Anuncio
Share
Internacional

Una guerra se está gestando sobre la explotación de litio en el borde de Death Valley

Un pequeño Cessna se elevó por encima del desierto de Mojave recientemente, su motor rugía a través del aire de la mañana. Cuando el avión transitaba las montañas en el borde de Death Valley National Park, un grupo de pasajeros y ecologistas observaron atentamente una salina a miles de pies por debajo.

La desolada belleza del Panamint Valley ha atraído durante mucho tiempo a todo tipo de naturalistas, aventureros y marginados sociales, incluido Charles Manson, pilotos de vehículos todo terreno y pilotos de caza que disparan sobre sus cabezas en simulacros de peleas de perros.

Ahora, este lecho con un lago prehistórico se perfila como un campo de batalla entre los ambientalistas y los tecnólogos productores de baterías que creen que el área podría ser la clave para un futuro sin carbono.

Recientemente, la firma con sede en Australia, Battery Mineral Resources Ltd., solicitó al gobierno federal permiso para perforar cuatro pozos de exploración para ver si la salmuera caliente y salada debajo del piso del valle contiene concentraciones económicamente viables de litio. El suave metal plateado es un componente clave de las baterías recargables de iones de litio y es crucial para la producción de vehículos eléctricos e híbridos.

Anuncio

PANAMINT VALLEY, CA - APRIL 25, 2019 - Aerial view looking south of the Panamint Mountains in Panami

Vista aérea del sur de las montañas de Panamint. (Al Seib / Los Angeles Times)

(Al Seib / Los Angeles Times)

La solicitud de perforación ha generado una fuerte oposición por parte del Centro para la Diversidad Biológica, el Sierra Club y los Defensores de la Vida Silvestre, quienes dicen que el proyecto de perforación sería un paso inicial hacia la creación de una operación minera de litio a gran escala. Dicen que su extracción provocaría la expansión industrial, los estanques grandes y antiestéticos y amenazaría un ecosistema frágil que apoya a las ovejas de Nelson, las tortugas del desierto y el lagarto cocodrilo de Panamint, entre otras especies.

“Una mina de litio destruiría estos espectaculares panoramas”, dijo el opositor Tom Budlong, mientras él y sus compañeros activistas volaban sobre Panamint Valley en un avión alquilado de Ecoflight.

La batalla podría ser feroz. Se espera que el litio desempeñe un papel cada vez más importante en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles y camiones, y ha sido designado por la Administración Trump como un mineral esencial para la seguridad económica y nacional de Estados Unidos. Además de alimentar innumerables computadoras portátiles y teléfonos celulares, las baterías de iones de litio también pueden desempeñar un papel en la protección contra los incendios en las líneas de energía.

Anuncio

La única mina de litio que funciona en América del Norte se encuentra a unas 150 millas de distancia, en Clayton Valley, Nevada. La mayor parte del litio que se usa para baterías ahora proviene del llamado Triángulo de Litio de Sudamérica, una región que incluye las salinas más grandes del mundo.

Para los ambientalistas, la guerra por la minería de litio plantea un dilema moral, ya que aparentemente los enfrenta con los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Construidas con el metal más liviano del mundo, las baterías recargables de iones de litio permiten que los vehículos funcionen con la energía generada por turbinas eólicas, paneles solares, represas hidroeléctricas y otras fuentes de energía limpia. Sólo en California, los funcionarios esperan ver hasta 5 millones de esos vehículos de cero emisiones en las carreteras estatales para el 2030.

Los opositores de la perforación también reconocen que la carga de producir litio no debe recaer en las naciones con regulaciones de salud, seguridad menos restrictivas y salvaguardas ambientales.

“Es una pregunta difícil”, dijo Lisa Belenky, abogada del Centro para la Diversidad Biológica. “No deberíamos exportar el esfuerzo a Bolivia y Argentina, por ejemplo, que tienen minas masivas de litio... También creemos que Panamint Valley no es el lugar adecuado para ello”.

PANAMINT VALLEY, CA - APRIL 25, 2019 - A group celebrating the 9th annual Wilderness Torah, a heavil

En la parte superior, defensores de la ecología, incluido David Lamfrom, a la derecha, caminan en Surprise Canyon, hogar de lagartos de cola de cebra y orquídeas silvestres. (Al Seib / Los Angeles Times)

(Al Seib / Los Angeles Times)

Los sitios de perforación de Inyo County están supervisados ​​por la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos, que, conforme a la ley federal, está obligada no sólo a preservar las tierras públicas, sino también a hacerlas productivas. El BLM debe reservar algunas tierras para la minería y la vida silvestre, y los conductores de vehículos todo terreno por igual.

Pero los ambientalistas dicen que la agencia se está inclinando demasiado hacia las necesidades de los intereses comerciales y lejos de la salud a largo plazo de los recursos naturales del público. Les preocupa que la aprobación del plan podría desencadenar una “fiebre del oro blanco” en los desiertos del sur de California. Ya se han acumulado casi 2.000 reclamos de litio en 30.000 acres de terrenos públicos administrados por el BLM en California.

Anuncio

En una respuesta formal a la propuesta de perforación, una docena de organizaciones ambientales expresaron su preocupación sobre los efectos en el agua subterránea y superficial si la exploración conduce a una mina a escala industrial.

La evaluación ambiental “no incluye el mapeo de los límites de inundación de la llanura, ni ningún modelo o análisis hidrológico”, se lee en la respuesta. “No hay discusión sobre los riesgos de la contaminación por la mezcla de las salmueras profundas con el acuífero de agua dulce, y las prácticas de recuperación del sitio de perforación no parecen haber tenido en cuenta este riesgo”.

Entre los que han hablado en contra del plan se encuentran los funcionarios del Death Valley National Park.

Una gran operación minera tendría “importantes requisitos de agua”, escribió  Mike Reynolds, el superintendente del Death Valley National Park, en comentarios archivados con el BLM. Reynolds dijo que el agua en el área fluía cuesta abajo desde el parque hasta los sitios de la mina en el fondo del valle. “Esta agua normalmente ayudaría a mantener la vida silvestre dentro del ecosistema local”, escribió.

Se espera que la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos tome una decisión final sobre la solicitud de Battery Mineral Resources a finales de este año.

Esta compañía no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios sobre la propuesta. Sin embargo, una evaluación ambiental de su proyecto de exploración concluyó que sería seguro, evitaría daños ambientales significativos y cumpliría con las regulaciones estatales y federales.

El pasado mes de abril, la compañía reportó costos anticipados de más de $7 millones para exploración, reclamos de mantenimiento y pagos a un consultor de geología en Arroyo Grande.

El Panamint Valley comparte muchas de las características geológicas observadas en los depósitos rentables de litio y salmuera en Chile, Argentina, Bolivia y Nevada: clima árido, una falla activa, una cuenca rodeada de montañas rocosas y piscinas subterráneas de salmuera calentadas por la actividad geotérmica.

Anuncio

Los depósitos de salmuera de litio representan la mayor parte de la producción mundial de litio. El proceso consiste en bombear el agua de los acuíferos y colocarla en una sucesión de grandes piscinas de evaporación. Con el tiempo, el litio se concentra cada vez más y se puede separar del agua y procesar.

Además de Panamint Valley, las reclamaciones de minería de litio se han acumulado en partes de la cuenca de Amargosa cerca de Beatty, Nevada, que incluye tramos del río Amargosa, que se enlistó a principios de este año como un río nacional salvaje y escénico.

Aunque los ambientalistas temen estos proyectos, un experto dijo que no era una tarea sencilla iniciar una operación minera. Un esfuerzo para establecer una mina en el Mar Salton de Imperial County, ya lleva un año y aún no ha dado frutos.

“A simple vista, la extracción de litio de la salmuera parece simple: sáquelo del suelo y luego desvíelo hacia los estanques de evaporación que dejan atrás montones de productos secos listos para enviar”, dijo Brian Jaskula, un experto en minería en el Servicio Geológico de EE.UU.

Aunque las baterías de iones de litio actualmente dominan el mercado de vehículos eléctricos, enfrentan la competencia de una serie de tecnologías nuevas, más asequibles y ambientalmente seguras en desarrollo, dijo Parans Paranthaman, líder del grupo de la división de ciencias químicas en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge en Oak Ridge, Tenn.

“Las baterías de iones de litio, que se desarrollaron en 1991, son las más viables a corto plazo”, dijo. “Pero más allá del litio, pronto habrá baterías de zinc, sodio, magnesio y potasio, entre otras”.

El Dr. Patrick Soon-Shiong, propietario de Los Angeles Times, también es el presidente de NantEnergy, una empresa que ha desarrollado una batería recargable de zinc-aire, así como un sistema híbrido de zinc-aire y litio-ion. Las baterías se utilizan principalmente en microrredes y medios de comunicación.

PANAMINT VALLEY, CA - APRIL 25, 2019 - Sunset view of the Panamint Valley; a 65 mile long, 10 mile w

Atardecer en Panamint Valley. (Al Seib / Los Angeles Times)

(Al Seib / Los Angeles Times)

En Panamint Valley, hace unos días, las reacciones se dividieron ante la posibilidad de una operación minera de litio en esta área escasamente poblada de Inyo County.

Rock Novak, de 65 años, el cuidador de un puesto de comercio en la ciudad fantasma de Ballarat, le decía a cualquiera que escuchara que las protecciones ambientales son invasiones no deseadas en el disfrute de la libertad de la región y los regímenes cotidianos.

Sentado en una silla en un porche de madera y contemplando las salinas que albergan el frenesí de los todoterreno de alta velocidad, Novak dijo: “Prefiero ver este desierto destruido por la minería que estar bajo la dictadura del National Park Service”.

No muy lejos, en Surprise Canyon, los excursionistas deambularon por un sendero perenne, alimentado por un manantial, bordeado de álamos y orquídeas silvestres, que a principios de este año se designó como National Wild and Scenic River. La mayoría de los excursionistas eran parte de la novena edición anual de la Torá Salvaje, un evento de campamento al aire libre con gran asistencia para celebrar las conexiones espirituales del judaísmo con la naturaleza.

Otro excursionista fue David Lamfrom, director de los programas de California and Desert programs for the National Parks Conservation Assn, quien se preguntó si los encantos de Surprise Canyon (silencio, soledad y belleza natural) podrían sobrevivir frente a los sistemas de bombeo, los estanques de evaporación y el equipo pesado, repartidos en miles de acres.

“Ese proyecto de minería estaría fuera de lugar en un área donde el público ya ha acordado que debe protegerse para las generaciones venideras”, dijo Lamfrom. “No tiene sentido darle la espalda a esas promesas”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio