Anuncio
Share
EEUU

México esquivó los aranceles pero aún podría enfrentar grandes consecuencias bajo el nuevo acuerdo con EE.UU

amlo

Manifestantes se enfrentan en noviembre con la policía vigilando una instalación deportiva en Tijuana donde más de 2,000 inmigrantes centroamericanos fueron albergados. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)
| TIJUANA

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró este sábado en un mitin que su país había evitado una posible crisis económica al llegar a un acuerdo con la administración Trump para eliminar los aranceles sobre las importaciones mexicanas.

“El lunes no habrá tarifas. ... No habrá una crisis financiera en nuestro país”, dijo López Obrador a una multitud que lo aclamaba, mientras enfatizaba los estrechos lazos históricos y sociales entre las dos naciones. “Estados Unidos y México no son vecinos lejanos”.

El mitin de la tarde había sido programado antes de la cancelación de la amenaza de Trump de aplicar aranceles a las importaciones mexicanas a partir del lunes si México no actuaba para detener la oleada de migrantes hacia EE.UU. México dijo que recibiría un número indeterminado de solicitantes de asilo, en su mayoría centroamericanos, a la espera de la resolución de sus casos en Estados Unidos, un proceso que puede prolongarse durante meses. México también acordó desplegar unos 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para ayudar a impedir la migración ilícita a lo largo de su frontera con Guatemala.

México ha sido durante mucho tiempo un corredor natural para los migrantes de América Central que buscan llegar a Estados Unidos, pero las cifras han aumentado en los últimos meses a niveles no vistos en una década o más, lo que ha provocado la condena de Trump y ha desencadenado la amenaza arancelaria contra ese país.

Anuncio

Pero el acuerdo, si se lleva a cabo, tiene un precio social y económico: México aceptó recibir lo que podrían ser decenas de miles de solicitantes de asilo estadounidenses en los próximos meses y proporcionarles “puestos de trabajo, atención médica y educación”, según una declaración conjunta en la que se esboza el convenio. La creciente presencia de migrantes centroamericanos en los últimos meses, ya ha aumentado las tensiones en varias ciudades de la frontera norte, incluyendo Tijuana, donde la afluencia de centroamericanos el año pasado desencadenó fuertes protestas.

En comentarios anteriores, López Obrador ha enfatizado repetidamente los derechos humanos de los migrantes, pero ahora su gobierno parece estar aceptando un acuerdo que busca limitar la capacidad de los solicitantes de asilo para acceder a territorio estadounidense.

Irónicamente, el entonces candidato López Obrador viajó a Tijuana el año pasado y atacó al gobierno mexicano por hacer el “trabajo sucio” de Estados Unidos al detener y deportar a los centroamericanos. Ahora, sin embargo, López Obrador está celebrando un acuerdo contra los migrantes, como si fuera una victoria para México.

Otros lo llamaron un ejemplo de que el gobierno mexicano se inclinó demasiado ante la presión de Estados Unidos.

Anuncio

“No hay nada que celebrar”, escribió en Twitter Soledad Loaeza, profesora del Colegio de México. “Trump nos puso de rodillas como ningún otro presidente de los EE.UU lo había hecho. Estos son días tristes para los mexicanos”.

De hecho, el acuerdo podría ser de corta duración.

Según un resumen del Departamento de Estado, México y Estados Unidos pueden revisar el acuerdo en 90 días “en caso de que las medidas no tengan los resultados esperados”.

Eso plantea la posibilidad de que Trump vuelva a amenazar los aranceles a medida que avance la polémica campaña electoral de Estados Unidos y el presidente norteamericano vuelva a recurrir a lo que aquí se considera un ataque contra México.

“El gobierno [mexicano] eliminó la amenaza arancelaria pero asumió una inmensa responsabilidad, tal vez imposible”, escribió el historiador mexicano Enrique Krauze en Twitter. “Preparémonos para rechazar la próxima amenaza, que sin duda vendrá".

Funcionarios aquí y en otras ciudades fronterizas que ya han recibido más de 10.000 solicitantes de asilo devueltos a México como parte de una controvertida iniciativa de la administración Trump -conocida como Permanecer en México- han pedido repetidamente más ayuda a las autoridades federales.

Bajo el programa, los migrantes que buscan asilo a lo largo de la frontera de Estados Unidos son devueltos a México a medida que sus casos son juzgados, un proceso que puede durar meses o incluso años.

“La gente se siente tensa y me preocupa mucho lo que va a pasar con la cohesión social y política”, dijo Duncan Wood, director del Instituto de México en el Wilson Center, un centro de investigación con sede en Washington.

Anuncio

Wood reconoció que para México, aceptar más migrantes era mucho mejor que sufrir un impuesto del 5% sobre todas sus exportaciones a Estados Unidos.

“Los aranceles habrían sido catastróficos”, dijo Wood. “México eligió el menor de los dos males”.

Los líderes empresariales de México celebraron el acuerdo como crucial para una nación plagada de un crecimiento lento y fuertemente dependiente de las exportaciones hacia el norte. Pero también advirtieron que Washington podría renovar la perspectiva de las tarifas, una posibilidad que ya ha causado incertidumbre entre los inversionistas.

“Debemos celebrar que esta amenaza, esta grave amenaza ha sido, por el momento, pospuesta”, dijo Gustavo de Hoyos, presidente del grupo empresarial Coparmex, a la agencia de noticias Milenio. “Sólo podemos esperar que se elimine de forma definitiva”.

Funcionarios mexicanos pasaron los últimos días negociando formas de evitar los aranceles en reuniones con el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, y otros funcionarios en Washington antes de anunciar un acuerdo el viernes por la noche.

Según las condiciones, México también dijo que desplegaría a unos 6.000 miembros de su nueva Guardia Nacional cerca de la frontera con Guatemala, el principal punto de entrada para los migrantes que llegan a Estados Unidos, en su mayoría nacionales de Honduras y Guatemala.

Algunos en México cuestionaron el despliegue de la Guardia, dado que ese cuerpo fue creado por López Obrador para enfrentar los niveles históricos de delincuencia en el país. Y los activistas de derechos humanos en la República Mexicana han denunciado desde hace mucho tiempo la perspectiva de una militarización al estilo de Estados Unidos de las 600 millas de la frontera con Guatemala, que en su mayor parte está desprotegida, y que durante mucho tiempo ha sido un refugio para el tráfico de migrantes y el contrabando.

La policía militar ha estado presente a lo largo de esa frontera durante muchas semanas para ayudar a mantener los retenes y controlar el movimiento de los migrantes hacia el norte. Eso es parte de una represión mexicana más amplia en respuesta a la presión de Washington que ha incluido más arrestos y deportaciones de quienes buscan llegar a territorio estadounidense.

Anuncio

Aunque sus detalles no son claros, el acuerdo parece plantear la posibilidad de que el proceso de retorno a México -actualmente vigente en Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez- se extienda a Reynosa y Matamoros. En esas y otras ciudades fronterizas mexicanas, los cárteles se han aprovechado durante mucho tiempo de los migrantes centroamericanos, secuestrándolos, extorsionándolos y reclutándolos por la fuerza en actividades delictivas.

Remain in Mexico (programa Permanecer en México) ha enfrentado varios desafíos legales por parte de grupos de libertades civiles que lo consideran ilegal, pero la Corte de Apelaciones del 9º Circuito de Estados Unidos ha permitido que las devoluciones continúen mientras el caso está pendiente.

Estados Unidos, por su parte, dijo el viernes que inmediatamente expandiría el programa “a lo largo de toda la frontera sur”. También se comprometió “a acelerar la resolución de las solicitudes de asilo y a concluir los procedimientos de expulsión lo más rápidamente posible”.

McDonnell reportó desde Tijuana y Linthicum desde la Ciudad de México. Cecilia Sánchez, de la oficina de The Times en la Ciudad de México, contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio