Anuncio
Share

Honduras dice que su presidente ha sido hospitalizado con COVID-19 pero muchos no lo creen

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, con su esposa, Ana García Carías.
(Rodrigo Sura / EFE)

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, una figura polarizante que ha sido nombrado en un caso de tráfico de drogas en Estados Unidos, dice que tiene el coronavirus. Algunos no le creen.

TEGUCIGALPA, Honduras - Cuando los funcionarios de salud en Honduras anunciaron esta semana que el presidente Juan Orlando Hernández había sido hospitalizado después de dar positivo por el coronavirus, hubo una gran cantidad de apoyo.

Pero el escepticismo, expresado por los opositores políticos del presidente, así como por los hondureños comunes, creció rápidamente, y algunos cuestionaron si Hernández estaba realmente enfermo.

Los memes circularon en línea, incluida una caricatura ampliamente compartida que muestra a Hernández en una cama de hospital siendo entrenado sobre cómo verse enfermo.

Erick Benjamins, un peluquero de 26 años en el departamento norteño de Santa Bárbara, dijo que cree que el presidente está mintiendo para desviar la atención de su controvertido manejo del coronavirus, así como de una investigación de narcotráfico estadounidense que ha implicado a Hernández y a varios miembros de su familia.

Anuncio

“Creo que es puro humo, una distracción”, dijo Benjamins.

En una entrevista, el ex presidente Porfirio “Pepe” Lobo Sosa expresó una teoría ampliamente sostenida de que Hernández podría estar “planeando una muerte simulada” para evitar enfrentar cargos.

No hay evidencia de que Hernández esté inventando su enfermedad o planeando fingir su propia muerte. Pero el hecho de que tales teorías hayan ganado tanta fuerza subraya cuán profundamente dividida se encuentra esta pequeña nación centroamericana, y cuánta legitimidad ha perdido Hernández.

Hernández, de 51 años, ha estado envuelto en diferentes controversias desde que asumió el cargo de presidente por primera vez en 2014, cuando admitió que su campaña había sido financiada en parte por dinero robado del Instituto de Seguridad Social del país.

Anuncio

Un hombre quema una foto del presidente Juan Orlando Hernández durante una protesta en Tegucigalpa, Honduras.
Un hombre quema una foto del presidente Juan Orlando Hernández durante una protesta en Tegucigalpa, Honduras.
(Rodrigo Abd / Associated Press)

En los años siguientes, se enfrentó a movimientos de protesta generalizados que pedían su destitución, incluido uno después de impulsar un cambio constitucional que le permitió postularse para un segundo mandato, y otro cuando reclamó la victoria en una elección de 2017 que se vio empañada por irregularidades.

A pesar de todo, Hernández contó con el firme apoyo de los presidentes Obama y Trump, a quienes les gustó su cooperación en los esfuerzos para reducir la migración a Estados Unidos.

Pero Hernández ahora enfrenta su mayor desafío: las acusaciones de los fiscales estadounidenses de que conspiró con narcotraficantes y usó su dinero para financiar su carrera política.

Anuncio

Hernández fue identificado como un conspirador en un caso de tráfico de drogas contra su hermano menor, Juan Antonio “Tony” Hernández, quien fue condenado en octubre.

Desde entonces, los fiscales han acusado a varios presuntos miembros de una red de narcotraficantes que, según dicen, fue dirigida por los hermanos Hernández y su hermana Hilda, quienes, según los informes, murieron en un accidente de helicóptero en 2017. Muchos en Honduras cuestionan si ella realmente murió porque los cuerpos en el lugar del accidente no fueron identificables y varias personas dijeron que nunca la vieron abordar el avión.

Hernández ha negado su participación en el tráfico de drogas, argumentando que su gobierno ha tomado una postura dura contra el crimen organizado. Sin embargo, parece cada vez más probable que pueda enfrentar cargos, posiblemente luego de que deje el cargo después de las próximas elecciones en 2021.

El presidente también ha sido objeto de escrutinio por su respuesta de línea dura al coronavirus.

Anuncio

Pocos días después de que Honduras confirmara sus primeros casos el 10 de marzo, Hernández ordenó un cierre casi completo del país, cerró sus fronteras y emitió un toque de queda que requería que las personas permanecieran en sus hogares salvo unas pocas horas a la semana.

Soldiers enforce a curfew in Tegucigalpa, Honduras.
Los soldados hacen cumplir un toque de queda relacionado con el coronavirus en Tegucigalpa, Honduras, en marzo de 2020.
(Associated Press )

Las acciones rápidas parecen haber salvado a Honduras de un brote masivo: la nación ha confirmado solo 336 muertes, según la Organización Panamericana de la Salud. Pero los defensores de los derechos humanos dicen que los funcionarios en Honduras han utilizado el toque de queda como una excusa para violar los derechos humanos.

Más de 33,266 personas han sido arrestadas por romper el toque de queda, incluidos periodistas y activistas de derechos humanos.

Anuncio

“No hay duda de que el gobierno está usando esto como una forma de control militar muy completa de las calles”, dijo Dana Frank, profesora de historia y experta en Honduras en UC Santa Cruz. Los rumores de que Hernández no está enfermo han florecido debido a la historia de deshonestidad del presidente, agregó.

Marvin Ponce, asesor del presidente, dijo en una entrevista el jueves que las acusaciones de que Hernández está mintiendo son ridículas.

“Tiene el COVID-19", dijo Ponce. “Es un país polarizado y [la oposición] está aprovechando eso para impulsar estos rumores”.

Ponce dijo que Hernández fue ingresado el miércoles en el hospital militar de Tegucigalpa, la capital de la nación, después de que dio positivo por COVID-19 y después de que las radiografías revelaron que tenía neumonía.

Anuncio

Hernández había anunciado su diagnóstico positivo el día anterior en un discurso nacional televisado. Dijo que tenía síntomas leves y esperaba recuperarse rápidamente.

“Confío en Dios, en los médicos y la medicina”, dijo Hernández.

Dijo que su esposa y dos de sus ayudantes también estaban infectados, pero no mostraban síntomas.

Tirza Flores Lanza, un juez de la corte de apelaciones que se enfrentó con Hernández en el pasado, dijo que no sabe si el presidente tiene el coronavirus y que realmente no le importa. Pero estaba preocupada por lo que decían las conspiraciones desenfrenadas sobre el estado de las cosas en Honduras.

Anuncio

“La gente aquí es totalmente desconfiada”, dijo. “No creemos absolutamente nada, especialmente lo que proviene del gobierno”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio