Advertisement

Enfrentan amenazas sacerdotes nicaragüenses que condenan la represión gubernamental

Enfrentan amenazas sacerdotes nicaragüenses que condenan la represión gubernamental
La Iglesia Católica Romana de Nicaragua defendió a los estudiantes contra la represión gubernamental durante las protestas del año pasado. Amigos y familiares llevan un ataúd con el cuerpo de un estudiante que recibió un disparo durante los enfrentamientos con la policía en una iglesia en Managua en julio de 2018. (Inti Ocon / AFP / Getty Images). (Getty Images)

Durante meses, el padre José Alberto Idiáquez ha recibido amenazas en Twitter, en WhatsApp y en llamadas telefónicas. Los agresores dicen que la universidad jesuita que dirige en la capital de Nicaragua apoya un golpe de estado contra el gobierno y que ha estado incitando a sus estudiantes a protestar.

En un día cualquiera, docenas, y en ocasiones cientos, de policías armados y paramilitares rodean a la Universidad Centroamericana en Managua. Han sido desplegados para intimidarlo a él y a otros, dijo Idiáquez, el rector.

Advertisement

Idiáquez ha condenado enérgicamente desde hace mucho tiempo la violenta represión del presidente Daniel Ortega contra un levantamiento civil que comenzó en abril pasado y ha provocado más de 300 muertos y 2.000 heridos principalmente a manos de la policía nacional y los paramilitares, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Muchos de los estudiantes de Idiáquez son activistas de la oposición, y él mismo participó en las marchas y ofreció el campus como refugio para aquellos que huyen de los disparos.

"Cuando los ves matando personas, tienes la obligación de proteger a alguien que está indefenso", dijo en una entrevista telefónica.

Advertisement

Como resultado, ahora él mismo es un objetivo.

Desde que comenzaron las protestas, la Iglesia Católica Romana y los sacerdotes en la nación centroamericana de 6 millones de personas han condenado el exceso de fuerza del gobierno, han albergado a manifestantes y mediado en los intentos de diálogo. En consecuencia, algunos han sufrido ataques físicos y han huido del país o han enfrentado amenazas o campañas de difamación.

Las manifestaciones que inicialmente fueron provocadas por cambios en el sistema de seguridad social que aumentarían los impuestos, rápidamente se convirtieron en demandas por la renuncia de Ortega y por reformas políticas generales. En reacción, el gobierno reprimió con fuerza la disidencia y prohibió las protestas públicas. Más de 600 personas, consideradas presos políticos por la oposición, se encuentran actualmente detenidas, según la CIDH.

Ortega ha dicho que los grupos de derechos humanos de la oposición han reportado un número aumentado de muertes. Y en una entrevista con Fox News en julio pasado, Ortega culpó de la violencia a los grupos paramilitares organizados por personas que se oponen al gobierno. Él negó cualquier persecución a los sacerdotes, diciendo: "No hay un sólo sacerdote que pueda afirmar que ha sido atacado por el gobierno".

Advertisement

La violencia ha disminuido desde el verano, pero los arrestos continúan. El 20 de marzo, el gobierno acordó liberar a todos aquellos que habían sido encarcelados en un periodo de 90 días como condición previa para renovar las negociaciones con la Alianza Cívica, una coalición que representa a la oposición.

El emisario papal Waldemar Sommertag responde preguntas en una conferencia de prensa en febrero pasado con el cardenal Leopoldo Brenes (segundo desde la izquierda), arzobispo de Managua. (Alfredo Zuniga / Associated Press)
El emisario papal Waldemar Sommertag responde preguntas en una conferencia de prensa en febrero pasado con el cardenal Leopoldo Brenes (segundo desde la izquierda), arzobispo de Managua. (Alfredo Zuniga / Associated Press) (Associated Press)

En un país predominantemente católico, muchos consideran que la iglesia es la única institución legítima que puede intervenir con el gobierno de Ortega, ya que ha suprimido a los partidos políticos, encarcelado a periodistas y obligado a los grupos de derechos humanos a exiliarse.

Mientras que en marzo pasado la iglesia rechazó una invitación para unirse a las negociaciones políticas, los sacerdotes han seguido declarando y se han enfrentado a una reacción violenta. El obispo Abelardo Mata, secretario general de la Conferencia de Obispos Católicos Romanos en Nicaragua, dijo que los obispos han sido denigrados y calumniados por parte de partidarios del gobierno.

"Ha habido un fuerte ataque moral contra los obispos y sacerdotes que se han distinguido por defender los derechos humanos, acusándonos de intentar un golpe cuando nuestro objetivo es pedirle al presidente que respete las condiciones del diálogo", dijo el obispo, quien en julio pasado fue tiroteado por paramilitares mientras viajaba en un automóvil, según informes de noticias locales.

El liderazgo de la iglesia se ha alternado históricamente entre apoyar y oponerse al gobierno sandinista de izquierda, que llegó al poder en un levantamiento de 1979 que derrocó al dictador de Nicaragua Anastasio Somoza, apoyado por Estados Unidos.

En 2005, el cardenal Miguel Obando y Bravo, un destacado crítico del gobierno sandinista después de la revolución, ofició el matrimonio de Ortega y su esposa (la vicepresidente del país). Esta reconciliación jugó un papel importante en la reelección de Ortega el próximo año después de 16 años fuera del cargo, dijo Karen Kampwirth, experta en América Latina en el Knox College. Ortega también respaldó una prohibición del aborto para ganar el apoyo de la iglesia antes de la elección.

En 2014, la asamblea nacional votó a favor de eliminar los límites del mandato presidencial. Ese año, la Conferencia de Obispos envió una carta a Ortega, criticando a su gobierno por violar los derechos de los pueblos indígenas, reprimiendo la libertad de expresión y utilizando la fuerza contra los manifestantes.

"Han utilizado lenguaje religioso y han tratado de infiltrarse en las parroquias con el pretexto de que son personas amorosas", dijo Mata. "Dieron dinero para apoyar los festivales para los santos patronos, pero su objetivo era otro: tratar de obtener partidarios en la iglesia para el régimen".

Advertisement
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, encabezaron un mitin en Managua en septiembre de 2018. Ortega sofocó con fuerza las protestas del año pasado y prohibió las manifestaciones de la oposición. (Alfredo Zuniga / Associated Press)
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, encabezaron un mitin en Managua en septiembre de 2018. Ortega sofocó con fuerza las protestas del año pasado y prohibió las manifestaciones de la oposición. (Alfredo Zuniga / Associated Press) (Associated Press)

Cuando estalló la violencia en abril pasado, la iglesia condenó al gobierno y presionó para mediar en las conversaciones con la oposición. En una carta del mes de julio, la Conferencia de Obispos dijo que el gobierno carecía de voluntad política para un diálogo sincero y escribió que la misión pastoral de la iglesia "no contradice nuestro papel como mediadores y testigos, ya que buscamos la paz y la justicia como [todos] los nicaragüenses".

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, negó las acusaciones de que la iglesia había respaldado un golpe de estado y la afirmación de Ortega de que algunas iglesias habían albergado a manifestantes armados.

"La crisis fue tan abrupta, inesperada y violenta que puso a los obispos en una situación mucho más delicada", dijo Félix Maradiaga, un académico y activista de la oposición que vive en el exilio. "La ausencia de partidos políticos de oposición obligó a la iglesia a dar un paso al frente para llenar ese vacío siendo la fuerza que le dijo al gobierno que pusiera fin a las violaciones de derechos humanos".

Cuando las protestas dirigidas por estudiantes comenzaron el 18 de abril, la universidad jesuita de Idiáquez fue una de las primeras en ser atacada. Los jóvenes sandinistas llegaron en autobuses y destruyeron la entrada principal de la escuela con palos y piedras, dijo Idiáquez. El 30 de mayo, Idiaquez abrió la escuela a miles de personas cuando las fuerzas progubernamentales reprimieron una marcha en apoyo a las madres de las víctimas.

El gobierno de Ortega, dijo, ha reducido su financiamiento para los estudiantes que reciben becas financieras, una pérdida de $2.5 millones, y se ha negado a permitir que los productos importados para la escuela pasen por la aduana.

"Nos castigan por todos lados", dijo.

Advertisement

Los pastores evangélicos han denunciado la represión y también han enfrentado la intimidación. Tanya Mroczek-Amador comenzó una misión en 2000 en una zona rural de Matagalpa, donde trabajó con unas 100 iglesias. Luego de que los líderes de la iglesia participaron en marchas, dijo, se enfrentaron a amenazas de partidarios sandinistas y sus pozos fueron envenenados o sus animales fueron robados o sacrificados.

"De repente, las iglesias evangélicas se quedaron en completo en silencio", dijo, y agregó que ahora, la mayoría de los pastores de esa área están escondidos.

Si bien la Iglesia católica se opone firmemente al aborto, eso no ha impedido su legitimidad como mediador a los ojos de muchos activistas de derechos humanos, incluidos los del movimiento de mujeres de Nicaragua que criticaron ferozmente la postura del aborto, dijo Manuel Orozco, un experto en América Central en el Distrito de Columbia. Grupo de expertos del Diálogo Interamericano.

"Simplemente estás entrando en una batalla que es mucho más grande, es decir, el futuro del país en términos de la democracia", dijo.

Violeta Granera, destacada activista de la oposición, estuvo de acuerdo.

"Han arriesgado sus vidas para estar del lado de los nicaragüenses", dijo. "Eso le ha dado un reconocimiento que va más allá de las diferencias entre las posiciones de la iglesia y algunos sectores".

Un manifestante enmascarado con una bandera nicaragüense y un cartel que dice en español: "No más muertes", protesta contra la represión gubernamental en abril de 2018 en Managua. (Alfredo Zuniga / Associated Press).
Un manifestante enmascarado con una bandera nicaragüense y un cartel que dice en español: "No más muertes", protesta contra la represión gubernamental en abril de 2018 en Managua. (Alfredo Zuniga / Associated Press). (Associated Press)

La Organización de los Estados Americanos y el Vaticano ayudaron a facilitar el acuerdo para liberar a los presos políticos. Muchos de los que experimentaron la violencia de primera mano, como el padre Edwin Román Calderón, sacerdote de la iglesia de San Miguel en Masaya, esperan que este tipo de presión internacional impulse las conversaciones.

Durante varios meses del verano pasado, Calderón convirtió su rectoría en un refugio médico. Dice que a menudo se despertaba con el sonido de disparos y salía corriendo para llevar a los manifestantes heridos a su iglesia.

Su casa se convirtió en una morgue. Los médicos y estudiantes voluntarios de medicina dormían en el suelo y Calderón a menudo pasaba días sin dormir ni ducharse. La iglesia también se convirtió en un lugar para que las madres denunciaran las desapariciones de sus hijos.

Calderón dice que no se dejará intimidar.

"Al contrario", dijo, "me ha llenado de más coraje y más obligación con la gente. No me considero sólo un sacerdote para decir misa, más bien, estoy inmerso en una realidad".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement