Advertisement

Rusia busca ratificar el acuerdo climático de París mientras Estados Unidos se desmarca

Rusia busca ratificar el acuerdo climático de París mientras Estados Unidos se desmarca
En esta imagen tomada de un video, un oso polar y sus cachorros cruzan el patio de un complejo residencial el 11 de febrero en la región rusa de Novaya Zemlya, que se ha visto invadida por osos que buscan comida. (@muah_irinaelis) (Los Angeles Times)

Rusia, el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, está acercándose cada vez más a ratificar el acuerdo climático de París para finales de 2019, colocando a Moscú en otra posición para llenar el vacío dejado por el retiro de Estados Unidos.

El principal asesor climático del presidente ruso, Vladimir Putin, Ruslan Edelgeriev, planea entregarle al líder un informe para fines de febrero que describa los pros y los contras de la ratificación, según el sitio web del Kremlin. Putin luego podría presentar la legislación de ratificación al parlamento ruso para que sea aprobada a tiempo para la próxima convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, prevista para finales de 2019.

Advertisement

Rusia es uno de los 197 países que han firmado el acuerdo de París 2016, cuyo objetivo es limitar el calentamiento global a no más de 2 grados centígrados (3.6 grados Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales. Un aumento de alrededor de 1.4 grados Fahrenheit ya ha ocurrido. Pero Rusia es una de las 13 naciones que nunca ratificó formalmente el documento, lo que significa que no está comprometido a cumplir con los protocolos del marco para reducir los gases de efecto invernadero que causan un aumento de la temperatura global.

En 2018, un informe alarmante del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, una agrupación de los principales científicos del clima del mundo, advirtió que el planeta enfrentará graves impactos incluso con un aumento de 1.5 grados Celsius. El panel instó a los miembros firmantes del acuerdo de París a ajustar sus planes nacionales de reducción de carbono en consecuencia. Pero Rusia, junto con EE.UU., Arabia Saudita y Kuwait, bloqueó la aprobación del informe. Ellos querían que el documento de la conferencia solo "notara" el estudio.

Advertisement

A pesar de su vacilación sobre los problemas climáticos, Rusia ha insinuado antes la ratificación del acuerdo de París. Los expertos creen que ahora Moscú puede unirse plenamente al pacto en su propio interés.

Grupo empresarial presiona por la ratificación

En enero, el grupo empresarial más grande de Rusia se esforzó por respaldar la ratificación, dando un nuevo impulso a su aprobación.

La poderosa Unión Rusa de Industriales y Empresarios dijo que sus miembros apoyaban la ratificación, citando preocupaciones sobre las restricciones económicas y la competitividad, según el diario ruso Kommersant, que obtuvo una copia de la carta enviada a varios ministerios.

Advertisement

Ratificar el acuerdo es bueno para los negocios, y probablemente esa sea la razón por la cual el sindicato se ha manifestado ahora en apoyo de la ratificación, dijo Oldag Caspar, de Germanwatch, un grupo de expertos sobre políticas ambientales en Berlín.

Las empresas rusas y las principales empresas estatales temen quedarse atrás en el impulso mundial para desarrollar tecnología de energía verde, explicó Caspar. La ratificación del acuerdo de París crea un marco para que "las partes más progresistas del gobierno ruso apoyen las iniciativas para una economía rusa más innovadora".

Las empresas rusas también reconocen que los futuros acuerdos comerciales con la Unión Europea (UE) podrían estar en peligro sin una ratificación. La Comisión Europea ha dicho que prefiere tratar con los países que respaldan el acuerdo de París. Un acuerdo de 2017 entre Japón y la UE se refirió específicamente a la implementación del acuerdo sobre el clima.

Llenando el vacío dejado por los Estados Unidos

Rusia continúa desafiando el dominio de Estados Unidos en el escenario mundial.

El presidente Trump anunció en junio de 2017 que planeaba retirar a Estados Unidos del acuerdo de París.

El presidente Obama defendió el pacto histórico en la conferencia sobre el cambio climático de EE.UU. en 2015, donde EE.UU. y China, los dos mayores emisores de carbono del mundo, se convirtieron en los líderes para impulsar la participación mundial.

Trump dijo que los compromisos del acuerdo para eliminar las emisiones de carbono socavaron la economía de Estados Unidos y pusieron a sus negocios en desventaja.

Advertisement

Estados Unidos no puede abandonar oficialmente el pacto hasta noviembre de 2020, pero los expertos dicen que el papel de liderazgo de la nación en temas de cambio climático ha disminuido desde el anuncio, dejando un vacío durante las conferencias ambientales posteriores.

"Si Rusia se une de hecho al acuerdo de París, arroja una luz aún más dura sobre la decisión de Trump de retirarse del acuerdo", dijo David Waskow, director de la Iniciativa Internacional sobre el Clima del Instituto de Recursos Mundiales. "Esto dejará a EE.UU. muy aislado".

Moscú ha tratado de insertarse en otras áreas donde el liderazgo de Estados Unidos se ha retirado, incluso en Siria, donde Rusia se ha convertido en el principal agente de poder en la guerra civil en curso de ese país.

Trump se ha comprometido a traer a las tropas estadounidenses a casa desde Siria, donde están apoyando la lucha contra el Estado Islámico y respaldando a ciertos grupos rebeldes que luchan contra las fuerzas del presidente sirio Bashar Assad.

En otro juego de poder geopolítico, Moscú organizó una segunda ronda de conversaciones sobre el futuro político de Afganistán entre los talibanes y los líderes de varias facciones políticas afganas. Esto siguió al anuncio de Trump de que planeaba retirar a las tropas estadounidenses de Afganistán después de una guerra de 17 años.

Los pasos de Rusia hacia la ratificación se producen cuando las imágenes de docenas de osos polares que descienden en una de sus islas árticas remotas en busca de alimento se han vuelto virales.

Se ha visto a los osos vagando en los basureros y en los edificios de apartamentos, en un momento dado, caminando en el carrito de un niño en un pasillo residencial. Las autoridades de la región de Novaya Zemlya declararon un estado de emergencia por los osos.

Los científicos dijeron que una combinación de adelgazamiento del hielo ártico relacionado con el cambio climático y el atractivo de los basureros abiertos atrajo al grupo de unos 50 osos polares al pequeño archipiélago ruso.

Los jóvenes trabajadores ven el futuro en energía verde

Un cambio generacional en muchas de las grandes empresas estatales rusas ha creado un impulso para cambiar a la tecnología de energía renovable, afirmó Angelina Davydova, directora de la Oficina de Información Ambiental, un grupo de políticas ambientales no gubernamentales en Rusia.

"Muchas personas más jóvenes que trabajan en las grandes empresas estatales han recibido capacitación en el extranjero y han visto lo que es posible", dijo Davydova.

Rusia ha considerado a China como un modelo a seguir para desarrollar su economía, y esa nación ha estado desarrollando tecnología de energía renovable, explicó Davydova. El gobierno ruso no quiere perderse ninguna oportunidad de mercado, agregó.

"Rusia se ve a sí misma como una superpotencia energética, pero más personas están viendo que la energía no es solo petróleo, gas y carbón", dijo. "Más y más personas en el gobierno y en las industrias estatales ahora tienen el entendimiento de que hay un futuro en las energías renovables".

Advertisement

La Asociación de Clima de Rusia, una coalición de compañías rusas que cabildean para la ratificación, recibió con satisfacción el apoyo de la Unión Rusa de Industriales y Empresarios, que se considera el grupo empresarial más poderoso del país.

"La ratificación es un fuerte impulso para las iniciativas ecológicas en Rusia, y una base importante para el desarrollo económico", dijo la Asociación Climática de Rusia en un comunicado. "Este paso permite que nuestro país se una a los esfuerzos mundiales para luchar contra los cambios ambientales dañinos".

Cuando Rusia ratifique el acuerdo de París, todavía tendrá una gran batalla por delante para adoptar una política nacional de regulación del carbono. Según el acuerdo, cada miembro crea sus propios objetivos para reducir las emisiones de carbono.

"La pregunta es si Rusia irá más lejos y garantizará que sus emisiones no sigan aumentando, sino que aumenten y comiencen a disminuir", dijo Waskow. "Lo que haga Rusia tendrá consecuencias realmente sustanciales en el mundo".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement