Anuncio
Share

EE.UU reanuda sus vuelos con deportados a Guatemala, garantizando realizarles antes la prueba por el coronavirus

Inmigrantes abordan un vuelo de repatriación en Estados Unidos.
(John Miller / Associated Press)

Se reanudan los vuelos de deportación de EE.UU a Guatemala, con promesas de pruebas de coronavirus

Las autoridades guatemaltecas afirmaron el lunes que comenzarían a aceptar nuevamente vuelos de deportación procedentes de Estados Unidos después de que se les prometiera que cada pasajero primero tendría que dar negativo en las pruebas del nuevo coronavirus.

El país había puesto un alto en dichos vuelos hace dos semanas, después de que decenas de pasajeros resultaran infectados con COVID-19.

Hasta el lunes, 117 deportados en cuatro viajes desde Estados Unidos habían dado positivo por el virus, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala. Ellos representan más del 15% de todas las infecciones en el país.

Guatemala aceptó un vuelo la semana pasada después de que las autoridades inmigratorias estadounidenses aseguraran que habían examinado a los 89 deportados. No obstante, no había quedado claro si los vuelos se reanudarían con regularidad.

Anuncio

Según las nuevas pautas establecidas por los funcionarios guatemaltecos, la cantidad de deportados en cada avión debe reducirse de aproximadamente 100 a cerca de 75.

El lunes, 76 deportados guatemaltecos arribaron procedentes de Houston, y de inmediato fueron sometidos a exámenes médicos. “Ninguno presentaba síntomas”, aseguró Alejandra Mena, portavoz del Instituto de Migración de ese país.

La pandemia ha generado el mayor estallido de filantropía de los tiempos modernos, pero también ha puesto de relieve las profundas divisiones socioeconómicas de Estados Unidos.

Tres vuelos más fueron programados para esta semana, indicaron funcionarios guatemaltecos.

Guatemala ha pausado y reanudado las repatriaciones varias veces, en medio del temor de que los traslados podrían importar el virus a ese territorio.

El país descubrió por primera vez a deportados infectados a fines de marzo, luego de que unos 30 pasajeros en un avión desde Arizona dieron positivo en los exámenes.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU realizaba revisiones de salud básicas a los deportados, pero no los examinaba regularmente para detectar una infección por coronavirus.

El 30 de marzo pasado, el vicepresidente guatemalteco, Guillermo Castillo, le dijo a una estación de radio local que había “rogado” a Estados Unidos que pusiera un alto en los vuelos de deportación.

A mediados de abril, la administración Trump envió un equipo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos a Guatemala, para ayudar a los funcionarios locales a evaluar a los deportados.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio