Anuncio
Share

Apreciación: Anne Heche fue una actriz extraordinaria. Las películas nunca la descifraron

A woman brushes her teeth.
Anne Heche en la película “Walking and Talking”.
(Marty Granger/BPI)

Una de las mejores actuaciones de Anne Heche se puede encontrar en “Birth” (2004), el drama magníficamente espeluznante de Jonathan Glazer sobre el amor, el dolor y el insidioso poder de la sugestión. Ella entra temprano en la película, con cabello castaño largo, una desviación de los cortes rubios de cabello corto que se habían convertido en un estilo característico, y una cara que se ve más delineada, con ángulos más pronunciados de lo habitual. Su personaje, Clara, es tranquila y reservada, alguien a quien quizás no notes de inmediato en una habitación llena de otros habitantes de Manhattan recatados y de pelo claro. Pero luego captas su mirada, y Heche te muestra un vistazo silencioso e inquietante de quién es Clara: una amante desconsolada, una rival deslumbrante, una agente del caos determinada y vengativa.

No está claro de inmediato qué conexión tiene Clara con este rompecabezas de una historia, sobre una mujer (Nicole Kidman) cuya vida se ve sacudida por la aparente reencarnación de su difunto esposo cuando era un niño de 10 años. Heche se burla de la respuesta maravillosamente; aparece en solo un puñado de escenas, pero acusa a cada una de ellas de travesura y amenaza, y la actuación se convierte en un puntapié de trémula perversidad erótica: “Hubiera explorado esto”, murmura Clara en el momento más divertido y más divertido de la película.

La grandeza (algunos dirían la locura) de “Birth” es que trata una situación absurda, a menudo inexplicable, con la mayor sombría y gravedad, un objetivo que se ve fortalecido y astutamente desafiado por la actuación de Heche. Más que los otros personajes, Clara está dispuesta a tomarse en serio, y sí, a explorar la escandalosa premisa de la historia. Pero también es ella quien, en última instancia, lo rechaza con firmeza, con un escepticismo tajante de como Heche podría hacerlo mejor que casi cualquier otra actriz

Anuncio

Two men and a woman stand together wearing coats.
Dustin Hoffman, Anne Heche y Robert De Niro en la película “Wag the Dog”.
(P.V. Caruso/New Line Cinema)

Las películas en sí mismas no siempre sabían qué hacer con Heche, quien murió el viernes a la edad de 53 años, por lo que fue emocionante encontrar a las que sí lo hicieron. Otro ejemplo, y aún uno de los mejores, fue “Walking and Talking” (1996), la primera de las muchas películas de la escritora y directora Nicole Holofcener sobre mujeres inteligentes, puntiagudas y maravillosamente poco cooperativas. Como Laura, una terapeuta recién comprometida y autodenominada “un desastre total”, Heche es un espécimen perfecto, incluso prototípico, de Holofcener. Codicia a un cliente, coquetea con un camarero y se queja con su prometido de su aburrida vida sexual. Expulsa gases mientras se prueba un vestido de novia. Ella encarna la mitad de una amistad completamente creíble (con una excelente Catherine Keener). Y ella evoca de Heche el tipo de interpretación humana vivida y desordenada que los actores estadounidenses, especialmente las mujeres, encuentran muy raramente fuera del ámbito independiente.

Anuncio

El departamento de policía de Los Ángeles finaliza su investigación del accidente de Anne Heche, quien se estrelló en su auto contra una casa el 5 de agosto

Pero las oportunidades de Hollywood pronto aparecieron, al menos por un tiempo. El año 1997 fue enorme para Heche: corrió a través de nubes de ceniza en la película de desastres “Volcano”, destripó peces en el thriller adolescente “I Know What You Did Last Summer” y comparó su ingenio con Robert De Niro y Dustin Hoffman. en la astuta sátira mediática “Wag the Dog”. Fue especialmente vívida junto a Johnny Depp en el drama de la mafia “Donnie Brasco”, aportando una potencia emocional inusual al papel, por lo demás estándar, de una sufrida esposa y madre. Heche podía superar su material sin condescender; también podía impulsar una escena escrita con indiferencia a fuerza de su propio ingenio irónico y energía erizada.

Anne Heche and Harrison Ford in an inflatable raft, her holding binoculars and him paddling.
Anne Heche y Harrison Ford en la película “Six Days Seven Nights”.
(Bruce McBroom/Touchstone Pictures)
Anuncio

En 1998, Heche encabezó su primer gran cinta de estudio, la aventura de supervivencia en la naturaleza “Six Days Seven Nights”, en la que consiguió aterrizar un avión, atacar a piratas con un palo y golpear las botas en las olas con Harrison Ford. Dirigida por Ivan Reitman (quien murió a principios de este año), la película era agradable aunque fláccida, pero Heche fue de lejos lo mejor de ella, saltando sus líneas con convicción ganadora y poniendo cada músculo de su cuerpo delgado y de pájaro en las escenas de supervivencia físicamente exigentes. Aunque fue ampliamente criticada, a la película le fue mejor comercialmente que a sus otros dos grandes estrenos de 1998, el drama carcelario “Return to Paradise” y la muy difamada “Psycho” de Gus Van Sant (ambos, casualmente, coprotagonizados por Vince Vaughn).

Como adolescente entusiasta de Hitchcock, buscaba con entusiasmo “Psicosis” de Van Sant en los cines, mi curiosidad por una nueva versión toma por toma de una de mis películas favoritas venció mi sospecha de que el resultado sería tan terrible como sugerían las reseñas. Más o menos lo fue, aunque no he olvidado la extraña e irritante intensidad de la actuación de Heche como la maldita Marion Crane, que fue aún más fascinante porque cortocircuitó nuestra fácil simpatía por uno de los personajes más desgarradoramente comprensivos de la historia del cine. Marion de Heche es un cliente notablemente más genial que el de Janet Leigh y, como corresponde al marco de tiempo actualizado de los 90, una criatura decididamente más moderna. La policía la asusta con menos facilidad y es más franca sobre sus deseos sexuales. Ella hace chistes, pone los ojos en blanco y, a veces, mantiene al espectador en una posición vidriosa, una que no se derrite por completo hasta que la cortina de la ducha que pronto se ensangrentará se aparta.

A close-up of a woman taking a shower.
Anne Heche como Marion Crane en la nueva versión de Gus Van Sant de “Psycho” de Alfred Hitchcock.
(Suzanne Tenner/Universal City Studios)
Anuncio

La película de Van Sant es un experimento extraño y difícilmente exitoso, pero la actuación inquebrantable de Heche podría ser la clave para apreciarla. Su inteligencia de acero nos obliga a ver a esta “Psicosis” en términos que van más allá de la simple identificación de la audiencia, a abordar la película en los términos más distantes y formalistas que Van Sant, para bien o para mal, tenía en mente todo el tiempo. Subraya una de las principales fortalezas de Heche como actriz, a saber, su rechazo a lo obvio, su disposición a desenterrar las posibilidades ocultas e irrealizadas de una escena.

Anne Heche permanece con soporte vital y bajo evaluación para donación de órganos tras sufrir un accidente automovilístico que provocó su muerte cerebral, dice un representante de la actriz

Anuncio

En pocas palabras, nunca estuvo destinada a ser bien atendida por una industria cinematográfica convencional conocida por sus vehículos equipados con comités y trayectorias profesionales únicas. No sorprende que su trabajo emocionalmente más satisfactorio de este período haya sido “El tercer milagro” (1999), el drama profundamente conmovedor, rigurosamente reflexivo y lamentablemente oculto de Agnieszka Holland sobre la crisis espiritual de un sacerdote. En el papel de Roxane, una atea con serias dudas sobre la candidatura de su amada madre a la santidad católica, Heche, con un estilo fabuloso, recorre los escenarios enclaustrados de la película como una bienvenida explosión de ruda energía. (El escepticismo, nuevamente, era su punto fuerte).

A man and woman on the ground covered in ash.
Tommy Lee Jones y Anne Heche en la película “Volcano”.
(Lorey Sebastian/20th Century Fox)

Cierto tiempo después de que los vehículos de las grandes estrellas dejaran de cruzarse en su camino, Heche afirmó en entrevistas que su muy publicitada relación con Ellen DeGeneres había atacado sus posibilidades como una protagonista viable. Dada la homofobia de Hollywood aún desenfrenada de principios de la década de 2000, fue y sigue siendo difícil refutar la verdad de su afirmación. No fue la última vez que habló sobre su vida personal, a menudo tumultuosa (gran parte de ella se detalla en sus memorias de 2003, “Call Me Crazy”), con una franqueza conmovedora que a menudo la dejaba expuesta al ridículo de los tabloides. Tampoco fue la última vez que el tumulto saldría a la luz, como lo demuestra la semana pasada la especulación desenfrenada en línea sobre el accidente automovilístico que condujo a su prematura muerte. Como todos los chismes ociosos, amenaza con aplastar la verdad más profunda de una vida humana y oscurecer el trabajo de una carrera notable.

Anuncio

Heche siguió trabajando en películas, a veces con un efecto destacado; ella estaba terriblemente conmovida en la comedia independiente “Cedar Rapids” y el tenso thriller de policías corruptos “Rampart”. Pero el cine le devolvía cada vez menos de lo que ella les daba, y encontró audiencias más receptivas en el teatro y la televisión. Obtuvo una nominación al Tony por su actuación principal en la producción de Broadway de 2004 de “Twentieth Century”. Apareció en numerosas series de televisión, incluidas “Nip/Tuck” y “The Michael J. Fox Show”; consiguió papeles importantes en “Men in Trees”, “Hung”, “Aftermath” y “The Brave”; y compitió en una temporada de “Dancing With the Stars”. “The Idol”, una próxima serie de HBO Max, marcaría su última aparición en la pantalla.

Two women, one in a wedding dress, sit and lean their heads together.
Catherine Kenner y Anne Heche en la película “Walking and Talking”.
(KOMO)

La televisión siempre había sido buena para Heche. Ella tuvo su famoso comienzo como actriz en “Another World” de NBC, interpretando a las hermanas gemelas Vicky y Marley, dos de las heroínas más perdurables del programa. Da la casualidad de que “Another World” era una de las pocas telenovelas que se emitía de manera semiregular cuando yo era niño, en la época en que la actuación estelar de Heche ganó un Daytime Emmy en 1991 como actriz más joven en una serie dramática. Ella no estaba en Los Ángeles para aceptar el premio; como contó en una entrevista en video de Associated Press años más tarde, vio el programa desde una habitación de hotel en Nebraska, donde ella y Jessica Lange estaban filmando la película para televisión “O Pioneers!”

Anuncio

Sorprendida por haber ganado, Heche le preguntó a su agente: "¿Esto significa que soy actriz?”. Lo hizo, y ella lo fue, mucho más grande de lo que la industria se dio cuenta o merecía.

To read This note in English click here.


Anuncio