Anuncio
Share

La ganadora de la mejor película necesita tener una nominación al mejor guion. ¿Qué cinta podría tener problemas?

Demi Singleton, Saniyya Sidney and Will Smith talk over a tennis net in "King Richard."
Demi Singleton, Saniyya Sidney y Will Smith en “King Richard”, que necesita una nominación al mejor guion para seguir teniendo esperanzas de conseguir el premio a la mejor película.
(Chiabella James / Warner Bros.)

Las cintas pueden ganar el Oscar a la mejor película sin obtener una nominación al mejor guion. Pero no ocurre a menudo: solo siete veces en los 93 años de historia de los premios de la Academia y solo dos veces en las últimas seis décadas.

¿Quiere la lista? Ganadores de la mejor película sin nominación al guion, clasificados:

7. “The Broadway Melody” (1929) Seamos sinceros, probablemente solo haya visto esta cursi cinta -¡el primer verdadero musical de Hollywood! - si está obsesionado con los Oscar y quiere impresionar (¿alarmar?) a la gente diciéndoles que ha visto todas las películas ganadoras. (Revelación completa: yo soy una de esas personas). Hay innumerables musicales de esta época que recomendaría antes de soportar este.

6. “Cavalcade” (1933) Se dice que era la película favorita de Hitler, lo que debería dar un poco de contexto a mi clasificación de “The Broadway Melody”. Es un punto peor que la cinta que le gustaba a Hitler.

Los actores se aseguraron de dar crédito a cada padre por ayudar a formar a las estrellas del tenis Venus y Serena Williams

Anuncio

5. “Wings” (1927) La primera ganadora de la mejor película y la única cinta muda en ganar el premio.

4. “Grand Hotel” (1932) Es la película en la que Garbo dice: “Quiero estar sola”. Y cuenta con un reparto de lujo que incluye a Joan Crawford, John y Lionel Barrymore, Wallace Beery y Jean Hersholt. Si le interesa saber cómo era el talento de la lista A en la Era Dorada de Hollywood, este es el lugar para empezar.

3. “The Sound of Music” (1965) Pauline Kael llamó a esta película “la mentira azucarada que la gente parece querer comer”. ¡Sí! Es deliciosa, como un crujiente strudel de manzana. Y parece haber sufrido una revalorización en las últimas décadas, liderada por críticos que no odian la vida y todas las cosas bonitas que ofrece.

2. “Hamlet” (1948) Laurence Olivier es Hamlet.

1. “Titanic” (1997) El éxito de taquilla de James Cameron dominó tanto la taquilla y la cultura popular que, en medio de la millonésima repetición de “My Heart Will Go On” de Celine Dion, los haters tuvieron que encontrar algo de lo que quejarse. Mi viejo amigo el crítico de cine del Times, Kenny Turan, habló en nombre de mucha gente cuando calificó el guion de Cameron de “copia trillada y completamente derivada de los viejos romances de Hollywood, una película que apesta a falsedad y carece incluso de una mínima originalidad”. A Kenny no le gustó esta cinta. Es cierto que los diálogos de la película pueden ser cursis, pero la construcción del guion en sí es muy buena.

Así que... cuatro cintas de la infancia de los Oscar, una adaptación de Shakespeare y “Titanic” y “The Sound of Music”, son monstruos imposibles de ignorar, incluso si uno estuviera dispuesto a ello. Está claro, pues, que los aspirantes a la mejor película deben tener al menos la apariencia de saber leer y escribir y la aprobación de los votantes de la rama de guionistas de la academia. ¿Y si no? Bueno, citando a Tommy, nuestro pasajero de tercera clase favorito de la siempre citada “Titanic”: “Olvídalo, chico”.

¿Qué guiones ayudarán a los aspirantes de este año a ascender y no a hundirse hasta el fondo? Echemos un vistazo.

GUION ADAPTADO
“The Power of the Dog,” Jane Campion
“The Lost Daughter,” Maggie Gyllenhaal
“CODA,” Siân Heder
“Drive My Car,” Ryûsuke Hamaguchi, Takamasa Oe
“West Side Story,” Tony Kushner

En la cúspide: “Dune”, Jon Spaihts, Denis Villeneuve, Eric Roth; “The Tragedy of Macbeth”, Joel Coen; “Nightmare Alley”, Guillermo del Toro, Kim Morgan; “Passing”, Rebecca Hall; “Cyrano”, Erica Schmidt; “The Humans”, Stephen Karam; “Tick, Tick ... ¡Boom!” Steven Levenson

Quienes estén atentos a la discusión sobre la mejor película del año probablemente sepan que el delicado drama de “Drive My Car” se desarrolla a un ritmo lento y que dura casi tres horas. Lo que no se sabe es que la cinta está basada en un cuento de Haruki Murakami de 40 páginas. Se trata de una notable adaptación que conserva la intimidad de su material de origen, al tiempo que lo amplía a una gran historia de amor y arrepentimiento.

Ver “Drive My Car” requiere un compromiso de tiempo y concentración, dos cosas que escasean hoy en día. Aun así, me sorprendería que esta apasionante obra maestra fuera ignorada cuando se anuncien las nominaciones el mes que viene.

GUION ORIGINAL
“Licorice Pizza,” Paul Thomas Anderson
“Belfast,” Kenneth Branagh
“Don’t Look Up,” Adam McKay, David Sirota
“Being the Ricardos,” Aaron Sorkin
“Parallel Mothers,” Pedro Almodóvar

En la cúspide: “King Richard”, Zach Baylin; “C’mon C’mon”, Mike Mills; “a A Hero”, Asghar Farhadi; “The French Dispatch”, Wes Anderson; “Mass”, Fran Kranz; “The Worst Person in the World”, Joachim Trier, Eskil Vogt

Esta categoría está repleta de autores de marca, entre ellos dos, Anderson y Almodóvar, para películas que se sitúan entre sus mejores trabajos. Podría ser el año en que Anderson, ocho veces nominado, cuatro de ellas como guionista, gane su primer Oscar.

La crítica no ha sido tan amable con “Don’t Look Up” o “Being the Ricardos”, ambas de ganadores del Oscar. Pero las películas giran en torno a temas que interesan a los votantes de la rama de guionistas (la aniquilación y el ingrato trabajo de ser empleado de una telecomedia), así que ¿quién sabe? Las películas han sido muy vistas, lo que les da ventaja sobre esfuerzos más dignos como “C’mon C’mon”, “A Hero”, “Mass” y “The Worst Person in the World”.

En cuanto a “King Richard”, proviene de un guionista primerizo que hizo un buen trabajo contando la historia de la familia de tenistas Williams de una manera entretenida y consecuente, pero nunca pesada. La cinta trasciende los tropos que lastran las películas deportivas y los biopics, convirtiéndose en algo más profundo y reflexivo. Eso podría ser bueno para una nominación, que, sí, sería esencial para sus esperanzas de llevarse el premio a la mejor película.

To read this note in English click here.


Anuncio