Anuncio
Share

Billie Eilish habla de sobrevivir a la fama, del trauma de su adolescencia y de cómo finalmente dejó de leer los comentarios

Billie Eilish
De su nuevo cabello rubio, Billie Eilish dice: “Quería algo que fuera más natural y, además, no estaba deprimida”.
(Kelia Anne MacCluskey)

Billie Eilish llora en la portada de su nuevo disco. La solitaria lágrima no es obvia al principio, es apenas lo suficientemente brillante como para que pueda ser sólo parte de su maquillaje. Sus ojos son azules y están vacíos, mirando fijamente a la distancia. “Happier Than Ever” (Más feliz que nunca), rezan las palabras sobre su rostro.

¿Es esto lo que la fama le ha hecho a Eilish? ¿Le ha quitado el aire de los pulmones a la niña prodigio de Highland Park? ¿La ha despojado de sus colores de pelo Rainbow Brite y de sus camisetas oversize y la ha convertido en una pin-up rubia?

No del todo. Pero es complicado.

La joven de 19 años admite que hubo un momento, no hace mucho tiempo, en el que se sintió realmente desgraciada. Después de que su primer single, “Ocean Eyes”, se convirtiera en un éxito viral en SoundCloud en 2015, firmó con Darkroom Records y consiguió un contrato con Interscope. Pero se sintió mal preparada para lidiar con la repentina avalancha de atención que recibió. Lo cual no es sorprendente, porque la industria musical tampoco la vio venir: una adolescente con un aspecto y un sonido tan característicos que el atractivo masivo no era en absoluto previsible.

Anuncio

“Odiaba salir a la calle, ir a eventos, no me gustaba que me reconocieran, me fastidiaba que en Internet hubiera un montón de ojos sobre mí. ¿Sólo quería estar haciendo cosas de adolescente”, dice Eilish, que tenía 16 años cuando hizo la gira de su álbum de debut, cuatro veces platino, “When We All Fall Asleep, Where Do We Go?”. Se deprimió, además su cuerpo no reaccionó bien al estrés; constantemente se enfermaba de laringitis o desarrollaba fiebres. Y estaba rodeada de adultos. Las únicas personas de su edad estaban en el público. Para entonces se había vuelto física y emocionalmente intocable.

Entonces, ¿cómo acabó en este complejo industrial del Valle de San Fernando, preparando el lanzamiento de su segundo trabajo el 30 de julio?

“Sinceramente, me costó crecer. Literalmente, crecí físicamente, como si las sustancias químicas de mi cerebro cambiaran”, dice, sentada frente a un sofá lleno de vitaminas y suplementos de bienestar. Su hermano, Finneas O’Connell que ha sido su único colaborador musical desde que empezó a compone- está resfriado y todos los miembros del equipo de Eilish están preocupados por si se contagiará. Su madre, Maggie Baird, le da una vacuna de inmunidad.

"¡Oh, no necesito todo eso!” Eilish gime y se la toma a regañadientes.

Anuncio

“Por si acaso”, insta la madre. Baird y su marido Patrick O’Connell con quien Eilish vivía en la casa de su infancia en el noreste de Los Ángeles hasta hace aproximadamente un año dejan a su hija sola para la entrevista. Pero el publicista de la cantante permanece al alcance del oído directamente fuera de la habitación y cuando Eilish pregunta si puede cerrar la puerta, se le niega.

Aunque técnicamente es mayor de edad, Eilish aún está averiguando quién quiere ser como adulto. Entre los 17 y los 19 años, actuó en Coachella, ganó siete premios Grammy en 2019, se convirtió en la persona más joven en arrasar con los premios de mejor artista y disco nuevo, canción y álbum del año, escribió el tema de una película de James Bond y estrenó un documental para Apple TV+ sobre su vida. Por eso, cuando llegó la pandemia del COVID-19, tuvo por fin la oportunidad de hacer una pausa y “hacer la autorreflexión para la que nunca he tenido tiempo”. Bajo su propio techo, por primera vez, empezó a pensar en lo que había pasado “y en cómo me afectó".

Baird sugirió a sus dos hijos que aprovecharan el inesperado tiempo libre durante la pandemia como una oportunidad para crear nueva música.

“Mi madre me dijo: '¿Y si tuvieras un horario en el que Billie viniera y ustedes trabajaran tres días a la semana?’”, recuerda Finneas, de 23 años. “Al principio dije: ‘No creo que eso sea necesario’. Pero ella dijo: ‘Escucha. ¿Por qué no lo intentas durante una semana? Ni siquiera tienes que hacer nada’. Y en la primera semana, habíamos escrito y grabado ‘My Future’”.

Una es toda una estrella española y la otra una celebridad musical en el mercado anglo y ahora unen sus voces desde este jueves

Anuncio

Esa canción el primer sencillo del álbum, lanzado hace casi un año muestra a Eilish fantaseando sobre los días que vendrán, preguntándose en quién se convertirá a medida que se aleja de la niñez. Desde el punto de vista lírico, es más ligero que gran parte del material de “Happier Than Ever”, un trabajo que ofrece la imagen de una artista que se enfrenta a su lugar en el centro de atención. Canta sobre las fotos poco favorecedoras de paparazzi que publican los tabloides, sobre hacer firmar acuerdos de confidencialidad a los chicos que van a su casa y acerca de sus fantasías de desaparecer en una isla de Hawái.

“Las cosas que una vez disfruté / Sólo me mantienen ocupada ahora”, dice al principio de la canción que abre el álbum, “Getting Older”.

“Esa frase no es realmente, como, ‘Oh, boohoo, estoy triste’ es realmente una realidad”, dice Eilish. “Las cosas que disfruto a veces pueden convertirse en cosas que parecen una carga, y es verdaderamente extraño. Es como si dijera: ‘Oh, esto es algo que solía amar y ahora lo siento como un trabajo’”.

Entiende perfectamente cómo suena eso: que la gente la mire y piense que no debería quejarse de nada cuando es exitosa y rica. “Y creo que ahí es donde muchas personas en mi posición pueden confundirse, diciendo: ‘Oh, es duro, bla, bla, bla’”, continúa. “Estoy de acuerdo en que es muy duro. En general quien no tiene nuestras vidas no sabe lo agotador que es. Es jodidamente horrible. Pero tienes que ser respetuoso con la gente que tiene mucho menos que tú, ser consciente de tus privilegios y ser educado, supongo”.

Anuncio

Eilish se las arregla de alguna manera para hablar de su desprecio por la fama sin sonar totalmente detestable. Probablemente porque en persona es imposible olvidar lo joven que es. Tiene sus zapatillas rosas sobre el sofá y lleva una camiseta de su propia línea de productos. No deja de mover su iPhone en la mano, pero lo ignora cuando se enciende, revelando un salvapantallas con una imagen de ella misma durmiendo. No está demasiado cohibida se permite dar opiniones mientras habla, pero también quiere caer bien. ("¡Haz que suene bien!”, bromea al final de la entrevista).

Eilish reconoce que le cuesta ignorar la opinión del público sobre ella. Apenas dos semanas antes de esta entrevista, en julio, decidió dejar de leer los comentarios en su cuenta de Instagram, donde tiene 87.8 millones de seguidores. Su nuevo plan es entrar en la aplicación sólo para publicar, obligándose a salir inmediatamente después de hacerlo.

“Porque de lo contrario, me saldré en espiral. Hay algunas personas, como mi hermano, que puede recibir un mensaje de alguien que no le gusta y borrarlo inmediatamente. Ni siquiera lo lee. Yo no puedo hacer eso. Si el mismísimo Satanás me enviara un mensaje de texto, diría: '¿Qué ha dicho?’”

“Quiero escuchar lo que la gente tiene que decir, y también, porque he crecido en Internet, estoy de acuerdo en la mayoría de las cosas que se dicen del Internet. Algunas de las cosas por las que se burlan de la gente son divertidas porque son un poco ciertas, ¿no? Lo cual me preocupa porque pienso: “Oh, Dios, ¿las cosas malas [sobre mí] son realmente ciertas? ¿Y cuáles son? Quiero saberlo. Pero no quiero tener conocimiento de las mismas, porque ¿de qué me va a servir saberlo? De nada”.

Anuncio

Billie Eilish.
Billie Eilish dice que quería que su álbum evocara a la cantante de antorchas Julie London. “No las canciones, sino el sentimiento: anhelante, algo soñador y curioso”. (Kelia Anne MacCluskey)
(Kelia Anne MacCluskey)

La mayoría de los comentarios negativos, dice Eilish, se centran en su cuerpo. Desde el momento en que se hizo famosa, llevaba ropa que ocultaba a propósito su figura: túnicas largas, pantalones ondulados, ropa deportiva de alta gama. Su aspecto fue celebrado como antiestrella del pop, como una mirada antihomosexual. Los fans consideraron a Eilish una heroína feminista por su vestuario sin forma; los trolls se volvieron hiperconscientes cada vez que mostraba su cuerpo.

Poco después de cumplir los 18 años, publicó un vídeo en el que se duchaba con un traje de baño. Y como se me veían los hombros, todo el mundo decía: "¡Dios mío, ha cumplido 18 años y es una obscena!”, recuerda, poniendo los ojos en blanco. En mayo, mostró su nueva melena rubia en la portada de la revista Vogue británica, posando para la sesión fotográfica con corsés retro y lencería ajustada. Le sorprendió la reacción a la publicación: "¡Dios mío! ¡La nueva Billie!”, jadea con falsa exasperación. Las imágenes no pretendían mostrar un cambio de imagen, sino dar un adelanto de la sensación que buscaba con “Happier Than Ever”.

Esa sensación surgió el año pasado, después de lo que Eilish describe como una crisis de identidad relacionada con su aspecto. Nunca quiso “ser la persona con el pelo teñido, pero de alguna manera se convirtió en eso”, cambiando el color a partir de los 12 años. Lo tuvo gris, violeta, verde azulado, negro y finalmente, verde neón, un look que se hizo tan reconocible que sobresalía en público como una lámpara.

Anuncio

“Quería algo que fuera más natural y, además, no estaba deprimida”, dice. “Sentía la necesidad de cambiarlo todo el tiempo cuando estaba más inestable”.

Pero incluso después de que se decidiera por el rubio un color que “podía usar al aire libre o en la gasolinera” no sabía qué aspecto general quería para su segundo álbum. Con la música casi terminada, una noche se fue a casa y se acostó en el sofá. Estaba lloviendo, así que prendió unas velas y encendió un fuego. Empezó a tocar Julie London y, de repente, le invadió la felicidad.

“Pensé: ‘Así es como quiero que se sienta mi álbum: Julie London’”, recuerda. “No las canciones, sino la sensación: anhelante, algo soñadora y curiosa”.

Billie Eilish and Finneas O'Connell hold their Grammy Awards.
Billie Eilish y Finneas O’Connell acunan su botín de trofeos entre bastidores en la 62ª edición de los premios Grammy, el 26 de enero de 2020. (Myung J. Chun/Los Angeles Times)
(Myung J. Chun/Los Angeles Times)
Anuncio

Conocida sobre todo por su grabación de la canción “Cry Me a River,” London fue una cantante de baladas de jazz, pop elegante y de voz sensual en los años cincuenta y sesenta. A menudo lucía rizos y sujetadores tipo chansonette, un look que sirvió de inspiración para un personaje de pin-up que aparece en la nueva mercancía de Eilish.

“Es como si fuera lo que a me gustaría ser”, dice Eilish, señalando el dibujo en un botón que lleva prendido en la camisa. “Quiero ser esa chica. Me encantaría ser una chica sexy”.

Durante mucho tiempo, dice Eilish, ocultó su cuerpo sobre todo porque quería evitar ser sexualizada. “Todas las chicas quieren sentirse deseables”, dice. “Pero luego hay todo un mundo de hombres que argumentan que las mujeres dicen: ‘Oh, no quiero que los hombres me sexualicen’ pero luego llevan camisetas que muestran sus pechos y cantan canciones sobre tener sexo’. Me pregunto si no entienden la idea de que queremos llevar lo que nos hace sentir bien, pero no deseamos que se metan con nosotras”.

Eilish habla de sexo en “Happier Than Ever”. Hace referencia a ver pornografía y a enviar una imagen sensual al teléfono de un hombre. Algunos fans creen que “Your Power” un sencillo del álbum sobre un hombre mayor que explota a una mujer menor de edad se refiere a su exnovio, Brandon Quention Adams, un rapero conocido como 7:AMP, que apareció en el documental sobre Eilish que se publicó el año pasado. En la película, él se escapa de su set en Coachella y tiene que ir a la sala de emergencias después de golpear una pared.

Anuncio

Eilish no ha revelado de quién trata “Your Power”, ni a quién canta en ninguna de sus nuevas canciones. Pero el álbum contiene alusiones específicas a aquellos que han sobrepasado sus límites.

“He tenido algunos traumas / Hice cosas que no quería / Tenía demasiado miedo de decírtelo / Pero ahora creo que es el momento”, dice la última línea de “Getting Older”.

Días después de que Bill Cosby saliera de la cárcel después de que un tribunal anulara su condena de 2018 por agresión sexual, Eilish dice que está en conflicto con la divulgación de cuál es exactamente ese trauma. Siente la necesidad de compartir sus pensamientos y sentimientos con sus fans “quiero que sepan todo sobre mi vida de alguna manera”.

“He vivido algunas cosas de las que nunca he dicho, y no quiero hacerlo en absoluto”, dice. “No me gusta hablar de ello. No quiero contárselo a nadie, y mucho menos a todo Internet. Es vergonzoso pasar por cosas así. Por eso muchas mujeres y hombres pero especialmente las chicas no se lo cuentan a nadie cuando pasan por estas situaciones.

Anuncio

“Pero al mismo tiempo”, añade, “aunque realmente no he hecho nada por [el movimiento #MeToo], es realmente importante que las mujeres jóvenes sepan que le puede pasar a cualquiera. Que se aprovechen de ti”.

La cantante Britney Spears compartió este viernes una fotografía en “topless”, desde el jardín de su casa.

Durante los meses que pasaron trabajando juntos en el álbum, Finneas dice que su hermana fue bastante abierta. “La única manera en que puedo ayudar al proceso lírico es si ella está siendo transparente conmigo. No voy a escribir una buena línea para ella si no sé por lo que está pasando”.

Desde el punto de vista sonoro, cree que la voz de Eilish ha evolucionado mucho. “Me ha sorprendido lo fuerte que es su voz y cómo ha evolucionado su uso como instrumento”. Durante el proceso de composición, Eilish dijo que se inspiró en artistas como Marina Diamandis que canalizan voces eclécticas en su canto.

Anuncio

“Marina y Lana Del Rey lo hacen y siempre me ha gustado eso de ellas”, dice Eilish. “Prueban cosas nuevas y no les asusta tener una voz diferente. Marina ha hablado de cómo sus letras utilizan diferentes personajes y situaciones que se le ocurren. No todo tiene que ser lo que estás viviendo en ese momento exacto”.

Billie Eilish in Disney+'s "Happier Than Ever: A Love Letter to Los Angeles."
Billie Eilish en “Happier Than Ever: Una carta de amor a Los Ángeles”, que se estrena el 3 de septiembre. (Mason Poole/Disney)
(Mason Poole/Disney)

Eilish insiste en que no toda la nueva música es autobiográfica. Como esta línea, de “NDA”: "¿Lo he llevado demasiado lejos? / Ahora sé lo que eres / Me golpeaste tan fuerte / que vi estrellas”.

“Es una cosa real. Pero también se puede interpretar”, dice. “Hay muchas metáforas”.

Anuncio

Eilish dice que está ansiosa por volver a ponerse delante de una multitud y ver cómo los fans responden al nuevo material. El 3 de septiembre, presentará los 16 temas del álbum en un concierto especial de Disney+ grabado en el Hollywood Bowl; el recital, cuyo subtítulo es “Una carta de amor a Los Ángeles”, estará codirigido por Robert Rodríguez y Patrick Osborne. A continuación, se embarcará en una gira de 53 fechas con una parada de tres noches en abril en el Forum. Espera que sus fans respeten lo mucho que está dispuesta a compartir con ellos esta vez, incluso si les deja con más preguntas que respuestas.

“Espero que estén agradecidos”, dice Eilish. “Realmente quiero que me aprecien por ello. Aunque me muestre muy abierta y atrevida, no cuento nada de mi vida real en Internet porque no creo que nadie deba hacerlo. Eso puede hacer que te vuelvas loco cuando hay 80 millones de personas mirándote”.

To read this note in English click here.


Anuncio