Advertisement

¿Quién orinó en sus botas? Un misterio en una base militar de California trae reclamos de encubrimiento

¿Quién orinó en sus botas? Un misterio en una base militar de California trae reclamos de encubrimiento
El 144th Fighter Wing alberga a más de 100 oficiales, entre ellos unas dos docenas de pilotos de aviones caza F-15 Eagle, y unos 1.000 reclutas en unidades de apoyo. (Sargento Técnico Charles Vaughn / Guardia Nacional Aérea de los EE.UU.) (Los Angeles Times)

Para la sargento Jennifer Pineda, una veterana con 15 años en la Guardia Nacional Aérea de California, el ejército era una alternativa familiar. Siguió a su hermana mayor y a su cuñado en la guardia, donde ahora ocupa un puesto administrativo en el ala de élite 144th Fighter Wing en Fresno.

En una mañana de marzo de hace cuatro años, Pineda estaba a punto de vestirse con un uniforme que había guardado durante la noche en un puesto en el baño de mujeres cuando hizo un mal descubrimiento.

Advertisement

Alguien había orinado en sus botas.

El incidente dejó a Pineda humillada y asustada y desencadenaría una serie de investigaciones entre bastidores cuyo alcance se ha extendido más allá de lo que ocurrió ese día en la base de Fresno.

Advertisement

La agresión contra las botas de Pineda ha llevado a acusaciones de que oficiales de alto rango intentaron enterrar el incidente, incluso destruyendo pruebas que podrían haber identificado potencialmente a un sospechoso a través del ADN, y la adopción de represalias contra un piloto varón que apoyó sus esfuerzos por encontrar al perpetrador, según entrevistas y registros de guardia obtenidos por The Times. Algunos en la base han empezado a llamar a la saga en curso el "Pissgate".

Después de que The Times comenzó a hacer preguntas sobre el episodio de Pineda, el Departamento Militar de California, que supervisa a la guardia, pidió a la Oficina del Inspector General de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que llevara a cabo una investigación.

En el contexto del movimiento #MeToo, los líderes de la guardia están preocupados por la naturaleza degradante del acto dirigido a una mujer, según dos fuentes cercanas a la investigación, que solicitaron el anonimato porque no están autorizadas a hablar públicamente sobre el asunto. Solo el 20% de los oficiales y miembros de la guardia son mujeres.

La investigación del inspector general es la tercera sobre el caso Pineda y parte de una investigación más amplia sobre si los denunciantes del incidente sufrieron represalias por cuestionar las acciones o la conducta de sus superiores en una serie de asuntos relacionados con la investigación.

Advertisement

Al menos cinco miembros de la guardia, incluido un piloto que murió en octubre en un accidente durante una misión de entrenamiento en Ucrania, presentaron denuncias oficiales. La guardia suspendió recientemente a un comandante por razones que, según dijo, no estaban relacionadas con el incidente de Pineda.

El general Clay L. Garrison era el jefe de la base144 cuando la sargento Jennifer Pineda descubrió que alguien había orinado en sus botas. (Sargento Técnico Charles Vaughn / Guardia Nacional Aérea de EE.UU.)
El general Clay L. Garrison era el jefe de la base144 cuando la sargento Jennifer Pineda descubrió que alguien había orinado en sus botas. (Sargento Técnico Charles Vaughn / Guardia Nacional Aérea de EE.UU.) (Los Angeles Times)

"Esto se reduce a un liderazgo poco profesional y amiguismo", dijo el mayor Dan Woodside, un piloto de caza retirado que es testigo en la investigación de Pineda y que se ha quejado de cómo fue tratado. "Si alguien hubiera orinado en sus botas, habría hecho todo lo posible para encontrar al perpetrador, incluso si eso implicaba llamar al FBI".

Dos de los principales oficiales de la guardia ocupaban puestos clave de liderazgo en la base 144 en el momento del incidente de Pineda: el general de división Clay Garrison, que desde entonces es el jefe de la guardia aérea, y el coronel Sean Navin, ahora uno de sus cinco comandantes de la base. Ninguno de los dos respondió a las solicitudes de entrevistas.

El general de división David S. Baldwin, que dirige el Departamento Militar, se negó a ser entrevistado a través de un portavoz de la guardia. Baldwin dijo en una declaración escrita a The Times que "para proteger la integridad de la investigación en curso, no podemos revelar detalles adicionales".

La guardia aérea de California es la segunda más grande, después de la de Nueva York. Muchos de los pilotos son reservistas a tiempo parcial, que se inscriben después de sus carreras en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y algunos vuelan en sus vidas civiles para las aerolíneas comerciales.

Los guardias funcionan como milicias estatales cuyos líderes informan al gobernador. Patrullan el espacio aéreo estatal y están preparados para responder a los desastres naturales y a ataques terroristas a gran escala.

En California, la guardia aérea ayudó a combatir los recientes incendios forestales, volando aviones teledirigidos sobre las llamas para dar inteligencia a las cuadrillas de bomberos en tierra. Sus pilotos de caza son desplegados regularmente para ayudar a la Fuerza Aérea en combate y otras operaciones en el extranjero.

La base 144 es la más grande del estado. Alberga a unos 115 oficiales, entre ellos unas dos docenas de pilotos de caza, y a más de 1,000 alistados en unidades de apoyo. Por cada oficial, hay unos nueve alistados en funciones que son esenciales pero que tienen mucho menos peso.

Advertisement

Pineda, de 34 años, es uno de ellos.

Después de unirse a la guardia en 2004, pasó varios años en el puesto de mando de la base como despachadora antes de pasar al grupo de operaciones, según entrevistas con colegas. Pineda se negó a comentar esta historia.

Poco después de que ella reportó que alguien había orinado en sus botas, miembros de las fuerzas de seguridad de la base llegaron al lugar, intentaron tomar huellas dactilares y tomaron fotos de la escena, de acuerdo con un registro de investigación interna obtenido por The Times. Los guardias de seguridad recogieron la orina del suelo y revisaron horas de grabaciones de las cámaras de seguridad, dice el documento.

Los registros de investigación describen el incidente como "vandalismo". Si es cometido por alguien con un rango de subteniente o superior, dijeron los expertos legales, el acto también podría ser considerado como el delito más grave de conducta impropia de un oficial. El perpetrador, dijeron, podría ser procesado y encarcelado en un consejo de guerra, obligado a retirarse en un procedimiento administrativo con un rango y una pensión reducidos, o recibir un castigo como reprimenda.

Los investigadores le preguntaron a Pineda, entonces madre soltera de dos hijos, quién pensaba que podría haber tenido un motivo para atacarla, según el informe. Pineda nombró a dos mujeres que "han tenido problemas con ella' en el pasado, y su supervisor sugirió más tarde una más, dice el informe. Las tres mujeres fueron interrogadas.

Los resultados de la investigación no fueron concluyentes, según el informe.

Unos dos meses después de iniciada la investigación, el comandante del escuadrón de cazas en ese momento, Navin, llamó a Pineda y a su supervisor a su oficina para compartir los resultados, según los memorandos de mayo de 2015 que Pineda y el supervisor escribieron para documentar la conversación.

Navin se disculpó porque la investigación no encontró al autor, según los memorandos. En el memorándum de Pineda, ella escribió que Navin dijo que los problemas no se resuelven todos los días y que estas cosas simplemente suceden.

"Comencé a preguntarle cómo se suponía que tenía que ir a trabajar y sentirme bien en un ambiente en el que me han agredido de esta manera", dijo Pineda en su memorándum.

Pineda señala en el documento que había comenzado a asegurar su uniforme en un casillero, aparcar donde podía ver su auto desde la ventana y mantiene el escritorio cerrado con llave todas las noches.

Advertisement
El coronel Sean Navin era el comandante del escuadrón de cazas número 194 de la base 144 cuando la sargento Jennifer Pineda descubrió que alguien había orinado en sus botas. (Sargento Christian Jadot / Guardia Nacional Aérea de los EE.UU.)
El coronel Sean Navin era el comandante del escuadrón de cazas número 194 de la base 144 cuando la sargento Jennifer Pineda descubrió que alguien había orinado en sus botas. (Sargento Christian Jadot / Guardia Nacional Aérea de los EE.UU.) (Los Angeles Times)

Poco después de que se archivara la primera investigación, se abrió una segunda cuando "nueva información" reveló que los pilotos habían estado bebiendo en una sala de descanso cercana la noche anterior al descubrimiento y "podrían tener información sobre el incidente o podrían haber estado involucrados en él", según un informe del guardia y entrevistas.

Navin, el comandante que había compartido los resultados de la primera investigación con Pineda, también había estado en la sala de descanso esa noche, según el informe.

Los investigadores interrogaron a 18 personas, incluyendo a Navin, Woodside y otros cuatro miembros de la guardia que dijeron que habían estado en la sala de descanso, llamada "The Merge".

Los dos investigadores dijeron que a algunos de los pilotos se les podría pedir que se sometieran a pruebas de polígrafo y que la orina recolectada en la escena sería analizada en busca de ADN, señaló Woodside. A algunos también se les preguntó sobre cuánto había bebido Navin.

En una segunda entrevista con los investigadores, Pineda dijo que un par de pilotos le dijeron que sospechaban que Navin orinaba en sus botas, según el informe.

Navin negó estar involucrado, según los registros de los guardias. Les dijo a los investigadores que no tenía conflictos con Pineda y que nunca estuvo dentro del baño de mujeres donde ella dejó sus botas y su ropa.

El investigador que redactó el informe escribió que las entrevistas "no condujeron a ninguna nueva conclusión" ni identificaron a ningún sospechoso.

En agosto de 2015, Pineda presentó una denuncia por irregularidades. Escribió que el investigador principal le dijo que la evidencia mostraba que una mujer no podía haber orinado en las botas, pero que escuchó que los agentes especularon que ella había orinado en ellas "para llamar la atención". En la denuncia, Pineda afirmó: "quiero que esta investigación sea completa y legítima para demostrar que no me hice esto a mí misma". Añadió que temía que la obligaran a dejar la guardia.

El guardia se negó a comentar sobre el estado de la queja de Pineda.

En 2018, el teniente coronel Rob Swertfager, un piloto de la base 144, presentó una queja alegando que los comandantes lo castigaron —incluso con la retención de su sueldo en ocasiones— por ir a reclamar por Pineda diciéndole a un superior que la primera investigación podría haber sido mal manejada. Su queja es parte de la investigación del inspector general. Él se negó a comentar para este artículo.

Woodside dijo que el jefe de seguridad de la base, el entonces teniente coronel Dave Johnston, le dijo que la dirección de la base 144 le ordenó cerrar la investigación y destruir todas las pruebas después de que los investigadores se concentraron en Navin. Las pruebas incluían las botas de Pineda y un frasco de orina que nunca se analizó.

Woodside dijo que cree que "hubo un encubrimiento".

Johnston no dijo quién le dio la orden, dijo Woodside. Dijo que Johnston le informó sobre la destrucción de las pruebas durante una conversación telefónica de 32 minutos el 7 de diciembre de 2017. Existen registros telefónicos que mostraban tal llamada al número de Johnston.

En entrevistas con The Times, cuatro miembros y ex miembros de la guardia confirmaron que Woodside les habló de su conversación telefónica con Johnston poco después de que ocurriera.

Johnston se negó a ser entrevistado. Dijo en dos declaraciones proporcionadas a The Times que nadie le ordenó deshacerse de las pruebas. Johnston indicó que había consultado con Garrison, que dirigía la base en el momento del incidente, sobre la destrucción de las pruebas. La única guía de Garrison, escribió Johnston, fue que primero consultó con el juez general de la 144 en ese momento, quien no respondió a las solicitudes de entrevistas.

Johnston aseveró que autorizó la destrucción porque la segunda investigación había estado cerrada durante varios meses y las pruebas ya no eran necesarias. Se negó a discutir por qué nunca se realizó una prueba de ADN.

El investigador principal, Daniel Mosqueda, no ofreció ninguna explicación para no analizar la orina.

"Por la forma en que se llevó a cabo la investigación, no se hizo", dijo al Times.

Woodside dijo que se enfrentó a Garrison sobre la investigación en la fiesta de retiro de un coronel en marzo de 2017, después de que las pruebas habían sido destruidas. Dijo que Garrison le afirmó que no había "ningún crimen real aquí" y que habría sido inapropiado gastar "miles de dólares" en un análisis de orina que no produciría información útil.

El mayor retirado Dan Woodside dijo que el jefe de seguridad de la base le dijo que el liderazgo de la 144a le ordenó cerrar una investigación sobre quién orinó en las botas de Jennifer Pineda y destruir todas las pruebas. (Kent Nishimura / Los Angeles Times)
El mayor retirado Dan Woodside dijo que el jefe de seguridad de la base le dijo que el liderazgo de la 144a le ordenó cerrar una investigación sobre quién orinó en las botas de Jennifer Pineda y destruir todas las pruebas. (Kent Nishimura / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Dependiendo de la condición de la muestra, un análisis de ADN de la orina podría haber determinado el sexo del perpetrador y quizás identificarlo definitivamente a través de una prueba de comparación, dijeron expertos forenses a The Times. Típicamente, costaría entre $1,000 y $1,300.

Los expertos en derecho militar y penal cuestionaron la decisión de destruir pruebas sin realizar un análisis de ADN. La profesora de la Facultad de Derecho del Suroeste, Rachel E. VanLandingham, que se desempeñó como fiscal y abogada defensora penal durante un caso en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, explicó que si se destruyen pruebas para impedir una investigación o proteger a alguien, se podría presentar un caso por obstrucción a la justicia.

"Eso necesita ser investigado", dijo.

Alrededor de un año después del incidente, Navin fue ascendido a coronel y ahora es comandante del Base de Ataque 163 en el Condado de Riverside, supervisando a más de 900 personas y el despliegue del avión no tripulado militar Reaper MQ-9A.

Un portavoz de la guardia se negó a decir lo que provocó la reciente suspensión del comandante de la base 144, el coronel Víctor Sikora. Poco después de la suspensión, Sikora convocó una reunión de pilotos y personal de apoyo en la base de Fresno. Dijo a la reunión que se le había informado que había sido suspendido "debido a la cantidad de investigaciones" que la dirección de la guardia estaba llevando a cabo, según una grabación de la reunión que The Times reseñó.

Sikora no respondió a las solicitudes de comentarios sobre la suspensión.

Entre las otras quejas que está investigando el inspector general se encuentra una presentada por el teniente coronel Seth Nehring poco antes de que muriera en octubre en un accidente durante una misión de entrenamiento en Ucrania. No se disponía de detalles de su denuncia. El investigador que dirigía la investigación del inspector general, el teniente coronel Shawna Pavey, no respondió a las solicitudes de entrevistas.

Dave Bakos, un general retirado que sirvió en la guardia durante 32 años y fue enviado a Irak y Afganistán, afirmó que Garrison debería haber exigido una investigación más exhaustiva desde el principio. La moral en la base 144 ha bajado, dijo Bakos.

"Hay mucha gente descontenta allá", señaló. "Necesitan un cambio en la parte superior".

Advertisement
La base 144 de Fresno es la más grande del estado y alberga a más de 100 oficiales y aproximadamente 1.000 alistados. (Sargento Christian Jadot / Guardia Nacional Aérea de los EE.UU.)
La base 144 de Fresno es la más grande del estado y alberga a más de 100 oficiales y aproximadamente 1.000 alistados. (Sargento Christian Jadot / Guardia Nacional Aérea de los EE.UU.) (Los Angeles Times)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement