceptó regresar a los padres ya retirados del país, dijo que consideraría "casos individuales en los que el abogado de los demandantes cree que el regreso de un determinado" miembro de la familia "puede estar justificado".

Advertisement

El acuerdo, que aún necesita aprobación del tribunal, fue un avance significativo en la controversia actual sobre la política de "cero tolerancia" de la administración Trump, que dio como resultado la separación de miles de padres de sus hijos en la frontera a partir de la primavera.

Algunos de los solicitantes de asilo en cuestión, de acuerdo con una demanda interpuesta en su nombre en agosto, fueron rechazados por las autoridades de inmigración luego de entrevistas durante las cuales estaban "traumatizados" por haberles arrebatado a sus hijos.

Advertisement

El acuerdo entre el gobierno y los demandantes en tres casos, representa una gran victoria para los solicitantes de asilo. Les da otra oportunidad de solicitar asilo ante los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU.

Los solicitantes de asilo deben mostrar "miedo creíble de persecución o tortura" si son devueltos a sus países de origen. Pero no garantiza que finalmente obtendrán asilo y, por lo tanto, permiso para permanecer en Estados Unidos.

"Es un paso realmente importante en la dirección correcta", dijo Johnathan Smith, director legal de Muslim Advocates, uno de los grupos de defensa involucrados en un litigio contra el gobierno. "Hay mucho más trabajo por hacer. Estas personas tienen que tener entrevistas... De ninguna manera es el final del camino, pero es un gran trabajo para curar muchas de las injusticias que sufrieron nuestros clientes como resultado de las políticas o prácticas del gobierno".

El número de afectados se estima en "más de mil padres", dijeron los grupos Muslim Advocates y Legal Aid Justice Center, con sede en Virginia, que hicieron el anuncio la noche del miércoles.

Advertisement

"Los casos exactos son ligeramente diferentes entre sí", dijo Smith, "pero esencialmente los casos son en nombre de los padres y los niños que fueron separados de sus familias en la frontera cuando venían en busca de asilo".

El acuerdo intenta abordar los problemas que enfrentan las personas que se encuentran en diversas etapas del proceso de asilo, que van desde personas que no respondieron a sus entrevistas para probar su "miedo de volver a su país", hasta aquellos que perdieron sus casos y que serán deportados.

Según el acuerdo, el gobierno permitirá que padres e hijos en ciertas situaciones permanezcan juntos en el país, incluso si se encuentran en diferentes puntos del proceso de asilo. Esto podría ayudar a poner fin a algunas de las separaciones familiares que crearon un gran malestar y una reacción política en contra de la administración Trump.

Parte del objetivo del acuerdo es garantizar que la búsqueda de asilo no "socave" los esfuerzos de reunificación, dijo Smith.

"Es importante que estas familias se reúnan y que estos padres estén con sus hijos y los niños con sus padres, y que sepan que su unidad familiar será respetada por el gobierno federal", dijo.

El hecho de que el gobierno haya llegado a un acuerdo, aunque solo después de que las órdenes judiciales bloquearan sus acciones, demostró su deseo de dejar el tema en segundo plano a medida que se acerca la elección de mitad de período.

De acuerdo con los documentos judiciales presentados el miércoles, la juez Dana Sabraw, en California, ordenó al abogado de los demandantes en cada una de las demandas, y al gobierno, que "se reunieran, consultaran y propusieran una solución, una que siguiera la ley y que fuera equitativa".

"El gobierno acordó que todos los padres que aún se encuentren en Estados Unidos y que se hayan sometido al proceso de entrevista de asilo después de ser separados por la fuerza de sus hijos y posteriormente hayan rechazado su solicitud, ahora tendrán una segunda oportunidad para solicitar su asilo.

Advertisement

El acuerdo, presentado en el tribunal federal, no establece ningún precedente para futuros solicitantes de asilo, enfatizó el gobierno. Cubre a los representados en las tres demandas presentadas contra el gobierno. Según los términos del acuerdo, si se aprueba, los pleitos se cancelarán, aunque el juez continuará supervisando la ejecución.

Los demandantes en uno de los casos en cuestión - Dora et al. vs. Sessions et al., presentada en una corte federal en Washington, en agosto, son 29 solicitantes de asilo quienes dijeron que "los funcionarios del gobierno los separaron por la fuerza de sus hijos" y luego "empujaron" el proceso de selección de asilo mientras "sufrían de un trauma extremo" debido a la separación familiar.

Como resultado, se alegó, "no pudieron articular sus historias" a los funcionarios y no entendieron las preguntas. Con base en estas entrevistas, sin embargo, el gobierno rechazó sus solicitudes de asilo y se estaba preparando su deportación cuando se presentó la demanda.

La "Dora" en el caso, es una mujer hondureña que vino con su hijo de 7 años, huyendo de lo que sus abogados dijeron era "extrema violencia y abuso doméstico". Otra demandante, llamada solo "Beatriz", vino de El Salvador con su hija de 9 años, "huyendo de la persecución de los militares, su esposo y la pandilla de su marido". Ambas mujeres recibieron una "determinación de temor creíble" negativa, dijo la demanda. "Dora" había estado "sujeta a deportación en cualquier momento" y "Beatriz" está detenida en Texas.

Un segundo caso - M.M.M. vs. Sesiones, también presentado en una corte federal en Washington como parte de la demanda colectiva - involucró a seis niños inmigrantes, de 6 a 13 años, que fueron separados por la fuerza de sus padres después de ingresar a Estados Unidos. El juez Paul L. Freedman transfirió la mayoría de esos reclamos a Sabraw en el Distrito Sur de California.

Otra acción de clase escuchada por la juez Sabraw, conocida como Ms. L vs. Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, involucró la separación de una madre y su hija de 7 años que buscaban asilo "por temor a una muerte segura" en la República Democrática del Congo. Resultó en una orden que impedía a la administración Trump deportar a padres e hijos separados. El caso derivó en otra orden que requería que el gobierno reuniera a los padres con sus hijos, un proceso que aún no está completo, de acuerdo con la última presentación del tribunal.

"Nuestro gobierno arrancó a la fuerza a los niños de los brazos de los padres solicitantes de asilo, y luego les pidió, debilitados por el trauma, por sí mismos, sin representación legal, articular demandas legales complejas sin ningún tipo de apoyo o adaptación", dijo Simon Sandoval-Moshenberg, director legal del Programa de Defensa de los Inmigrantes en el Legal Aid Justice Center, en un comunicado. "Con este acuerdo, esos padres finalmente tendrán una oportunidad justa de obtener protección en los Estados Unidos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement