Advertisement

El grupo rebelde menos conocido de Colombia sigue adelante con la violencia y el caos

El grupo rebelde menos conocido de Colombia sigue adelante con la violencia y el caos
El presidente colombiano Iván Duque criticó el acuerdo de paz que su antecesor forjó con los rebeldes de las FARC, por ser demasiado generoso (Raúl Arboleda / AFP / Getty Images). (Getty Images)

El grupo rebelde colombiano conocido como el Ejército de Liberación Nacional transmitió un funesto mensaje de año nuevo al hacer explotar dos bombas en el oleoducto Caño Limón a Coveñas, en la provincia oriental de Arauca.

Los ataques del 9 de enero interrumpieron la entrega de crudo al principal puerto de exportación del país andino y causaron serios derrames. Aunque no se reportaron muertes, los bombardeos ilustraron cómo la nación sigue plagada de la violencia insurgente que frena su desarrollo económico y causa estragos en las áreas rurales, a pesar del acuerdo de paz —a fines de 2016— del gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de 14,000 miembros.

Advertisement

El Ejército de Liberación Nacional, más conocido como ELN, se fortaleció desde que se desmovilizaron las FARC y agregó alrededor de 1,000 miembros a los 1,500 combatientes que tenía antes del acuerdo de paz, explicó Orlando Hernández, exoficial de la Policía Nacional de Colombia y ahora experto en seguridad de la firma de análisis de riesgos Agora Consulting, en Medellín. Muchos de los miembros más nuevos del ELN son excombatientes de las FARC que se negaron a desarmarse, indicó.

Los medios violentos que usa el ELN para perseguir sus objetivos de justicia social para los pobres u oprimidos le conceden poco apoyo público. El gobierno lo culpa por 5,700 secuestros desde 1996, y se cree que el grupo mantiene como rehenes a unas 250 personas. Los funcionarios también señalan que el ELN perpetró 328 bombardeos de tuberías desde 2012, lo cual causó numerosos derrames de petróleo y la pérdida de más de un millón de barriles de crudo desde el inicio de 2017.

Advertisement

Las negociaciones de paz intermitentes entre el gobierno y el ELN desde 2015 no han sido concluyentes. Las posibilidades de un acuerdo a corto plazo parecen remotas, ya que el nuevo presidente colombiano, Iván Duque, criticó el acuerdo de las FARC forjado por su antecesor, Juan Manuel Santos, por ser demasiado generoso.

Para Vanda Felbab-Brown, una becaria sénior de la Brookings Institution, en Washington, Duque adoptó una postura firme con el ELN al imponer una serie de condiciones previas, como la liberación de los secuestrados, el fin de actividades delictivas como la extorsión y los bombardeos, y la concentración de guerrilleros en un sitio remoto, mientras se llevan a cabo las conversaciones de paz. Los rebeldes no estuvieron dispuestos a cumplir esas condiciones, afirmó.

A continuación, más información sobre el ELN:

¿Cuál es la ideología del ELN y cuándo se fundó?

Advertisement

El grupo fue creado en 1964 por los hermanos Manuel y Antonio Vásquez Castaño, y otros ciudadanos colombianos que estudiaban en Cuba. Su objetivo era importar la revolución liderada por Fidel Castro a su país de origen, y llevar a cabo una toma armada del gobierno.

El ELN apoya una rama violenta de la teología de la liberación, que mezcla la política marxista con la preocupación de la Iglesia Católica Romana por los pobres.

Uno de los íconos del grupo fue uno de sus primeros reclutas, Camillo Torres, un sacerdote que fue asesinado en 1966, en un enfrentamiento con el ejército colombiano.

El gobierno de Estados Unidos clasifica al ELN como una organización terrorista.

¿Dónde encontró el ELN miembros y apoyo financiero?

En la cumbre de su poder, a principios de la década de 1990, el ELN tenía aproximadamente 9,000 miembros. Muchos de sus reclutas provenían de sindicatos, algunos eran estudiantes e intelectuales de izquierda. Los ingresos provinieron de la extorsión a las compañías mineras y energéticas, y del secuestro y el cobro de rescates a los funcionarios de las empresas petroleras, los agricultores ricos, los ganaderos y otros.

Las filas del ELN disminuyeron en la década de 1990, después de la aparición de milicias paramilitares de derecha que combatían a los rebeldes, pero crecieron nuevamente desde 2016, cuando el grupo recurrió al narcotráfico para generar ingresos, destacó Hernández.

¿En qué se diferencia el ELN de las FARC?

Advertisement

Las FARC decidieron, a principios de la década de 1990, financiar sus operaciones alineándose con los narcotraficantes, lo cual impulsó la expansión a nivel nacional y el dominio sobre las insurgencias rivales. Cuando las FARC firmaron el acuerdo de paz, el grupo había ganado el control de gran parte de la cadena de suministro de cocaína en Colombia. Financiaba las compras de tierras y de semillas para cultivar coca —materia prima de la cocaína— por parte de los agricultores; aseguraba las rutas de tránsito y hacía tratos con las mafias mexicanas, sus principales clientes.

Mientras tanto, el ELN permaneció concentrado principalmente en las provincias nororientales de Arauca y el departamento Norte de Santander, donde hostigaba y extorsionaba a las compañías petroleras, especialmente a Ecopetrol, controlada por el estado y propietaria de las redes de oleoductos y gasoductos del país. Inicialmente, el grupo ganó influencia apoyando huelgas de trabajadores en la gigante refinería de petróleo Barrancabermeja.

¿Cómo ha afectado el acuerdo de paz de las FARC al ELN?

Desde que se desmovilizaron las FARC, el ELN intentó llenar el vacío en el negocio del narcotráfico, convirtiéndose en un actor activo en la provincia sureña de Nariño, una zona privilegiada de cultivo, procesamiento y tránsito de cocaína. Pero la competencia es intensa, y las pandillas, las mafias mexicanas y otros grupos rebeldes pelean por el lucrativo mercado de la cocaína.

Al igual que las FARC, el ELN usa a Venezuela como santuario, y se cree que sus miembros reciben tratamiento médico apoyados por el gobierno socialista de esa nación.

¿Quién es el líder del ELN?

Después de que los hermanos Vásquez Castaño fueran asesinados por el ejército, en 1973, asumió la dirección el sacerdote español Manuel Pérez Martínez, alias Poliarco, quien murió en 1998 de hepatitis.

Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, de 68 años, asumió el poder luego del deceso de Pérez Martínez, asistido por otros cuatro líderes de bloque en el Comando Central, y sigue siendo el jefe máximo hasta hoy. El gobierno de Duque solicitó recientemente al gobierno cubano el arresto y la extradición de Gabino por cargos de terrorismo.

¿Por qué ocurren los ataques con bombas y los secuestros, y cuántos ha habido?

El ELN usa bombardeos, secuestros y la amenaza de tales ataques para presionar a las petroleras a pagarles extorsiones. El ELN considera que todos los sitios de perforación petrolera e infraestructura son objetivos militares. En 2018, el grupo fue responsable de 108 ataques con bombas, frente a los 63 registrados en 2017, precisó Hernández, citando estadísticas policiales. En cuanto a los secuestros, los rebeldes fueron acusados de 25 en 2018, en comparación con los 20 del año anterior, indicó.

Se piensa que el ELN fue responsable de los asesinatos de varios líderes comunitarios, en lugares donde los residentes se resistían a sus intentos de extorsionar o imponerse a los gobiernos locales, agregó Hernández. Los rebeldes también son sospechosos de los asesinatos en venganza, en 2018, de varios combatientes desmovilizados de las FARC.

¿Por qué fracasaron las negociaciones de paz hasta ahora?

Advertisement

En septiembre de 2015, luego de alcanzar un acuerdo de paz provisional con las FARC, Santos anunció que estaba en conversaciones exploratorias con el ELN y que las negociaciones formales comenzarían en 2016, en Quito, Ecuador. Pero una disputa sobre el secuestro de un excongresista forzó un aplazamiento hasta febrero de 2017.

Las dos partes a fines de 2017 anunciaron un alto el fuego de 90 días, que finalizaría en enero de 2018. Sin embargo, la tregua no se renovó, ya que el gobierno acusó a los rebeldes de mala fe por atacar instalaciones de la policía y el ejército.

Las conversaciones quedaron estancadas cuando Ecuador se retiró como anfitrión, después de que tres periodistas ecuatorianos fueran secuestrados y asesinados durante un viaje de prensa a la frontera común. La base de negociaciones fue luego transferida a La Habana, donde se reportaron pocos avances antes de que Santos dejara el cargo, en agosto.

¿Cuáles son las posibilidades de reiniciar las negociaciones?

Por el momento, no muchas. Duque no ha suavizado su postura sobre las condiciones previas para las negociaciones. El ELN recientemente declaró un cese al fuego unilateral de 10 días durante la temporada navideña, pero se negó a cumplir con las condiciones del mandatario.

Según Felbab-Brown, el ELN parece enfrentar algunos problemas organizacionales que podrían interferir con las negociaciones.

En las últimas semanas, dijo, "ha habido desarrollos interesantes, cuando el ELN envió un mensaje a través del Vaticano, anunciando que querían negociar. Pero la estructura de liderazgo está mucho más dispersa que la de las FARC, y no está claro quiénes serían los negociadores y si podrían persuadir a los comandantes de nivel medio para sumarse".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement