Advertisement

Juan Guaidó renueva el llamado a militares para que se levanten contra Maduro

Security forces fire tear gas as tension escalates in Caracas.

La crisis política en Venezuela se profundizó el pasado martes cuando el líder opositor Juan Guaidó, respaldado por Estados Unidos, hizo un nuevo llamado a los militares para que cambien de bando y miles de manifestantes salieron a las calles exigiendo la destitución del presidente Nicolás Maduro.

A lo largo del día, los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad del gobierno golpearon a Caracas, donde se escucharon disparos de armas de fuego y gases lacrimógenos sobre partes de la capital.

Advertisement

Guaidó, que se declaró presidente interino meses antes, se paró en una autopista cerca de la base principal de la fuerza aérea de Caracas y llamó a las fuerzas armadas a abandonar a Maduro. Guaidó estuvo acompañado por personal militar uniformado que portaba brazaletes azules para identificarse como leales a Guaidó.

La protesta, que Guaidó  apodó "Operación Libertad", cerró una autopista clave el día antes de las protestas planeadas contra Maduro en todo el país.

Advertisement

Más tarde, sobre una camioneta en la Plaza Francia en el distrito de Altamira de la capital, Guaidó blandió un par de megáfonos y dijo: "Hoy está claro que las fuerzas armadas están con el pueblo y no con el dictador!".

Declaró la "fase final" del esfuerzo de años de la oposición para derrocar a Maduro, quien ha servido como presidente desde que sucedió al difunto Hugo Chávez en 2013.

Pero el pasado martes por la noche, Maduro todavía se encontraba en funciones.

Apareció en la televisión estatal y reiteró su posición de que los sucesos del día equivalían a un golpe de estado contra su gobierno instigado por Estados Unidos.

Advertisement

Maduro declaró a primera hora en Twitter, que había hablado con líderes militares de todo el país, que juraron su "lealtad total al pueblo" y a la Constitución. "Hago un llamado a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la paz", dijo. "¡Venceremos!", añadió, usando un popular canto revolucionario.

Sus partidarios se manifestaron frente al complejo presidencial de Miraflores en Caracas y denunciaron a Guaidó y a sus partidarios como "traidores" y prometieron que el gobierno no caería.

A última hora del martes, Guaidó reiteró su llamado a los venezolanos para que salgan a las calles. En una breve declaración en vídeo publicada en los medios de comunicación social, pidió un día de protesta nacional este miércoles. Dijo que los acontecimientos del pasado martes demostraron la falta de apoyo de Maduro entre los militares y que la destitución del líder socialista era inevitable.

Venezuela ha sido sacudida por años de agitación política y caos económico, y en enero, Guaidó, de 35 años, se declaró presidente interino, diciendo que la reelección de Maduro en 2018 era ilegítima. Recibió un amplio apoyo internacional.

En Washington, la administración Trump apoyó a la oposición, presentando las protestas como un esfuerzo para restaurar la democracia, y no como un golpe, como el gobierno de Maduro lo ha llamado. Los funcionarios norteamericanos hablaron de una profunda división dentro del gobierno de Maduro, pero algunos expertos pusieron en duda algunas esas afirmaciones.

El secretario de Estado, Michael R. Pompeo, dijo el pasado martes que Maduro había estado planeando dejar Venezuela, pero que fue disuadido por Rusia.

"Tenía un avión en la pista, estaba listo para partir esa mañana, pero los rusos le indicaron que debía quedarse", dijo Pompeo a CNN.

"Se dirigía a La Habana", dijo Pompeo, pero no proporcionó la fuente detrás de su afirmación.

Advertisement

María Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, negó en CNN que Rusia hubiera persuadido a Maduro para que permaneciera en Venezuela. Maduro, en un video, se burló de la afirmación de Pompeo.

El asesor de seguridad nacional del presidente Trump, John Bolton, dijo que figuras clave en Venezuela le habían dicho a la oposición que Maduro tenía que irse. Dijo que entre ellos se encontraban el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; Maikel Moreno, presidente de la Corte Suprema  e Iván Rafael Hernández Dala, comandante de la guardia presidencial de Maduro.

"Todavía es muy importante que las figuras clave del régimen que han estado hablando con la oposición cumplan con sus compromisos y apoyen a Guaidó", dijo Bolton a los periodistas fuera de la Casa Blanca. No proporcionó ninguna prueba de su afirmación de que los militares y funcionarios más cercanos a Maduro se habían vuelto en su contra.

A Juan Guaidó, en el centro, se le unen en Caracas soldados que respondieron  a su llamado a un levantamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro. (Fernando Llano / Associated Press)
A Juan Guaidó, en el centro, se le unen en Caracas soldados que respondieron  a su llamado a un levantamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro. (Fernando Llano / Associated Press) (Associated Press)

A primeras horas del día, Padrino, el ministro de Defensa, salió en la televisión estatal en nombre del gobierno de Maduro. Dijo que un "grupo muy pequeño de soldados y oficiales de policía" se había apoderado de vehículos y armas del gobierno en Caracas; lo llamó un intento de golpe de estado y dijo que los soldados habían sido "engañados".

"Este violento atentado contra la paz ha sido derrotado", dijo Padrino.

Poco después de la declaración de Bolton, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que los altos funcionarios de los que hablaba Bolton no habían cumplido con sus compromisos de "restaurar el orden constitucional".

Abrams ignoró las sugerencias de que, al nombrar públicamente a los tres altos funcionarios venezolanos, las autoridades de Estados Unidos los estaban poniendo en peligro. Dijo que las supuestas negociaciones entre los representantes de Guaidó y los hombres -que durante mucho tiempo se consideraron leales a Maduro- incluían disposiciones para mantener sus posiciones actuales, presumiblemente en un gobierno post-Maduro. Abrams dijo que Estados Unidos no participó en las conversaciones. La situación en Venezuela, dijo, "sigue siendo confusa".

Geoff Ramsey, experto en Venezuela de la Oficina en Washington para América Latina, dijo que tenía dudas sobre la posibilidad de que Padrino y los demás funcionarios se pusieran a favor de Guaidó, señalando que se trata de funcionarios con profundos vínculos con el gobierno de Maduro. Padrino, especialmente, ha sido considerado  totalmente leal a Maduro.

"Creo que es una táctica [de los funcionarios estadounidenses] para infundir miedo y división dentro del régimen", dijo Ramsey, y agregó que eso afectaría la paranoia de Maduro, convenciéndolo de que su círculo se está "reduciendo a cada minuto".

En el este de Caracas, un bastión de la oposición, los manifestantes lanzaban piedras y cócteles molotov contra las fuerzas de seguridad, que respondían desde vehículos blindados con disparos de gas lacrimógeno y ráfagas de cañones de agua.

El video de un sitio de protesta en el área mostraba un vehículo blindado lanzándose contra una multitud de manifestantes, quienes luego parecieron atacar el vehículo con un cóctel Molotov. Los videos en Twitter también parecían mostrar a los manifestantes rompiendo una valla en la base de la Fuerza Aérea.

Unos 70 civiles resultaron heridos durante los enfrentamientos del día, pero ninguno murió, según una clínica en el este de Caracas. Cinco militares resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, según Maduro, quien acusó a la oposición de usar armas, entre ellas cuatro ametralladoras, durante la protesta. Unos 80 manifestantes fueron detenidos en todo el país, según Foro Penal, una organización sin fines de lucro que realiza un seguimiento de las detenciones con motivos políticos.

El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, habla con periodistas después de haber sido liberado de su detención domiciliaria en Caracas. (Rayner Pena / EPA/Shutterstock)
El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, habla con periodistas después de haber sido liberado de su detención domiciliaria en Caracas. (Rayner Pena / EPA/Shutterstock) (Los Angeles Times)

Junto a Guaidó apareció el pasado martes su patrocinador político, Leopoldo López, quien dijo que había sido liberado de la detención domiciliaria por parte de oficiales militares leales a Guaidó.

Advertisement

López, fundador del partido Voluntad Popular de Venezuela, del que Guaidó es miembro, llamó a todos los venezolanos a "salir a las calles" contra Maduro.

Más tarde, López, su esposa e hija fueron recibidos como "invitados" en la misión diplomática chilena en Caracas, y luego trasladados a la Embajada de España. El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, tuiteó que son descendientes de españoles y agregó: "Esta es una decisión personal, considerando que nuestra embajada ya tenía invitados".

@NicolasMaduro

¡Nervios de Acero! He conversado con los Comandantes de todas las REDI y ZODI del país, quienes me han manifestado su total lealtad al Pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!.

En medio de los rápidos acontecimientos, el general de división Jesús Rafael Suárez Chourio, jefe del ejército venezolano, emitió un mensaje de Twitter en la madrugada del pasado martes declarando su "absoluta lealtad" a Maduro, que también es el comandante en jefe del ejército. "No pueden dividir a nuestro pueblo con engaños para cumplir con intereses antipatrióticos", tuiteó el general. "El imperialismo norteamericano nunca nos vencerá".

Guaidó ha instado anteriormente a los militares a abandonar a Maduro, y se ha informado de que más de 1.000 soldados y miembros de la guardia nacional han solicitado asilo en Colombia. Pero la eficacia de este último llamamiento a abandonar a Maduro sigue siendo incierta.

El gobierno de Trump, el mayor patrocinador de Guaidó, ha impuesto numerosas sanciones económicas contra Maduro, miembros de su gobierno y de su círculo íntimo, y fuentes de ingresos cruciales como las industrias de exportación de petróleo y oro.

Trump comentó varias veces en Twitter sobre la situación en Venezuela, en un momento dado apuntó a Cuba, que ha sido uno de los principales partidarios del gobierno de Maduro.

"Si las tropas y milicias cubanas no cesan inmediatamente las operaciones militares y de otro tipo con el propósito de causar la muerte y la destrucción de la Constitución de Venezuela, se impondrá un embargo total y completo, junto con las sanciones de más alto nivel, contra la isla de Cuba", escribió Trump. "¡Espero que todos los soldados cubanos regresen a su isla rápida y pacíficamente!".

En Washington, Carlos Vecchio, a quien Guaidó designó como su representante en Estados Unidos, dijo a los periodistas: "Este es el principio del fin".

Vecchio llamó a los venezolanos a llenar las calles y pidió a los militares que se unieran a "este inevitable proceso de cambio", y luego se dirigió a Maduro: "Ha llegado el momento de dejar el poder; es hora de que tu ambición deje de llevar a Venezuela a más sufrimiento".

El presidente colombiano, Iván Duque, reiteró el llamado de Guaidó a los militares venezolanos para que abandonen a Maduro. Mientras tanto, el presidente boliviano Evo Moráles expresó su apoyo a Maduro.

Duque ha liderado a varias naciones sudamericanas en su llamado a que Maduro se retire. Colombia ha recibido un estimado de 1.2 millones de inmigrantes venezolanos en los últimos años, la mayor parte entre las naciones receptoras de los 4 millones de venezolanos que han huido de su país desde que Chávez tomó el poder en 1999.

Los corresponsales especiales Mogollon y Kraul informaron desde Caracas y Bogotá, Colombia, respectivamente. Los escritores del Times McDonnell y Wilkinson informaron desde la Ciudad de México y Washington, respectivamente. La corresponsal especial Cecilia Sánchez en la Ciudad de México contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement