Anuncio
Share
México

Aumentan los solicitantes de asilo mexicanos; huyen de la violencia de los cárteles

Las familias esperan a que se le llame a su número
El 24 de octubre de 2019, en el puerto de entrada de El Chaparral en México, las familias esperan a que llamen su número. Un grupo de migrantes se reúne todos los días a primera hora de la mañana con la esperanza de iniciar el proceso de solicitud de asilo para entrar a Estados Unidos.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

Se estima que hay hasta 7,000 mexicanos en Tijuana en la lista de espera para solicitar asilo a EEUU...

Sólo 40 números se interponen para que llegue el turno de Miguel y su familia para pedir asilo en Estados Unidos.

Huyen de la violencia propiciada por los cárteles de la droga en el sur de México, han esperado en Tijuana durante cinco meses por la oportunidad de cruzar.

Desde que Miguel y su familia se formaron en la fila, miles más de mexicanos solicitantes de asilo han llegado a Tijuana, a medida que la violencia en el sur se intensifica.

Hay aproximadamente 6.500 a 7.000 mexicanos en la lista de espera en Tijuana para solicitar asilo, según Al Otro Lado, una organización binacional que aboga por los derechos de los inmigrantes y brinda servicios legales pro-bono a los migrantes.

Anuncio

El repentino aumento en el número de familias mexicanas que intentan solicitar asilo en Estados Unidos provoca la preocupación de los expertos en inmigración en ambos países sobre una nueva crisis fronteriza impulsada por la violencia de los cárteles de droga en el sur de México.

La situación amenaza con desentrañar las frágiles relaciones forjadas entre los presidentes de Estados Unidos y México, y su enfoque cooperativo para la aplicación de la ley de inmigración. Ambos tienen puntos de vista opuestos sobre cómo abordar mejor el factor determinante de la propia inmigración de México hacia el norte.

Durante un foro en El Colegio de la Frontera Norte en Tijuana, José Luis Pérez Canchola, de la Academia de Derechos Humanos, advirtió recientemente que los funcionarios en Baja California deben prepararse para recibir a un gran número de mexicanos que llegarán a la frontera norte después de la ola de violencia en el sur de México.

“El problema que ahora estamos viendo es que también hay muchos mexicanos desplazados”, dijo Pérez. “Los derechos de los migrantes nacionales y extranjeros son un derecho constitucional, (es) un derecho humano y (deben) ser tratados por igual todos”.

Anuncio

Escondido en su bolso, Miguel tenía pruebas para ayudar a su caso de solicitud de asilo: un informe policial y artículos de noticias que documentan su secuestro a manos de miembros del cártel.

“Está muy feo en Michoacán. En este momento, tenemos dos grupos que luchan por el territorio, y sólo quieren que sus enemigos caigan por las balas”, dijo Miguel, quien no quiso usar su apellido por temor a su seguridad. “Si una persona o incluso un niño pequeño se interponen, no importa”, manifestó.

En agosto, los mexicanos recuperaron su lugar en la parte superior de la lista como el grupo demográfico más grande de migración no autorizada a Estados Unidos durante ese mes, superando a guatemaltecos y hondureños, según datos federales mensuales obtenidos por The Washington Post.

El repentino aumento de familias mexicanas que buscan asilo en la frontera suroeste está frustrando a los funcionarios federales de EE.UU que legalmente no pueden bloquear a los ciudadanos mexicanos con las mismas políticas estrictas de inmigración que han mantenido a muchos centroamericanos fuera del país, informó el Post.

En general, para el año fiscal 2019, los no mexicanos representaron el 80 por ciento de las detenciones, marcando el cuarto año consecutivo en el que superaron en número a los mexicanos, según el Centro de Investigación Pew.

Sin embargo, la cifra de unidades familiares mexicanas detenidas en la frontera suroeste aumentó 165 por ciento entre el año fiscal 2018 y el 2019, muestran datos de CBP.

Cuando los migrantes llegan a la frontera norte de México con Estados Unidos, generalmente se les da un número para esperar en las peligrosas ciudades fronterizas antes de que puedan acercarse a los funcionarios de inmigración de EE.UU para presentar una solicitud de asilo inicial.

Se supone que el proceso, llamado medición, no se aplica a los migrantes mexicanos, porque los obligaría a esperar en el mismo país del que huyen. Sin embargo, miles de mexicanos esperan meses para ser procesados ​​en aproximadamente media docena de ciudades fronterizas, incluida Tijuana.

Anuncio

Un portavoz de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) calificó de ilegal la medición de solicitantes de asilo mexicanos.

“La práctica de la medición no tiene base en la ley de Estados Unidos”, dijo Shaw Drake del consejo de políticas del Centro de Derechos Fronterizos de ACLU en El Paso, Texas. “Al rechazar a un mexicano, lo envías de vuelta a los brazos del país del que huye”.

Un grupo de migrantes se reúnen todos los días a primera hora de la mañana.
El 24 de octubre de 2019, en el puerto de entrada de El Chaparral en México, las familias esperan a que se llame su número. Un grupo de migrantes se reúne todos los días a primera hora de la mañana con la esperanza de iniciar el proceso de solicitud de asilo para entrar a Estados Unidos.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

Miguel pensó que el 24 de octubre finalmente sería el día que su familia podría cruzar, pero debido a que cada número representa supuestamente a unas 10 personas, cientos están en fila por delante de su familia.

Dijo que huyó de Michoacán con su esposa, su hija de 8 meses y su hijo de 3 años después de que los delincuentes irrumpieron en el autobús que lo llevaría al trabajo. Aseguró que los miembros del cártel tomaron a todos como rehenes, lo robaron a punta de pistola y lo retuvieron durante días, intentando extraer pagos de rescate de los miembros de la familia.

“Es una guerra total entre los diferentes grupos”, dijo Miguel, mirando nerviosamente a las personas que estaban cerca de él en Tijuana, inclinándose para susurrar ante la mera mención de la palabra “cártel”.

El 24 de octubre, los funcionarios de inmigración mexicanos llamaron a 17 personas, lo que les permitió cruzar a Estados Unidos. De ellos, 16 eran de México y un hombre era de Camerún. Miguel y su familia no fueron llamados, por lo que regresaron al refugio donde vivían en Tijuana, lanzando miradas preocupadas sobre su hombro mientras subían a una camioneta de la iglesia.

470318_sd_me_asylum_seekers_006.jpg
El 24 de octubre de 2019, en el puerto de entrada de El Chaparral en México los migrantes se reúnen todos los días a primera hora de la mañana con la esperanza de iniciar el proceso de solicitud de asilo para entrar a Estados Unidos.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

Los presidentes de Estados Unidos y México fueron impulsados ​​al cargo por promesas de cambio: el presidente de México Andrés Manuel López Obrador prometió que un enfoque más suave funcionaría para sofocar la violencia del cártel de drogas; mientras que la postura de línea dura del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la inmigración lo llevó a su cargo en 2016.

Anuncio

Ninguno de los dos presidentes ha cumplido, y ambos han señalado con el dedo al otro.

Trump amenazó con aranceles si México no se volvía más agresivo para detener el flujo de migrantes hacia el norte desde los países centroamericanos, mientras que López Obrador criticó a Estados Unidos por el tráfico de armas de fuego hacia México que contribuyen a la violencia de los cárteles.

El creciente derramamiento de sangre en México empujó a López Obrador al cargo con sus promesas de que “abrazos, no balazos” pondrían fin a la guerra de esa nación contra los narcotraficantes. Pero las consecuencias de la estrategia de seguridad fallida de México son algunos de los mismos factores que llevaron a Miguel y su familia, y a miles más, a la frontera norte de México con Estados Unidos en los últimos meses.

“Si quieres abrazar a alguien, abraza a un miembro de la familia”, se burló Miguel, sobre la estrategia de seguridad de su presidente. “No quieren abrazos”.

Solicitantes de asilo son escoltados desde el sur de la frontera a través del cruce PedEast
Solicitantes de asilo son escoltados desde el sur de la frontera a través del cruce PedEast en la frontera de Estados Unidos con México en San Ysidro, California, para comenzar su proceso de solicitud de asilo el jueves 24 de octubre de 2019.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

México está en camino de tener su año más violento registrado, con un promedio de aproximadamente 90 personas asesinadas por día. Más de 17 mil fueron asesinadas durante el primer semestre de este año, que es un 10 por ciento mayor que el primer semestre de 2018.

Entre la letanía de terrores más reciente de México estuvo la masacre de al menos nueve estadounidenses, incluidos seis niños, a manos de pistoleros del cártel en el norte de México.

En octubre, hombres armados del cártel de Sinaloa con armas automáticas entraron en guerra con las fuerzas de seguridad mexicanas, incendiando vehículos y bloqueando las entradas a la ciudad capital de Culiacán después del arresto de uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán. La violencia dejó al menos una docena de personas muertas. El gobierno federal mexicano se vio obligado a liberar a Ovidio Guzmán para evitar nuevas pérdidas de vidas.

Sólo unos días antes, un convoy de policía que pasaba por un pequeño pueblo en Michoacán fue emboscado y 14 agentes quedaron muertos. El día después de eso, un tiroteo entre las fuerzas de seguridad y civiles armados en el estado de Guerrero, en el suroeste de México, mató a 15 personas.

López Obrador ha defendido su estrategia de seguridad, explicando: “No se puede combatir el fuego con fuego”.

Dos menores ven un video en un teléfono celular ya que sus familias esperan solicitar asilo en los Estados Unidos
Dos menores ven un video en un teléfono celular ya que sus familias esperan solicitar asilo en Estados Unidos, mientras tanto las personas se quedan en el puerto de entrada de El Chaparral en México.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

Trump y López Obrador son líderes autoritarios y carismáticos con un ángulo antisistema en su política. Ambos son expertos en reunir a sus partidarios de base, quienes defienden con vehemencia a sus respectivos líderes en las redes sociales.

Y a ninguno le gusta que le discutan.

El martes, López Obrador aplastó un tuit de Trump que proponía usar las fuerzas militares estadounidenses contra los cárteles mexicanos de la droga para “borrarlos de la faz de la tierra”.

“Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, libere la GUERRA a los cárteles de la droga y los borre de la faz de la tierra. ¡Simplemente esperamos una llamada de su gran nuevo presidente!”, escribió Trump en Twitter.

En su conferencia de prensa matutina del martes, López Obrador rechazó firmemente la oferta diciendo: “No está de acuerdo con nuestras convicciones”.

¿Podrían registrarse operativos más frecuentes en esta frontera como resultado del anunciado operativo Frozen acordado por los gobiernos de México y Estados Unidos?

Una confrontación aparentemente inevitable entre los dos se ha estado gestando durante semanas.

Hasta hace poco, Trump había elogiado los esfuerzos intensificados de México para evitar que los migrantes centroamericanos lleguen a la frontera de Estados Unidos.

Pero, con sus elecciones de 2020 en la balanza y uno de los puntos clave de su agenda, la desaceleración de la inmigración hacia el norte, amenazada por nuevos factores como el aumento de la violencia en México, es probable que el presidente de Estados Unidos no lo ignore. Y cuando se trata de fortalecer su estrategia para abordar la violencia de los cárteles, no es probable que el presidente de México ceda.

En octubre, López Obrador criticó los comentarios que un funcionario de Estados Unidos hizo al Congreso de EE.UU sobre la estrategia de seguridad de México, calificando los comentarios del funcionario sobre México como “objetables” y “de mal gusto”.

López Obrador dijo que “los funcionarios de otros países no deberían ofrecer opiniones sobre asuntos internos que sólo conciernen a nuestro gobierno”.

Se refería a las declaraciones hechas por Rich Glenn, subsecretario de estado adjunto para asuntos internacionales de narcóticos y aplicación de la ley, quien habló ante el Congreso el 30 de octubre.

Glenn dijo que la administración Trump no espera que México avance en la lucha contra el crimen organizado a menos que el nivel más alto del gobierno federal muestre un compromiso político para hacerlo. También manifestó que México necesita una estrategia integral para combatir el crimen organizado transnacional, y no tiene una.

“Imagínese si declarara que la estrategia (de seguridad) de Estados Unidos es mala porque permiten, sin control, la venta de armas que se introducen en México y causan la muerte de civiles”, dijo López Obrador, en respuesta durante su conferencia de prensa diaria.

En El Chaparral en México, una niña y un niño esperan en la barandilla
En el puerto de entrada de El Chaparral en México, una niña y un niño esperan en la barandilla mientras se llaman los números de una lista, el jueves 24 de octubre de 2019. Un grupo de migrantes se reúne todos los días a primera hora de la mañana con la esperanza de que su número sea llamado para iniciar el proceso de solicitud de asilo para entrar a Estados Unidos.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)


Anuncio