Share
EEUU

Trump ataca a McCain, aunque ha detenido sus ataques contra otros republicanos. ¿Podrá durar?

trumpis

El presidente Trump habla en Joint Systems Manufacturer en Lima, Ohio, el 20 de marzo. (Andrew Spear / Getty Images)

(Getty Images)

En un desfile recientes de twitters, el presidente Trump despotric contra el sindicato de trabajadores de automóviles, contra Hillary Clinton, “Saturday Night Live”, la MS-13, tres presentadores de Fox News, un abogado que trabaja en el equipo del abogado especial Robert S. Mueller III y contra el fallecido senador John McCain.

Sorprendentemente, a salvo de la ira online, estuvieron la docena de senadores republicanos que días antes se unieron a los demócratas para votar y poner fin a la declaración de emergencia de la frontera que propuso Trump.

También quedaron ilesos siete senadores republicanos que apoyaron una medida para poner fin a la participación militar de Estados Unidos en Yemen, condenando la negativa de Trump a reconocer el papel de Arabia Saudita en el asesinato de Jamal Khashoggi, un residente de Estados Unidos.

Por razones que no están del todo claras, Trump parece haber cesado, al menos temporalmente, su guerra pública e intrapartidista en Twitter contra los legisladores del Partido Republicano que lo ‘desafían’.

Anuncio

Es un cambio brusco de los dos primeros años de su administración, cuando el presidente se burlaba por su nombre de cualquier congresista republicano  que votara en contra de sus intereses o criticara su comportamiento.

Solo pregúntele al ex senador de Tennessee, “Liddle” Bob Corker, o al ex senador de Arizona, Jeff “Flake-y” Flake, dos de los objetivos favoritos de Trump en Twitter el año pasado. Dijo que la senadora Lisa Murkowski de Alaska “realmente dejó abajo a los republicanos y a nuestro país” y que el senador de Kentucky, Rand Paul, era “una fuerza negativa”, luego de que se opusieran a sus esfuerzos para derogar la ley de salud de 2010 conocida como Obamacare.

En junio del año pasado, Trump apuntó al entonces congresista de Carolina del Sur, Mark Sanford, calificándolo de “malo”, “un problema” e “inútil”. Sanford, quien a menudo criticaba a Trump, perdió la elección primaria del Partido Republicano de 2018 con Katie Arrington. que luego perdió esta posición ‘segura’ de los republicanos en noviembre ante un demócrata.

La última perorata de Trump contra sus propios colegas llegó en una conferencia de prensa el día después de las elecciones de mitad de período, cuando llamó por sus nombres a varios republicanos de la Cámara de Representantes que habían perdido.

Anuncio

La única excepción evidente a la nueva posición de Trump parece ser McCain, quien murió de cáncer el año pasado. Trump reiteró el miércoles que él “nunca fue fanático” de McCain, quien también votó en contra del plan de Trump para derogar Obamacare, y se quejó por no haber recibido un “agradecimiento” al organizar el funeral de estado del ahora difunto.

Pero incluso cuando el miércoles, el senador Johnny Isakson (R-Ga.) calificó de “lamentables” los actuales ataques de Trump contra el héroe de guerra -el mismo término que Hillary Clinton solía describir a algunos de los partidarios de Trump- el mandatario no atacó a Isakson.

Las teorías abundan sobre por qué Trump ha ralentizado los ataques y si puede durar la tregua. Algunos creen que el presidente tiene mejores relaciones con los miembros de su partido en el Congreso, o que Trump se ha convencido de que necesita permitir que los legisladores del Partido Republicano en los distritos demócratas mantengan cierta distancia para ganar la reelección en 2020.

“Sé que al presidente le gustaría un 100% de lealtad, ¿a quién no le gustaría? Pero dicho eso, creo que el presidente ha ganado y está ganando reconocimiento por lo independiente que es cada miembro, particularmente los senadores ", dijo el senador Kevin Cramer (R-N.D.), quien mantiene una relación cercana con la Casa Blanca.

Desde el comienzo de la administración, los líderes republicanos en el Congreso habían estado tratando de convencer a Trump para que dejara de twittear contra otros republicanos. Le dijeron que no solo necesitaría los votos de esos miembros, sino que los regaños en Twitter son costosos para los republicanos, y que los aliados del Partido Republicano, que ocasionalmente votan en su contra, son benéficos para la agenda de Trump, ya que los demócratas nunca se alinearían.

Al parecer, esos esfuerzos están dando sus frutos, aunque en entrevistas con casi una docena de legisladores y asesores republicanos en Capitol Hill y en la administración, pocos estaban listos para declarar un cambio permanente en el comportamiento de Trump, dada la imprevisibilidad del presidente.

“Mi opinión es que el presidente está más cómodo en su función y está menos preocupado por lo que van a hacer”, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca que solicitó el anonimato para evitar la alienación con Trump o los funcionarios del Congreso. Trump, que tiende a tomarse casi todo de manera personal, ahora ve que los senadores están haciendo sus propios cálculos políticos personales y que sus votos “tienen peso para él”.

La dinámica también refleja un cambio en la agenda del presidente. Durante 2017, estaba tratando de promulgar leyes con solo el apoyo de los republicanos. Sus mayores obstáculos fueron los moderados legisladores republicanos.

Anuncio

Ahora, con una agenda legislativa más ligera en Capitol Hill y una mayor atención en la investigación de Mueller y la carrera de 2020, está apuntando su ataques a los demócratas. También está impulsando a los republicanos en el Congreso, a quienes necesitará que lo respalden en la investigación rusa.

No afecta que los republicanos del Congreso parezcan haber descubierto cómo tratar con el presidente, según los funcionarios del Partido Republicano. Por ejemplo, muchos de los senadores que votaron en contra de la posición de la Casa Blanca sobre la declaración de emergencia, incluido el senador Mitt Romney (R-Utah), pudieron decirle al presidente en persona -durante una reunión comercial no relacionada- cómo iban a votar. Destacando que no fue una censura personal.

Según estos republicanos, Trump habla con los legisladores más a menudo que en los primeros días de su administración, y se mantiene informado sobre sus posiciones, lo que evita sorpresas que podrían provocar una respuesta online.

“Se han acostumbrado el uno al otro”, dijo un asesor republicano del Congreso.

Si bien Trump emitió algunas amenazas generales de que los senadores del Partido Republicano que votaron en su contra se considerarían blandos con el crimen y la seguridad fronteriza, fue digno de mención que no destacó a ningún legislador por su nombre, como lo había hecho en el pasado.

No está claro si la falta de tweets contra los senadores republicanos que enfrentan una reelección competitiva es un problema o un cambio a largo plazo en la estrategia que podría ayudar a los republicanos que buscan la reelección en 2020. Pero el esfuerzo de reelección de Trump dependerá en parte de mantener a los republicanos unidos en algunos de los estados en los que los senadores del Partido Republicano están en la boleta electoral, como Carolina del Norte y Colorado.

“Todos estamos en el mismo equipo aquí ... políticamente. Tal vez eso es lo que impulsa esta última estrategia”, dijo la senadora Shelley Moore Capito, una republicana que busca la reelección en Virginia Occidental el próximo año.

También hay indicios de que la Casa Blanca está trabajando a puerta cerrada en algunos de los grupos de presión del Congreso lo que Trump hizo alguna vez públicamente.

Anuncio

Cuando el senador Thom Tillis (R-N.C.) anunció en un artículo de opinión que votaría para desaprobar la declaración de emergencia, Trump no envió un tweet. Sin embargo, el vicepresidente Mike Pence y los funcionarios de la Casa Blanca fueron enviados para presionar a Tillis, y finalmente se colocó detrás de Trump, argumentando que obtuvo un acuerdo de la Casa Blanca para trabajar en la implementación de límites más amplios a las reglas del poder del presidente en las declaraciones de emergencia.

Y en lugar de llamar a los senadores que se opusieron a la posición de su administración sobre Yemen o la declaración de emergencia, los tweets de Trump fueron más positivos, enfatizando cuántos republicanos estaban con él.

Agradeció a “los grandes senadores republicanos que votaron valientemente por una Seguridad en la Frontera más  Sólida y un Muro”, y predijo que “cuando regreses a tu estado, ¡te AMARÁN más que nunca!" 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio