Advertisement

Justin Timberlake no tenía nada que decir en el Super Bowl y lo demostró

Justin Timberlake no tenía nada que decir en el Super Bowl y lo demostró
Justin Timberlake se presenta durante el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl del domingo en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis. (Andy Lyons / Getty Images) (Getty Images)

"Los que lo odian van a decir que es falso". Justin Timberlake abrió su espectáculo en medio de una audible rechifla a en el Super Bowl LII del domingo, y era fácil preguntarse de quién se estaba quejando.

Siempre ansioso por señalar el chip imaginario en su hombro, Timberlake cantó  la letra de "Filthy", la primera canción de su dudoso nuevo álbum, "Man of the Woods", que salió el viernes en coordinación estratégica con su aparición musical en el escenario más visto.

Advertisement

Pero la letra también pareció aplicarse a una controversia que se encendió durante el fin de semana en las redes sociales después de que TMZ dijera que Timberlake es una figura problemática en la historia del Super Bowl gracias a su papel en el "mal funcionamiento del guardarropa" que expuso el pezón de Janet  Jackson, por lo que los planes de cantar junto a un holograma de Prince, iba a ser muy complicado. (El juego de este año, transmitido en vivo por la cadena NBC, se jugó en el estadio U.S. Bank en la ciudad natal de Prince, Minneapolis).

En cuanto se supo, los fanáticos de Prince entraron a las redes sociales para proclamar que esa era una idea terrible, sobre todo porque en la última entrevista que se le hizo a la estrella, menciono que la idea de los hologramas le parecía diabólica.

Advertisement

¿Una estrella del pop blanco privilegiada que convoca un simulacro macabro junto a un genio negro de la música, que la idea le parece macabra?

Justin Timberlake se presenta en el escenario mientras que una gran imagen de Prince es vista en el estadio. (Christopher Polk / Getty Images)
Justin Timberlake se presenta en el escenario mientras que una gran imagen de Prince es vista en el estadio. (Christopher Polk / Getty Images) (Getty Images)

No se  tiene que ser un enemigo de Timberlake  para ver que hay un problema aquí.

Cualquiera que fuera la intención original de Timberlake, no funcionó, a pesar de que el cantante intentó  un dueto más allá de la tumba cantando "I would die 4 U".

Sin embargo, ese misericordioso poco buen juicio difícilmente redimió la actuación deslucida de Timberlake, que solo confirmó lo que " Man of the Woods " había establecido antes: que no tiene nada que decir.

Advertisement

Hay que decir que la producción fuertemente coreografiada fue impresionante desde el punto de vista de la logística.

Justin Timberlake se presenta durante el medio tiempo. (Anthony Behar / TNS)
Justin Timberlake se presenta durante el medio tiempo. (Anthony Behar / TNS) (TNS)

El espectáculo comenzó en lo que parecía ser un club nocturno íntimo, con Timberlake en el escenario ante una pequeña multitud. Luego subió por unas escaleras y - ¡voila! - De repente se encontró dentro del estadio, rodeado por decenas de miles de personas, descendiendo por un puente iluminado (mientras cantaba "Rock Your Body") hacia una serie de pequeñas plataformas en el campo de fútbol.

La configuración ingeniosa, y específicamente la forma en que expandió el espacio generalmente disponible para los artistas de medio tiempo, se hizo eco del diseño inteligente de la última gran gira de Timberlake, detrás de la "Experiencia 20/20" de 2013.

Después de las llamativas interpretaciones de "SexyBack" (que aplastó con unos cuantos compases de "Señorita"), "My Love" y "Cry Me A River", Timberlake saltó desde el brillante escenario principal hasta el campo mismo, donde un cuerpo de tambores con ropa formal lo respaldaba para "Suit & Tie".

Para ese número, el cantante se puso nervioso con un truco de micrófono que amenazaba con caerse..

A partir de ahí se mudó a un piano de cola blanco para el tributo a Prince, luego de vuelta al escenario principal para la gran final de "Mirrors", la imagen de docenas de bailarines y "Can not Stop the Feeling!", Que La fiel banda en vivo de Timberlake tuvo la sabiduría de volver a armonizar con nuevos acordes de ensueño que lo hicieron sentir un 3% menos cansado de una canción que se ha escuchado 9 millones de veces.

El cantante terminó por saltar otra serie de escaleras para encontrarse en medio de la multitud del Super Bowl, junto a un niño que parecía querer una selfie.

¿O tal vez Timberlake solo quería que él quisiera una selfie? Fue difícil saberlo

Advertisement

De cualquier manera, se tomó una selfie, que Timberlake celebró diciendo "¡Selfies del Super Bowl!"

Luego, el espectáculo terminó.

Cualquiera que admire la habilidad requerida para hacer que las partes en movimiento se muevan coordinadamente, podría ver algo en esta presentación para elogiar. Pero esto era música, no ingeniería civil.

No hubo nada para disfrutar del espectáculo de Timberlake más allá de su cuidadosa planificación. La actuación carecía de alma, es decir, de humor; no tenía ningún mensaje, ni estaba tomando posición de nada, ni suave, ni dura. Simplemente carecía de alma.

El canto no fue ni tan memorable, y esto fue después de la temblorosa (aunque valerosa) puñalada de Pink contra el himno nacional, lo cual hizo mientras sufría de una fuerte gripe.

Antes de que te vayas, permíteme decirte: no necesito que todos los conciertos de medio tiempo del Super Bowl exploten como el de 2016, cuando Beyoncé se presentó con un pequeño ejército de bailarines con boinas estilo Black Panther para hacer "Formación ", el himno radical de orgullo negro que había lanzado un día antes.

Sin embargo, Timberlake no necesitaba ser absolutamente tibio para proporcionar alegría, como lo hizo Bruno Mars hace unos años. O como lo hizo Coldplay en 2016.

O, de hecho, como podría haberlo hecho Janet Jackson si Timberlake hubiera invitado a esta artista siempre vibrante como una forma de rectificar el daño que su carrera sufrió después del incidente de 2004, incluso cuando Timberlake tuvo un éxito aún mayor.

No, la alegría escaseaba el domingo.

Este fue un espectáculo sobre la opaca realidad del poder atrincherado: predecible, estúpido, una pérdida de la atención con la que todos lo recompensamos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement