Anuncio
Share

OPINIÓN: América Latina y el otro gigante de Asia: India

El camino de la India en América Latina está siendo construido por el sector privado.
El camino de la India en América Latina está siendo construido por el sector privado, cuyas iniciativas son autodirigidas y no tejidas por una autoridad central.
(Archivo)

Con el incremento del trabajo remoto debido a la pandemia, se ha elevado el número de ciberataques en un 20% a nivel mundial. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, América Latina es un blanco fácil porque la región no tiene una infraestructura cibernética para resistirlos o evitarlos. Y los números lo demuestran: la región perdió $90 mil millones por ciberataques en 2019 y sufrió 137 mil millones de dólares en intentos de ciberataques en los primeros seis meses de 2022.

Es en este contexto que la empresa Tata Consultancy Services (TCS) de India abrió el primer Centro de Ciberseguridad para América Latina. Con sede en Querétaro, México, el centro tiene 500 ingenieros especializados en la ciberseguridad para brindar servicios a cadenas estratégicas como la salud y la industria financiera. TCS es un solo ejemplo del impacto que tienen las empresas de India en los procesos productivos y tecnológicos en América Latina.

Unas 20 empresas de tecnología informática (TI) de India emplean más de 40.000 personas en América Latina. Aunque en el principio buscaron beneficiarse del modelo de ‘nearshoring’ para atender clientes en EE. UU, hoy la mayoría de sus clientes son latinoamericanos – desde gobiernos locales y los bancos grandes hasta universidades y el sector de salud.

Anuncio

Estas empresas están impulsando la digitalización de América Latina, utilizando el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para llevar a la región a la Industria 4.0. A pesar de que estas inversiones casi nunca aparecen en los titulares de los periódicos, son claves en una región que busca diversificarse de la dependencia en industrias extractivas y la exportación de materias primas.

Además, estas empresas de TI tienen un impacto mayor en la gente y la sociedad Latinoamericana. Hay un dicho popular en el sector de TI: “el talento es el único activo.” Las empresas de este sector no necesitan mucha maquinaria ni gran capital. Su prioridad es el talento humano. En México mismo, las empresas TI de India tienen alianzas con más de 130 universidades públicas y privadas. Regularmente llevan a cabo programas de capacitación y también forman parte de la junta asesora en varias universidades para apoyar en el diseño del plan de estudios.

La marca de la India en América Latina es a través de inversiones ‘sofisticadas’ en el sector de servicios y manufacturas, estimulando los sectores de valor agregado (un contraste con las inversiones de China en materias primas). Una sola empresa india de autopartes, el Samvardhana Motherson Group, tiene 27 plantas de manufactura en América Latina empleando 25.000 personas – más que todo el empleo generado por las empresas automotrices de China en la región. ¿El resultado final? La inversión india crea mucho más empleo en promedio. Según un estudio de la Universidad Javeriana en Cali, Colombia, “por cada millón de dólares invertidos en Colombia, la India creó 24,6 empleos, mientras que la región de Asia-Pacífico 3,5 y el resto del mundo 2,7”.

Anuncio

El alcance de India en América Latina es tan profundo en ciertos sectores como automóviles, farmacéuticos y TI que a menudo supera incluso a China. India ha exportado más medicamentos a América Latina que China a lo largo del siglo XXI. La única excepción ocurrió en el 2021 por el incremento de exportaciones de vacunas contra el COVID de China.

Una gran diferencia separa la estrategia de Nueva Delhi y Pekín hacia América Latina: durante dos décadas, China ha formulado una política fija para América Latina a través de libros blancos, mientras que el gobierno de India no tiene una política oficial para la región, ya que la relación está dirigida más por el sector privado. Pero esta realidad va cambiando poco a poco. El viaje del canciller de India Dr. S Jaishankar a Argentina, Brasil y Paraguay del 22 al 27 de agosto fue la señal más reciente del aumento de la voluntad política en las relaciones India-América Latina. Tras la visita del canciller a México en septiembre del año pasado, estas visitas de alto nivel impulsan los lazos económicos entre India y América Latina.

Otro cambio importante ha ocurrido en los pasillos del poder en Nueva Delhi: el canciller de India ahora tiene a su cargo tres países Latinoamericanos – Argentina, Brasil y México – los cuales fueron atendidos antes por el vicecanciller. ¿La razón por este cambio? La India está priorizando el G20 (Argentina, Brasil y México forman parte del grupo) y va asumir la presidencia rotatoria del grupo a partir de diciembre 2022.

Anuncio

¿Qué hay detrás de esta visita del canciller de India? En Argentina, el enfoque estuvo en seguridad alimentaria, ya que la India es el importador más grande del aceite de soja de Argentina, y discutieron también el tema del litio, un mineral estratégico que Argentina tiene en abundancia. Las fuerzas aéreas de Argentina también tienen a India en su mira, evaluando la posibilidad de comprar el HAL Tejas, un avión de combate polivalente.

La relación entre India y Brasil es probablemente la más importante dentro de la rama de las relaciones India-América Latina, y la visita del canciller consolidó los diversos intereses en los vínculos bilaterales, incluyendo la expansión del acuerdo de alcance parcial entre India y Mercosur. En Paraguay, el canciller inauguró la nueva embajada de India en Asunción – la decimoquinta embajada de India en América Latina y el Caribe.

¿Qué podemos esperar en el futuro de las relaciones entre India y América Latina? Al final del día, ambos son democracias (con algunas excepciones como Cuba, Nicaragua y Venezuela) y economías en desarrollo. Enfrentan desafíos similares de pobreza, inclusión financiera, desigualdad de género, corrupción política, falta de infraestructura y salud de buena calidad.

Anuncio

El camino de la India en América Latina está siendo construido por el sector privado, cuyas iniciativas son autodirigidas y no tejidas por una autoridad central. A diferencia del caso de China, las relaciones entre India y América Latina no van a ser afectadas por cambios políticos o ideológicos en cualquiera de los lados. Tomando una hoja del poeta Antonio Machado, la relación entre la India y la región se puede explicar con la siguiente frase: “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.”

Hari Seshasayee es un Global Fellow del Woodrow Wilson Center y asesor para ProColombia, una entidad gubernamental. Las opiniones de este artículo son del autor y no reflejan las del gobierno colombiano.


Anuncio