Advertisement

Tenso enfrentamiento entre Washington y Caracas después de que Trump reconociera al nuevo presidente. Proponen diálogo

La administración Trump y el acosado gobierno de Venezuela se dirigieron el jueves a un enfrentamiento potencialmente peligroso después de que el presidente Nicolás Maduro ordenara a los diplomáticos estadounidenses que salieran del país y Washington se negara a obedecer, diciendo que se quedarían en el país.

El presidente Trump reconoció el miércoles al principal enemigo político de Maduro, Juan Guaidó, como el presidente legítimo, luego de que decenas de miles de venezolanos salieron a las calles para protestar contra el gobierno de Maduro.

Advertisement

La decisión de Trump fue apoyada rápidamente por la mayoría de los países del hemisferio, incluyendo Canadá, Brasil y Colombia, pero no México.

El secretario de Estado Michael R. Pompeo tenía previsto hablar en una sesión especial de la Organización de los Estados Americanos en Washington a las 11 a.m. EST el jueves. Se esperaba que recriminara aún más a Maduro y a su corrupto gobierno socialista e intentara ampliar una coalición para acelerar su expulsión.

Advertisement

Es probable que la sesión conlleve sus propias tensiones. Los representantes de Maduro intentarán sentarse en la sesión de la OEA, y no está claro cómo responderá México, que a menudo asume un papel de mediador.

El aislamiento internacional de Venezuela ha sido clave para presionar al gobierno de Maduro, pero no ha logrado provocar un cambio significativo en sus políticas izquierdistas o una dura represión de la disidencia civil.

Un factor decisivo será si los militares venezolanos deciden intervenir.

Hasta ahora, las fuerzas armadas han permanecido leales a Maduro. Los oficiales estadounidenses esperan que la lealtad del ejército comience a quebrarse a medida que se extiendan las protestas populares. Maduro parece estar cada vez más aislado.

Advertisement

El enfrentamiento diplomático con Washington representa un punto de inflexión sumamente volátil, aunque no hay señales de que Trump planee enviar tropas estadounidenses, como lo hicieron los presidentes de Estados Unidos en América Latina hace décadas.

Maduro cortó relaciones diplomáticas con Estados Unidos y ordenó a los diplomáticos estadounidenses que salieran del país el miércoles. Pompeo dijo que el gobierno de Estados Unidos sólo reconoce a Guaidó, quien quiere fortalecer los lazos con Estados Unidos.

"Podría ser una situación muy peligrosa", dijo Benjamin Gedan, experto en América del Sur en el grupo de expertos no partidista del Wilson Center en Washington.

Rusia, China y Turquía criticaron duramente las acciones de la administración Trump, diciendo que era otro intento de Estados Unidos de interferir en la política interna de otro país.

Proponen diálogo

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, aceptó la propuesta México y Uruguay para propiciar un diálogo que permita tratar la situación política que se vive en el país centroamericano.

"Yo estoy dispuesto a dialogar […] estoy de acuerdo y listo con una iniciativa diplomática para el diálogo, el entendimiento y el acuerdo", dejó en claro Maduro Moros durante la apertura del año judicial, en la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en Caracas.

México y Uruguay divulgaron una nota conjunta el miércoles en el que pidieron a "las partes involucradas (…) reducir las tensiones y evitar una escalada de violencia", sin hacer reconocimientos políticos. También llamaron a "un nuevo proceso de negociación incluyente y creíble, con pleno respeto al estado de derecho y los derechos humanos".

Advertisement
Advertisement
Advertisement