Share
EEUU

Ofertas fraudulentas mantienen fuera del mercado los medicamentos genéricos más baratos

Salud

California podría declarar ilegal que “cualquier cosa de valor” cambie de manos como parte de los acuerdos de la industria para retrasar la introducción de medicamentos genéricos más baratos. (Associated Press)

Ya es bastante malo que las compañías farmacéuticas cobren precios altísimos por los medicamentos recetados de marca y los suban con frecuencia. Algunos también hacen acuerdos secretos para mantener fuera del mercado alternativas genéricas más baratas, una práctica conocida como pago por demora.

Es una estratagema de mala fe que afecta a millones de personas y pone en peligro la vida de los pacientes que no pueden pagar los medicamentos necesarios.

Y podría convertirse en ilegal en California.

Un proyecto de ley - AB 824 - que ahora se abre camino a través de la Legislatura prohibiría los acuerdos entre las compañías farmacéuticas que involucran el cambio de manos de “cualquier cosa de valor” para retrasar la introducción de una alternativa genérica a un medicamento de marca.

La legislación ya ha sido aprobada por la Asamblea. Está programado para ser votada el miércoles por el Comité de Salud del Senado.

“Sabemos que estos acuerdos suceden. Todo el mundo lo sabe”, dijo el asambleísta Jim Wood (D-Healdsburg), el autor del proyecto de ley.

“Estamos diciendo que si las compañías farmacéuticas lo hacen, en California sería una violación de la ley y podrían ser demandados por el fiscal general”, dijo.

El fiscal general, Xavier Becerra, dijo que está listo para hacer cumplir la AB 824.

“En este momento, las familias en todo California están pagando precios excesivos de medicamentos recetados porque las compañías farmacéuticas celebran acuerdos colusivos para mantener fuera del mercado los fármacos menos costosos, que a menudo salvan vidas”, dijo. “La AB 824 pondrá freno a estos lucrativos acuerdos de la compañía farmacéutica de trastienda”.

Las apuestas no podrían ser más altas.

Alrededor del 90% de todas las ventas de medicamentos en EE.UU involucran productos genéricos, que pretenden ser alternativas más baratas a las medicinas de marca una vez que haya transcurrido el tiempo suficiente para que el fabricante original recupere sus costos de investigación y desarrollo.

Los defensores de la salud dicen que las compañías farmacéuticas descubrieron hace años que pueden obtener ganancias aún mayores al alentar a los fabricantes de genéricos a mantenerse alejados de algunos de los medicamentos de marca más lucrativos.

Esto se hace normalmente mediante pagos directos o promesas de participación en los beneficios, o por el fabricante de la marca que se compromete a no presentar su propio genérico “autorizado” para competir directamente con el fabricante de productos genéricos. Los acuerdos a menudo se alcanzan durante los acuerdos de litigios de patentes.

La Comisión Federal de Comercio estima que los acuerdos de pago por demora cuestan a los consumidores estadounidenses 3.5 mil millones de dólares al año en forma de precios de medicamentos más altos.

“Los acuerdos de pago por retraso son ‘una apuesta ganadora’ para las compañías”, dijo la FTC en un estudio de 2010. “Los precios farmacéuticos de marca se mantienen altos, y la marca y los genéricos comparten los beneficios de las ganancias del monopolio de la marca”.

Un análisis más reciente realizado por el Grupo de Investigación de Interés Público de California encontró que los acuerdos de pago por demora mantienen a los genéricos más baratos fuera del mercado por un promedio de cinco años después de que las reglas de patentes permiten su introducción.

Esto permite a las compañías farmacéuticas cobrar por un medicamento de marca hasta 33 veces más de lo que costaría una alternativa genérica, según el análisis.

“Es indignante que las compañías farmacéuticas se salgan con la suya al hacer tratos amigables para mantener las medicinas genéricas de menor precio fuera del mercado”, dijo Emily Rusch, directora ejecutiva de CalPIRG.

Muchos acuerdos de pago por demora se realizan en las sombras de la industria farmacéutica y son difíciles de probar. Sin embargo, a veces, son tan descaradamente anticompetitivos que se muestran abiertamente.

Un caso pendiente en la corte federal de Nueva Jersey involucra el medicamento para la epilepsia Lamictal, fabricado por GlaxoSmithKline. Los demandantes alegan que Glaxo persuadió a la compañía de medicamentos genéricos Teva Pharmaceutical Industries en 2005 para que no saliera con una versión más barata de Lamictal hasta 2008.

A cambio de permanecer al margen durante varios años, según la demanda, Glaxo se comprometió a no llevar a cabo su propio genérico autorizado y dijo que Teva podría vender una versión masticable de Lamictal antes de que expirara la patente.

Glaxo y Teva no niegan haber hecho un trato. Dicen que debido a que ningún dinero cambió de manos, esto no fue un acuerdo de pago por demora.

Sin embargo, según el cálculo de CalPIRG, el acuerdo permitió a Glaxo continuar cobrando hasta $465 por dosis del medicamento, mientras que una versión genérica podría haber costado a los pacientes tan sólo $14.

En Estados Unidos no se establecen límites sobre cuánto se puede cobrar por los medicamentos recetados. La idea, defendida principalmente por legisladores conservadores, es que el mercado llegará a precios justos y evitará el alza del importe.

Pero Wood, el autor de AB 824, dijo que los acuerdos de pago por demora muestran que el mercado está manipulado.

“Si estos acuerdos fueran realmente buenos, lo serían tanto para los consumidores como para las compañías farmacéuticas”, dijo.

Wood dijo que le pidió a las compañías farmacéuticas y sus grupos de presión ejemplos de acuerdos entre fabricantes de marcas y fabricantes de genéricos que beneficiaban a los consumidores.

“No han producido uno solo”, “ni uno”, dijo.

Priscilla VanderVeer, portavoz de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, un grupo de la industria, dijo que los acuerdos de patentes “generalmente permiten medicamentos genéricos en el mercado antes que la expiración de la patente, generando ahorros significativos para los consumidores”.

Ella dijo que aunque la organización de cabildeo se opone a la AB 824, “estamos tratando de trabajar con los legisladores para enmendar la legislación y lograr un equilibrio que permita a los pacientes continuar beneficiándose de estos acuerdos favorables a la competencia”.

La Ley de Restauración de los Términos de Patentes y la Competencia de los Precios de los Medicamentos, comúnmente conocida como la Ley Hatch-Waxman, tenía la intención de facilitar la introducción de alternativas genéricas a los medicamentos de marca cuando las patentes expiran.

Los acuerdos de pago por demora son un esfuerzo deliberado para eludir la ley de 1984 y proteger a los medicamentos de alto precio de la competencia por el mayor tiempo posible.

No estamos hablando de zapatillas o tostadoras aquí. Estamos hablando de medicina. Estamos hablando de la vida de las personas.

Si California puede hacer mella en la práctica, bien.

Los legisladores estatales no deben dudar en ponerse de lado de los pacientes antes que de las ganancias.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.