Share
Internacional

Termina entre escombros y destrucción el califato del Estado Islámico

islamico1

Soldados de las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por los kurdos y respaldados por Estados Unidos, asisten a una ceremonia para celebrar la victoria sobre el Estado Islámico el 23 de marzo en la aldea siria de Baghouz. (Giuseppe Cacace / AFP / Getty Images).

(Getty Images)

Los militantes del Estado Islámico creían que conquistarían Roma, París y Washington. Intentaron romper las fronteras centenarias que definían el Medio Oriente y crear un proyecto cuyo eslogan central era “Duradero y en expansión”.

En cambio, la culminación de esa visión se produjo en una aldea devastada en la frontera de Siria con Irak el pasado sábado. Allí, milicianos sirios y árabes respaldados por Estados Unidos perforaron la última franja de territorio del Estado Islámico en la aldea siria oriental de Baghouz, marcando el final de la batalla de casi cinco años para destruir el califato.

“Las Fuerzas Democráticas de Siria declaran la eliminación total del llamado califato y la derrota territorial de 100% de ISIS. En este día único, conmemoramos a miles de mártires cuyos esfuerzos hicieron posible la victoria”, tuiteó Mustafa Bali, portavoz de los milicianos conocidos colectivamente como las Fuerzas Democráticas de Siria o SDF.

El Estado Islámico también se conoce como ISIS.

Anuncio

“Renovamos el pacto para continuar la guerra y perseguir a sus restos hasta que queden totalmente destruidos”, comunicaron en otro tuit.

Activistas y locales kurdos publicaron videos, el pasado sábado, del desfile de la victoria de la SDF. Una banda de música vestida de rojo tocaba una melodía marcial en medio de una multitud de banderas amarillas del grupo, mientras una audiencia se reunía ante un estrado para expresar discursos de celebración.

Las últimas semanas de la batalla habían representado un arduo trabajo para desalojar a los extremistas, la mayoría de ellos fieles seguidores del Estado Islámico que habían seguido el retiro del grupo.

Asediados en un campamento al borde de Baghouz, mientras los aviones de guerra y la artillería de la coalición liderada por Estados Unidos atacaban lo que quedaba de su califato, se negaron a rendirse.

Anuncio

Las imágenes publicadas por los medios de comunicación del Estado Islámico la semana pasada mostraban a militantes que corrían por campos desérticos alineados con vehículos destruidos. Un video también mostró a mujeres, vestidas de pies a cabeza con la tradicional cobertura de Abaya, blandiendo armas y se decía que estaban disparando hacia las líneas kurdas junto a los hombres en el campamento.

En las últimas semanas, cuando la ofensiva penetró en Baghouz, las pausas en los combates permitieron que 60.000 personas se dirigieran a los campos de internamiento de la SDF, a decenas de kilómetros de distancia.

La mayoría de los que se mostraban fueron mujeres y niños. Las familias del Estado Islámico se fueron sólo por orden de los emires (o comandantes) del grupo. Hablaron de condiciones horribles y muchos se vieron obligados a hervir y comer malezas a un lado de la carretera en medio de una tormenta de destrucción.

Muchos de los que emergieron eran extranjeros; algunos habían dejado sus hogares en naciones tan lejanas como Kazajstán y Francia para ayudar a construir lo que sería una utopía religiosa.

Aunque su califato ya no existe, el legado de su destrucción perdurará más allá de sus casi cinco años de existencia.

Los militantes habían sido vistos como una fuerza agotada después de 2010, cuando se vieron obligados a retirarse a las Tierras Sombrías cerca de la frontera entre Irak y Siria. Pero el caos en la vecina Siria, donde comenzó una furiosa guerra civil en 2011, permitió que el Estado Islámico exportara su marca de terror especialmente cruel a través de la frontera.

Desde su nueva base en el este de Siria, lanzó una nueva ofensiva en Irak en junio de 2014.

Los militantes emergieron de la zona fronteriza, cruzando el noroeste de Irak en una guerra intensa que los llevó a Mosul, la segunda ciudad más grande del país. Las fuerzas de seguridad iraquíes literalmente tiraron sus armas suministradas por Estados Unidos y huyeron, legando a los militantes un arsenal que usarían para expandir su territorio.

Anuncio

Un mes después, el líder del grupo, Abu Bakr Baghdadi, pisó el podio de la Gran Mezquita de Nouri en Mosul. Declaró que el califato había sido creado, con él, como su líder religioso. Los musulmanes de todo el mundo le debían su lealtad y se veían obligados a unirse, dijo.

Muchos escucharon la llamada, incluidos miles de extranjeros que se escabulleron a ciudades en el sur de Turquía antes de viajar a Siria.

Mientras tanto, los militantes de ISIS, muchos de ellos veteranos de conflictos insurgentes en Afganistán y en otros lugares, parecían imparables. Crearon una máquina de guerra, con su propia producción de coches bomba, rifles de francotirador e incluso drones armados.

Al mismo tiempo, el proyecto de construcción del grupo del estado tomó forma. Se apoderó de las instituciones gubernamentales existentes y surgió con una burocracia funcional que administraba detalles tan cotidianos como la longitud de los pantalones de un hombre o el precio del alquiler de las pesquerías en el río Éufrates.

Y, a medida que el dominio del grupo se extendió, también lo hicieron sus ingresos. Petróleo, impuestos, bienes raíces, generación de energía eléctrica, productos agrícolas; todos fueron absorbidos para crear una economía funcional que incluso tenía su propia moneda. También ejerció su burocracia para imponer los castigos dictados por su dura interpretación de la ley islámica: los homosexuales fueron expulsados ​​de los edificios; las mujeres fueron golpeadas por cualquier desviación del código de vestimenta de los militantes. La policía religiosa del Estado Islámico confiscaba las antenas parabólicas y los arrastraba para interrogar a aquellos cuyos teléfonos inteligentes contenían imágenes que se consideraban prohibidas.

musulman2

Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias, liderados por los kurdos y respaldados por Estados Unidos, asisten a una ceremonia que celebra la victoria sobre el Estado Islámico en la aldea de Baghouz, en el este de Siria. (Giuseppe Cacace / AFP / Getty Images).

(Getty Images)

Para sus enemigos, los militantes reservaban las formas de matanza más espantosamente creativas.

Los medios de comunicación del Estado Islámico presentaban regularmente videos cinematográficos, con múltiples cámaras que capturaban la muerte tortuosa por ahogamiento de prisioneros vestidos de naranja, inmolación o decapitación con espada.

Anuncio

También intentaron borrar la identidad de sus adversarios, como los yazidis, miembros de una secta vinculada al zoroastrismo pero que el Estado islámico consideraba infieles.

Mataron a sus hombres y niños; sus mujeres y niñas fueron empujadas a la esclavitud sexual mientras que las obligaron a convertirse al Islam sunita. A los niños los enviaban a los orfanatos o los adoptaban familias del Estado Islámico.

A su paso, el Estado Islámico dejó en ruinas a un tercio de Irak y Siria, comunidades asoladas por el derramamiento de sangre sectario y millones inmersos en la ideología del grupo.

Incluso para las decenas de miles que soportaron las últimas semanas del violento colapso del Estado Islámico, aunque emergían cubiertos de polvo y desgarrados del desierto, permanecieron desafiantes.

Mientras esperaban para ser llevados a los campos de internamiento administrados por los kurdos, levantaron sus dedos índices en la Shahada, el símbolo tradicional de la profesión de fe musulmana pero que había sido apropiado por el Estado Islámico. Otros arrojaron arena y botellas de agua a los camarógrafos.

Ese desafío se reflejó en un discurso pronunciado esta semana por Abu Hassan Muhajir, portavoz del Estado Islámico, que se burlaba de la inminente victoria de la coalición liderada por Estados Unidos como una “alucinación”.

El final del califato, dijo, no traería “seguridad y paz”. En cambio, anunciaría “mares de sangre y el vuelo de partes del cuerpo”, una referencia a la creciente campaña insurgente a la que el Estado Islámico había restituido tras este retiro.

Incluso ahora, continuó, miles de combatientes en todo Irak, Siria, África y otros lugares esperan el momento para volver a levantarse.

Lejos de ser derrotado, el “Dawlah”, como los partidarios llaman al Estado Islámico, fue victorioso, dijo Muhajir.

“El califato fue victorioso el día en que sus soldados e hijos se mantuvieron firmes, y siguen siendo como montañas, atacando con su fe y credo, sin preocuparse por su enemigo, incluso cuando están entre ellos y encadenados”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio