Anuncio

Rozalén le entra a la cumbia sin desatender las causas sociales

La cantante española Rozalén colabora ahora con La Sonora Santanera, de México.
(La cantante española Rozalén colabora ahora con La Sonora Santanera, de México.)

Vive a las afueras de Madrid, en el campo, lo que le permitió pasar la cuarentena de manera mucho más libre que otros; y ahora mismo, la reapertura de los negocios en España le ha dejado incluso ofrecer cuatro presentaciones individuales y acústicas en dos clubes locales, además de planear algunos conciertos futuros con su banda completa.

Pero Rozalén (nacida como María de los Ángeles Rozalén) es consciente de que hay todavía millones y millones de personas en el mundo entero que se encuentran en situaciones extremadamente complicadas debido a la pandemia del Covid-19, lo que la lleva a considerar que su más reciente sencillo puede servir como una suerte de bálsamo para mitigar el dolor.

Y es que se trata de una cumbia propiamente dicha que se titula “Que no, que no” y que cuenta además con la participación de una institución emblemática del género, La Sonora Santanera, originaria de México.

“En mi segundo disco hice una cumbia llamada ‘Somos’, pero era más electrónica, más tirando a Argentina”, nos dijo la artista a través de una conexión telefónica. “Esta, en cambio, es más tradicional, y le ha ido muy bien. Yo escucho este tipo de ritmos y los pies se me mueven solos; me da un ‘subidón’”.

Rozalén ha podido recién conocer de manera más o menos directa a los integrantes de la mítica agrupación azteca durante las entrevistas por Zoom que ha estado haciendo con ellos, porque el registro sonoro en sí se hizo de manera remota y virtual.

Anuncio

“Son muchos músicos, y tuvieron que grabar de a poquitos, guardando todas las medidas de sanidad”, nos explicó. “Esto ha sido posible debido al avance de la tecnología y de la internet, por supuesto. Pero ahora tengo ganas de conocerlos en persona y de cantar en vivo con ellos”.

La promoción en vivo de su más reciente álbum, “La Fortaleza”, que vio la luz el pasado mes de febrero, se vio interrumpida por la llegada de la pandemia, afectando de ese modo la difusión de un trabajo cargado de matices sonoros y propositivos que tiene todavía mucho para ofrecer.

Con mucho cuidado

“Que no, que no” es una composición original que ha sido incluida en la banda sonora de “La boda de Rosa”, el nuevo filme de la aclamada directora española Iciar Bolláin (“Te doy mis ojos”, “También la lluvia”), que se estrenará pronto en la Madre Patria y que habla del empoderamiento femenino, por lo que nuestra entrevistada quería obtener un tono muy positivo en su interpretación.

Anuncio

“Nos contactamos con nuestros amigos mexicanos, que nos recomendaron a la Sonora Santanera, y nos decidimos por ellos”, retomó. “Nos interesaba hacerlo con gente experimentada y experta en el género”.

El videoclip se hizo también en confinamiento y muestra esencialmente a la cantante dentro y fuera de su casa, mientras que la agrupación mexicana aparece a través de carteles y retratos. “Había que reinventarse, y lo que se ve funciona, porque la letra hace alusión a tener cuidado, a quererse a una misma y a poner límites”, detalló. “Todos los que me grababan iban con sus mascarillas”.

Como ya lo señalamos, Rozalén ha retomado los shows en vivo, pero de manera limitada y con muchas precauciones, porque cada uno de esos conciertos tuvieron un aforo limitado de cerca de 40 personas. “Pero a fines de agosto viene el primero con todo el equipo, y no me lo voy a creer hasta que pase”, afirmó.

En defensa de lo justo

A lo largo de su carrera, ella misma ha mostrado abiertamente su solidaridad con distintas causas sociales, como sucedió en los temas “Justo” (acerca de las víctimas del franquismo) y “La puerta violeta” (sobre la violencia doméstica), por lo que era razonable preguntarle lo que ha significado la pandemia en términos de atención a esta clase de temáticas, incluso cuando Estados Unidos se vio seriamente conmocionado tras la muerte del ciudadano George Floyd a manos de agentes de la policía.

Anuncio

“No puede ser que alguien se crea más que otro por el hecho de haber nacido con un color de piel determinado; no puedo creer que, en estos momentos, cuando hemos superado tantas cosas, siga ocurriendo algo así”, proclamó. “Las causas sociales están por encima de todo, y creo que hay que seguir reivindicándolas, pero respetando a la vez las medidas [sanitarias], aunque es un tema muy difícil”.

“Es que todo me parece tan surrealista; cuando vi ese vídeo [de la muerte de Floyd], dejé de creer por un instante en el ser humano, porque no podía creer que una persona estuviera muriendo de esa manera”, manifestó. “Es natural que las protestas le hayan dado la vuelta al mundo”.

Al comienzo de la pandemia, Rozalén pensó que esta emergencia mundial podía hacernos mejores personas, pero ya no está segura de que sea así. “Mucha gente empezó a usar esto con fines políticos, y no lo podía creer”, retomó la cantante, luego de aludir a una marcha de la ultraderecha española que le impidió el paso a los vehículos de atención médica.

Anuncio

“Claro que, ahora que han abierto los bares por aquí, la gente parece estar menos ‘cabreada’ [molesta]; pero al que está envena’o por dentro le seguirá saliendo el veneno, sin importar las circunstancias que vivamos”, prosiguió. “De todos modos, aunque parezca lo contrario, son muy poquitos son los que quieren destruir los pasos sociales que se han dado en la Historia, porque la mayoría de la gente mira por los demás”.

“¿Cuánto hicieron las mujeres que estuvieron aquí antes para que yo pudiera vivir ahora en libertad, por ejemplo? Quiero pensar que la gente es buena, y creo que es así, porque de otro modo, nos hubiéramos ido hace tiempo al garete”, concluyó.


Anuncio