Anuncio
Share
Entretenimiento

Soma Snakeoil: ‘Construyamos puentes en lugar de muros’

IMG_0503.JPG
Soma Snakeoil
(Cortesía del autor)

La controvertida artista es la prueba de que el punk no es una historia olvidada y desde su trinchera critica la opresión de este gobierno mientras habla del erotismo, el sexo y más

Soma Snakeoil es una ‘punk rocker’, escritora, artista, dominatriz, activista, madre, actriz y hasta fue ‘stripper’ mejor conocida por escribir y dirigir la película Ruber Bordello (2012), cinta fetichista que versa sobre el hogar de los proveedores de suciedad más avanzados en la Nueva Orleans del Siglo XX; una casa de citas donde la gente solía ir a experimentar la sexualidad, considerada ilegitima por el conjunto de reglas rígidas implantadas por la sociedad.

Soma Snakeoil, se puede decir, que es la prueba de que el punk no es una historia olvidada. Es un pensamiento que nos permite cambiar el aislamiento, cambiar la rutina y sobre todo, mantener la esperanza de un mundo donde todo pueda ser diferente.

Según el doctor en Zoología Greg Graffin (líder fundador de la banda Bad Religion) en su manifiesto, el punk es la expresión de la singularidad que proviene de las experiencias de crecer en contacto con nuestra habilidad humana para razonar y plantear preguntas. En relación la interrogante sobre qué es el punk para Soma Snakeoil, la artista objeta que ella equipara el punk con la curiosidad. “¿Por qué no puedo hacer pipí, usar tacones altos en la ducha o encontrar mi materia prima para el arte en el contenedor de basura?”, así lo cuestiona.

Asegura que trata de rechazar con valentía las ideas establecidas. “No debemos aceptar la opresión del gobierno, la cultura dominante o la marginación”.

Anuncio

Para Soma es limitante vivir según ideas socialmente aceptables sobre sexo, género, autonomía corporal o cualquier otro concepto que sólo nosotros como sociedad debamos determinar. “Sobre todo, el punk se trata de libertad de pensamiento”.

IMG-5199.PNG
Soma Snakeoil
(Cortesía del autor)

Establece que la música punk, el arte y otras expresiones culturales, ayudan a definir nuestra comunidad. “Hasta nuestras pegatinas y nuestra ropa. Las formas en que nos olfateamos los parches para descubrir a qué tribus pertenecemos y supuestamente, a qué ética suscribimos. Somos más que la suma de partes de nuestros Mohawks, Dickies, políticas de escena y policías de autenticidad. Veo a nuestro núcleo como un signo de interrogación. Tenemos el impulso cultural insistente para seguir haciendo preguntas con sinceridad y sarcasmo, incluso si no hay una respuesta real”.

Para Soma la literatura es importante, señala que los dos libros que tiene en su mesita de noche son Erotic Massage: For Healing and Pleasure (2015) de Caffyn Jesse y Loving kindness: The Revolutionary Art of Happiness (1995), de Sharon Salzberg. “Esencialmente, estoy estudiando Sex & Non-Violence. Para mí es divertido decir esto, ya que me he centrado tradicionalmente en Sex & Violence. Me gusta descubrir cómo se cruzan las tres materias”.

Algo que no tolero, es que la gente considere a ciertos temas tabú como el sexo, se dice que pese a su poca habilidad social, el escritor David Foster Wallace (1962–2008) tuvo un enorme éxito con las mujeres, que aumentó aún más con su fama literaria. Sólo una vez públicamente y frente a la cámara –conversando con Jonathan Franzen– se cuestionó si su único propósito en esta Tierra era tener muchas relaciones como sea posible. Pero Soma no tiene ese tipo de recatos, asegura que todo trasero es igualmente delicioso cuando se está poniendo al rojo vivo por una buena paliza. “Si estás en un cuerpo, eres perfecto como eres”. Para Soma Snakeoil la atracción está vinculada al respeto y a la inspiración. “Las feromonas están involucradas, también, pero me gustan las personas que tienen buen cerebro. Y la suciedad. Me encanta un viejo punk sucio con cicatrices y tatuajes desteñidos. Alguien que ha superado algo de mier..., y puedes verlo en sus ojos, ¡eso es muy caliente!”.

“Las feromonas están involucradas, también, pero me gustan las personas que tienen buen cerebro”
Soma Snakeoil

Anuncio

Acerca de su propio concepto de erotismo, Soma objeta que es como preguntar: ¿Qué es el pan? “Podríamos hablar sobre la masa fermentada, o Jesús alimentando a las masas con dos panes y tres peces. Mi perspectiva es que el erotismo es un tono o un compromiso para experimentar. Se puede producir o recibir. El erotismo es parte del sexo y el sexo es parte del erotismo, pero no son lo mismo. Lo mismo podría decirse de agregar carga erótica al BDSM (bondage). Si quieres saber qué me excita: me gusta mucho la intimidad. Y cuando las cosas se desquician”, dice.

Soma es también una de esas punks de tatuajes desteñidos por el tiempo, una mujer que se ha superado, y la narrativa de esa cicatrices pasadas puede leerse en su cuerpo. “Mi primer tatuaje fue una pequeña flor hippie en mi tobillo, me lo hice cuando era adolescente. Se conecta con la canción Where have all flowers gone, una canción de protesta de guerra compuesta por Pete Seeger. Había regresado de enseñar inglés en Croacia y de trabajar en campos de refugiados bosnios. Estaba profundamente involucrada en todo lo que estaba sucediendo con la guerra en la antigua Yugoslavia. Me afectaron especialmente las atrocidades cometidas por los Chetniks (movimiento guerrillero de resistencia rival), incluidas las violaciones sistemáticas y brutales para embarazar a las mujeres bosnias. La falta de intervención de la comunidad internacional fue extremadamente desalentadora para mí cuando tenía 18 años. En ese momento un tatuaje vago en mi cuerpo se sentía como la única marca que podía hacer frente a la violencia sin sentido. Mi tatuaje más reciente es Tara Verde, la sexy diosa budista tibetana de la compasión y la acción; en mi tatuaje está mostrando los senos. Me siento conectada con ella, porque no hay muchas imágenes feministas fuertes en el budismo que practico, y la compasión es una gran parte de mi enfoque”, explica.

full.jpg
Soma Snakeoil
(Cortesía)

Neurosis es una banda de metal experimental o post–metal como a algunos les gusta etiquetar, una agrupación amada u odiada, rodeada de un sinfín de leyendas y rumores; sin duda, la banda más polémica de todo Oakland y cuyas presentaciones en vivo cambiarían el curso de los días de Soma: Neurosis realmente cambió mi vida. Vi su show multimedia en un pequeño lugar llamado The Rose en Rapid City, SD. Incluía un video de un monje budista haciendo una auto-inmolación (Enemy of the Sun, 1993). No lo entendí completamente en ese momento, pero esa experiencia encendió un fuego en mí que todavía está ardiendo. ¿Pero, por qué casarse con una sola banda? Me encantan This Bike is a Pipebomb, Daycare Swindlers y Bikini Kill desde que era una joven punk, y todavía los escucho activamente. También me gustan (el desaparecido) Mischief Brew, Rats in the Wall, Gash, Bad Cop Bad Cop, Venomous Pinks, Killing Joke, Idles, L7, Morning Glory, Get Dead, Blackbird Raum... Podría seguir, pero esto se está convirtiendo en una lista.

Tengo entendido que en los mantras, cada sonido corresponde a un aspecto de la iluminación y permite asociar la mente con uno de esos aspectos; el Mantra especial de Soma Snakeoil es “ningún juicio, ninguna vergüenza, compasión para todos”, y explica que “el juicio crea barreras. La vergüenza es donde se esconden los secretos. No necesitamos más muros u ofuscaciones en este mundo. Los gobiernos codiciosos y los sistemas sociopáticos de opresión están haciendo suficiente daño en ese sentido. Alimentar la bondad y la compasión conduce a estados más libres para nosotros mismos, para los demás y para la sociedad. Todos queremos ser felices”.

En este sentido, Soma se cuestiona: “¿Qué tal si en lugar de ser críticos, o tener razón, aprendemos a escucharnos unos a otros? Construyamos puentes en lugar de muros”, señala.

“Creo que nací pervertida”, señala cuando le pregunto qué fue lo que te atrajo en un inicio del BDSM. “También atribuyo parte de mi viaje a Madonna, Camille Paglia, la alta costura, la Biblia y todas esas nalgadas y modificaciones de comportamiento que obtuve en la escuela Faith Bible Church Academy (me gustaría agradecer a la Academia...). Quise ser una dominatrix desde que tenía veinte años, pero me llevó mucho llegar hasta aquí”.

De lance en lance, la cuestiono acerca de lo más raro que ha hecho dentro de esta practica erótica . “Lo extraño es relativo; especialmente cuando abandonas las nociones preconcebidas, impuestas por la sociedad de ‘vainilla’. Tenía un inodoro en forma de silla de servidumbre, hecha a la medida, con una mordaza de embudo y un cabestrillo para la cabeza. El esclavo estaría completamente atado de cuerpo completo, con la cabeza enclaustrada bajo la silla, la boca canalizada y con gafas en los ojos [...] Como feminista, hay un mensaje poderoso en la creación de experiencias dentro de un juego donde todos los involucrados están cumpliendo una necesidad, y existe una clara sensación de romper la narrativa de que la mujer es sólo un objeto. Veo algunas de estas experiencias como activismo sexual. Creo que la dominatriz es una guerrera cultural. No sé si mi historia es la más loca, pero es la que más me gusta”.

Home Street Home, es un musical punk inspirado en un grupo de adolescentes, sus historias personales y su supervivencia en la calle, Soma me platica acerca de su participación en este proyecto. “Soy una de las autoras originales de Home Street Home. Estoy muy orgullosa de trabajar con Fat Mike de NOFX, Jeff Marx de Avenue Q y David Goldsmith de Motown en este proyecto. Mike y yo comenzamos a escribir Home Street Home hace diez años. En realidad, había escrito las primeras canciones para el musical hace unos 18 años. Creo que tenía cinco canciones cuando nos conocimos. Hemos estado en un viaje infernal durante una década, trabajando en el mundo del teatro, con algunas personas realmente increíbles y aprendiendo mucho del negocio del espectáculo. Es probablemente una de las experiencias más especiales, además de montarla en San Francisco, la hemos llevado a The Eugene O’Neill Center en Connecticut. Un lugar muy especial para incubar nuevos proyectos musicales. La historia es ficción, pero se basa en nuestras experiencias y en los amigos de la comunidad Punk. Soy autora de libros. Extraigo mucho de mis primeros veinte años sin techo, viviendo en casas Punk okupa, teniendo sexo por supervivencia en múltiples eventos traumáticos. La idea detrás del espectáculo se basa, en gran medida, en una cita del neurólogo Viktor Frankl: “Las fuerzas más allá de su control pueden quitarte todo lo que posees, excepto una cosa, tu libertad para elegir cómo responderás a la situación”.

Anuncio

Soma asegura que aún está dentro del negocio del sexo. Es una Dominatriz, aunque no proporciona ningún servicio sexual, todavía se identifica como trabajadora, ya que hay un tono erótico en su BDSM terapéutico.

“He estado en la industria durante veinte años. He sido una adult Performer como stripper, artista burlesque fetichista y he creado cientos de videos. Algunos de los mejores fotógrafos del mundo me han fotografiado y he aparecido en revistas retorcidas como Hustler’s Taboo, sitios web como Kink.com y filmada por Zalman King de Red Shoe Diaries para HBO. Mi película Rubber Bordello (2012), que escribí, dirigí y produje, ganó tres AVN (los oscares del porno) y un premio feminista de pornografía. Durante un corto tiempo, fui la editora de la publicación ProDomme Dominatrix.

Así mismo, conversamos de The Sidewalk Project, una organización de activismo social, que trabaja directamente en la calle con la comunidad sin techo a través de diversos medios, incluido el arte, la música y el cine. “Nuestro grupo pretende ser socialmente activo en comunidades sin techo de todo el mundo. Cofundé The Sidewalk Project con Stacey Dee de Bad Cop Bad Cop y Emily Nielsen de Punk Rock & Paintbrushes hace dos años y medio. Estamos muy bien apoyadas por la comunidad punk y también tenemos algo de soporte de la comunidad ‘kink’ y budista”, explican.

Vivimos no en la era de la información, sino de la soledad, una epidemia entre los adultos jóvenes causada por romper con todo vínculo humano y la guerra del todos contra todos, además del individualismo y la competencia. Le inquiero a Soma por qué en estos días la gente se teme mutuamente. “Estamos en una pandemia de soledad, según los investigadores. Algunos de los factores considerados son las personas que viven solas; el tiempo que pasan en el trabajo y el tiempo que pasan en las redes sociales. No necesito explicar la condición moderna. Todos vivimos juntos en la Matrix y somos conscientes de los beneficios e inconvenientes. Hemos cambiado las noches oscuras del alma por la facilidad de Amazon y Netflix. Quizás valga la pena. Escuché que The Handmaiden’s Tale (2017) es un gran show”.

¿Crees que necesitamos más sexo?, le preguntámos y así respondió. “La ciencia nos dice que una vida sexual saludable reduce nuestro riesgo de ataque cardíaco, hace que el cáncer de próstata sea menos probable, disminuye la presión arterial, quema calorías, mejora el control de la vejiga de las mujeres, ayuda al sistema inmunológico; ese orgasmo puede bloquear el dolor, alivia el estrés y ayuda a mejorar el sueño. Parece una obviedad. ¡Oh! Y se siente muy bien y es una buena manera de tener intimidad. Gran parte de esto podría afectar la pandemia de soledad antes mencionada, especialmente si lo hacemos de manera ética, consensuada, respetuosa y con una conexión real”.

El arte que crea Soma es definido como Arte Traumático, porque es testigo de una experiencia como tal. “En el proceso de replantear la historia y compartirla con otras personas con catarsis, se produce la conexión y el replanteamiento. La carga se elimina o disminuye. No somos lo que hemos hecho o lo que nos han hecho. No estamos solos”. Pero los temas de Snakeoil dentro del arte no son sólo traumas; se basan en superar circunstancias. “Mi arte es para todas las personas, pero es intrínsecamente feminista”.

A la pregunta de si se considera una escritora, Soma contesta que “los escritores escriben. Yo escribo todos los días. Los principales proyectos en los que escribo son Home Street Home, en mis pinturas, The Sidewalk Project, para crear conciencia sobre los problemas sociales”.

Recuerdo haber visto a la artista en el documental A Fat Wreck: The Punk-u-mentary (2016), el documental musical sobre el sello punk californiano Fat Wreck Chords dirigido por Fat Mike, y le pregunto cómo fue trabajar ahí. “No trabajé en Fat. Fui parte del mundo Fat simplemente porque fui novia de Fat Mike durante ocho años y construí relaciones con muchas de la bandas que están firmadas por este sello. Dirigí The Vegas Punk House e hice mucho trabajo para Motor Studio, pero Fat Wreckchords siempre fue el mundo de Erin (Burkett) y Mike, no el mío. Tengo mucho respeto por la familia Fat y el importante trabajo que están haciendo para nuestra comunidad Punk. Fue un honor verlo todo de cerca y de manera personal. Para Wreckchord, Erin (la vicepresidenta) es una jefa total, y lo está haciendo por las mujeres de la comunidad punk. ¡Respeto feminista!

Muy Probablemente, Rubber Bordello (2012), sea la cosa más endemoniadamente hermosa, erótica y sensual que haya visto en toda mi vida. Cuestiono a Soma sobre su papel en esta película, de la dirección de la misma y de dónde surgió la idea. “Se trataba de los talentos de algunas personas realmente especiales en mi vida, que casi todos eran amigos entre sí", señla y luego agrega. “Realmente creo en el hecho de hacer ‘mierd...’ con la gente que amas. Algo así no puede suceder sin la compañía de otros seres humanos increíbles. Sparky Sinclaire, Nikki Nefarious y Rubbernecro eran las reinas absolutas. Dustin Lanker y Fat Mike pusieron la música. Jim Powers estuvo increíble con su cámara. Todos los demás estuvieron extraordinarios en sus contribuciones, y estoy eternamente agradecida. La idea surgió cuando tenía veinte años. Hablaba de hacer una película muda. Fue un buen momento para inspirarse. Mike y yo nos encontrábamos en el principio de nuestra relación, y la creatividad fluía para los dos. Fue la musa de Rubber Bordello”.

Anuncio

“Siento lo mismo por los artistas que por las bandas”, responde Soma cuando le cuestiono por su pintor favorito. “Hay demasiadas personas con talento como para elegir sólo una. Cuatro de mis amigos pintores preferidos son Libby Coy, Danny Green, Warren Fitzgerald y Tim Armstrong. Están en el colectivo de arte del que formo parte: Punk Rock & Paintbrushes. También me interesan las feministas Barbara Kruger, The Guerrilla Girls y las instalaciones inmersivas de Ragnar Kjartansson. Mi corazón siempre está con el activismo renegado, como el colectivo de artistas Indecline. Me gusta mucho el arte callejero de YOMI-T.G.M.B. También tengo una afición visual por Retna. Al igual que mi última lista de favoritos voy a contener más mi rapsodia”.

A la pregunta de qué edad tenías cuando leíste una revista pornográfica por primera vez, nuestra artista responde que en su adolescencia tardía.“Hubo un período de tiempo en el que estaba loca por la obscenidad en forma impresa. Mis amigos me daban sus viejas revistas. Un tipo me regaló una bolsa de lona repleta de lo que se sentía como algo bastante exótico en ese momento, por ejemplo, mujeres súper peludas. Ahora eso es sólo feminismo”.

Por último, con una pregunta suelta cuestiono a Soma por la edad de Fat Mike. “Nació en 1967. No me mantengo al tanto como para celebrar sus cumpleaños ahora que hemos estado separados por dos años. Todavía trabajamos juntos en Home Street Home y nos apoyamos mutuamente en nuestras vidas”.


Anuncio