Share
Entretenimiento

Recapitulación de ‘Game of Thrones’: Con la guerra cerca, Arya reclama un momento de humanidad

Game of Thrones

Arya (Maisie Williams) y Gendry (Joe Dempsie) en el segundo episodio de la última temporada de “Game of Thrones”.

(HBO)

A pesar de todos los indicadores del paso del tiempo que llenaron el segundo episodio de la última temporada de “Game of Thrones”, un humilde Jaime Lannister, su hermano Tyrion bebiendo con hombres junto al fuego en lugar de en el burdel local, el ver a uno de los hijos más jóvenes de los Stark unirse a la larga fila de escenas de sexo de la serie fue lo que coloreó la mente de cualquier persona en la audiencia tanto como en el programa. Pero este acoplamiento, en algunos niveles, fue muy diferente.

Efectivamente, como dijo Tyrion a Jaime entre las murallas de Winterfell, “vamos a morir”, y el programa que comenzó en 2011 con los niños Stark haciendo gracias dentro de esas paredes, ha visto cómo el joven Bran se convirtió en un místico sombrío y navegante del tiempo, y cómo su hermana Arya se convirtió en una asesina que cambia de rostros (y, desgraciadamente, el anónimo Rickon se convirtió en un cebo perforado con flechas para dar comienzo a la Batalla de los Bastardos).

Aunque la temporada ha tenido un comienzo lento, el tiempo ha pasado para todos nosotros. Pero con el episodio del próximo fin de semana prometiendo ser un maratón complicado y repleto de espectáculos con tantas muertes y desmembramientos como para parecerse a “The Walking Dead”, pero con combates con espadas; también podríamos disfrutar de otro momento del episodio para reflexionar sobre la humanidad de estos personajes y lo lejos que han llegado.

Y francamente, felicitaciones a Arya por reclamar un momento normal y humano para sí misma después de sobrevivir a una adolescencia que amenazó con borrar su humanidad de la existencia. Aunque se ha vuelto letal en el combate y algo así como una asesina en serie, se puede ver su interés en actividades más ligeras cuando levanta una ceja mientras ve la audición de forja de armas de Gendry. Ella conversa con él sobre el progreso de su arma y de detalles sobre el ejército de los muertos. “Incluso un aprendiz de herrero puede hacerlo mejor que eso”, se burló para obtener detalles antes de lanzar unas cuantas puntas de lanza de cristal de dragón a una viga cercana. Entonces se jactó, “La muerte tiene muchas caras, espero ver esta”. Se puso intenso el asunto.

Anuncio

Y unas cuantas escenas más tarde, sucedió. Después de obtener detalles sobre la paternidad de Gendry, su historia sexual y lo que haya pasado entre él y Melisandre hace unas temporadas, la siempre directa Arya interrumpió el cortejo, diciéndole: “probablemente vamos a morir pronto, quiero saber cómo es antes de que eso suceda”. Con eso, Gendry era suyo, aunque aclaró: “no soy la mujer roja, quítate los malditos pantalones”. Al menos durante ese momento, Arya no fue un agente al servicio de la muerte.

Sin embargo, para Bran era menos probable que disfrutara de una apariencia de normalidad, quien amplió sus alusiones crípticas habituales a la vida como el cuervo de tres ojos. Poco después de repetir la frase de Jaime antes de empujarlo por la ventana en la primera temporada durante el debate de apertura del episodio sobre la bienvenida del antiguo Matarreyes a Winterfell, Bran se reunió con Jaime para aceptar su disculpa por paralizarlo y, de alguna manera, por haber empezado todo este lío. Ofreció su habitual perspectiva distante, pero cuando Jaime le preguntó sobre lo que podría pasar después de que terminara la batalla, respondió con frialdad: “¿Cómo sabes que hay un después?”.

Bran es un deprimido. Pero, como se discutió en una reunión posterior del consejo, él también puede ser clave para todo esto. Superados en número por los muertos, la estrategia de Jon Snow y compañía se basa en apuntar al Rey Nocturno para matarlo a él y a cualquier parte del ejército que haya creado, y Bran ofreció que sería un objetivo para ellos porque el cuervo de tres ojos representa la memoria colectiva de la humanidad. Además de todo lo que queda por delante para una batalla que incluye a casi todos los personajes principales de la serie (aparte de Cersei, fuera de la escena pero bebiendo vino en King’s Landing), Bran será el cebo en una batalla con la humanidad. Así que, no es de extrañar que parezca triste.

En otra parte del episodio, el salvaje pelirrojo Tormund Giantsbane descubrió que la estrategia de reclutamiento del “oye, podríamos morir mañana” produce resultados desiguales. Haciendo todo lo posible por atraer a “la mujer grande” frente al fuego pre-batalla con historias de matar a un gigante y ser amamantado por su viuda, Tormund no estaba teniendo mucha suerte con Brienne, quien reflexionaba sobre sus propios sentimientos desconocidos de afecto con el regreso de Jaime.

Anuncio

Después de responder recientemente por su ex prisionero de hace unas pocas temporadas, Brienne se sintió incómoda con el greñudo Jaime, y sólo pudo huir después de que él se comprometiera a servir bajo su mando. Pero más tarde, explicó que la tradición impedía que una mujer fuera nombrada caballero, y Jaime se ofreció a otorgarle el honor allí mismo. Después de un momento agraciado e  igualmente humano, que alteró la tradición, Brienne, por primera vez, se veía realmente feliz mientras la sala aplaudió. Lo siento, Tormund.

Si bien este fue otro episodio de reuniones, intercambios sinceros y una ligera nostalgia (junto con algunos chistes a expensas de Jon Snow), su escena más representativa fue el encuentro entre dos monarcas potenciales. Después de que Jorah defendiera a Tyrion, cuyo prestigio como el hombre más inteligente de Westeros, recibió otro golpe después de confiar tontamente en su hermana, sugirió que Daenerys se reuniera con Sansa para aliviar un poco la tensión en el reino.

La Madre de Dragones encontró un terreno común con Lady Stark a través de sus experiencias y antecedentes de liderazgo compartidos (“Las familias son complicadas”, ofreció Sansa, que podría haber sido el título provisional de los libros de George R.R. Martin), y se unieron por los sentimientos hacia Jon Snow. Sin embargo, la reunión se interrumpió porque Sansa quería respuestas sobre los planes de Daenerys para el Norte en caso de que reclamara el Trono de Hierro. En este caso, la aspirante a reina puede haber apreciado la interrupción.

Y, claro, sobre ese trono: Después de pasar la mayor parte del episodio evitando a su tía/amante, Jon finalmente se reunió con Daenerys en las criptas debajo de Winterfell. Mientras ambos estaban de pie, apropiadamente, ante la tumba de su madre, la noticia aterrizó tan bien como se esperaba, y se saltó todo el tema de “disculpa, me he acostado con un familiar” bastante rápido antes de darse cuenta de que Jon, err, Aegon, era el legítimo heredero al trono. (Ella también es una Targaryen, después de todo, y ellos intentan mantener la pureza de su línea de sangre).

Pero antes de que la conversación pudiera ir más lejos, el cuerno sonó para anunciar que la batalla había llegado finalmente a Winterfell. Con el paso del tiempo que se observó en la serie, la muerte no espera a nadie.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga cliuc aquí

https://www.latimes.com/entertainment/tv/la-et-st-game-of-thrones-episode-two-recap-arya-winterfell-20190422-story.html

Anuncio


Anuncio