Anuncio

En México, un terrible asesinato enciende el debate sobre el feminicidio

En México, un terrible asesinato inflamó el debate sobre el feminicidio.

Fue una víctima más en una creciente ola de feminicidios - el asesinato de mujeres por su género.

Pero el espantoso asesinato el pasado fin de semana de Ingrid Escamilla, de 25 años, en la capital mexicana desató una tormenta de protestas tras la publicación de fotografías forenses de su cuerpo mutilado que se filtraron a los medios.

En un caso, un tabloide mexicano publicó fotografías con el titular: “Fue culpa de Cupido”, una aparente referencia al Día de San Valentín.

Anuncio

La publicación de las imágenes “la convirtió de nuevo en una víctima y dio una justificación al agresor”, según una entrada en Twitter del Museo de la Memoria y la Tolerancia de México. “Las víctimas de la violencia machista necesitan justicia y la respuesta ética de los medios de comunicación y la sociedad”.

En México, como en otras naciones latinoamericanas, las feministas, los defensores de los derechos humanos y otros han sostenido durante mucho tiempo que el asesinato de mujeres no ha sido una prioridad para la aplicación de la ley.

De los 35.558 homicidios registrados en México el año pasado, 3.825 de las víctimas eran mujeres. Un total de 1.006 asesinatos se clasificaron oficialmente como feminicidios, basándose en diversos criterios, entre ellos si el cuerpo de la víctima mostraba algún signo de violencia sexual y si existía una relación “sentimental” o “estrecha” entre la víctima y el sospechoso.

Anuncio

El total de femicidios -un dato que está incompleto, porque varios estados todavía no utilizan la designación- marca un salto del 145% con respecto a los 411 casos de 2015. El aumento supera considerablemente el rápido incremento de la tasa general de homicidios del país.

Escamilla fue encontrada muerta en un apartamento de la capital el domingo, aparentemente apuñalada hasta la muerte. Su cuerpo había sido parcialmente despellejado y algunos órganos removidos, dijo la policía.

March against femicide in Mexico
Varias protestas se convocaron el viernes en la capital mexicana y otras ciudades tras el espantoso asesinato de Ingrid Escamilla, el 9 de febrero.
(Pedro Pardo / AFP/Getty Images)

Un hombre de 46 años que, según se informa, era su pareja romántica ha sido arrestado en relación con el caso. Las imágenes, aparentemente filtradas por la policía, muestran al sospechoso ensangrentado y admitiendo el asesinato.

Anuncio

Los fiscales dijeron que buscarían la pena máxima, 60 años de prisión. Eso incluye 10 años que se pueden añadir cuando un asesinato es designado como femicidio.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo a los periodistas que apoyaba el deseo de las mujeres de ver una mayor justicia para los crímenes de género.

“Celebramos que las mujeres defiendan su derecho a la seguridad”, dijo. “Me pronuncio a favor de las mujeres y en contra del femicidio”.

También calificó la filtración de las fotografías forenses como un delito, y las autoridades anunciaron ya una investigación para averiguar quién fue el responsable.

Anuncio

El caso inició inmediatamente un debate sobre sus implicaciones más amplias.

"¿Quién mató a Ingrid Escamilla?”, decía el titular de una columna del periódico El Universal escrita por Alejandro Hope, profesor de ciencias políticas. “Una cultura violenta y machista mató a Ingrid, nuestra indiferencia la mató, nuestro fracaso en exigir que las cosas cambien la mató".

Nota Roja

En México, señaló Hope en su columna, sólo 1 de cada 10 casos de homicidios de mujeres da lugar a un veredicto de culpabilidad.

Anuncio

“El feminicidio es un crimen absolutamente reprensible”, escribió en Twitter Claudia Sheinbaum, la alcaldesa de la Ciudad de México. “Es absolutamente atroz cuando el odio llega a los extremos como en el caso de Ingrid Escamilla”.

A medida que la controversia ha ido creciendo, van apareciendo más detalles sobre Escamilla, cuya historia de vida -la de una joven de provincia bien educada que llega a la capital para trabajar - refleja la de muchas jóvenes residentes en la Ciudad de México.

Ella era oriunda de un pueblo pobre de la montaña en el centro del estado de Puebla y tenía una maestría en administración de empresas turísticas. Una de cinco hijas -incluida una hermana gemela- fue descrita en los medios de comunicación social como amante de los animales y de Harry Potter.

En 2017, según varios medios de comunicación, Escamilla se ofreció como voluntaria para las tareas de reconstrucción en la ciudad de Jojutla de Juárez, en el estado de Morelos, que fue devastada por el terremoto, e instó a conocidos de los medios sociales a que vinieran a ayudar a “reconstruir México”.

Anuncio

Había sido una reina de belleza adolescente en su ciudad natal de Nueva Necaxa Canaditas, donde fue sepultada esta semana.

Protest against femicide in Mexico
Una manifestante enmascarada lanza fuego a la entrada de Palacio Nacional, la oficina presidencial y residencia, después de que los manifestantes lo cubrieron con sangre falsa y el mensaje “Estado feminicida”.
(Ginnette Riquelme / Associated Press)

El viernes, las mujeres organizaron varias marchas en la capital mexicana, incluyendo una gran manifestación frente a Bellas Artes, el principal centro cultural de la capital. Cientos de mujeres policías estuvieron presentes para mantener el orden.

Algunos grupos gritaron: "¡Las machistas tiemblan porque América Latina será totalmente feminista!”

Anuncio

Laura Torres Díaz, 21 años, una estudiante de derecho que protestó, dijo: “Exigimos el fin del femicidio. Y que finalice la violencia contra las mujeres. Nos están matando, nos están violando, nos ‘desaparecen’ y nadie hace nada. Ya es suficiente”.

Karla Soto, de 19 años, estudiante de sociología, declaró: “Todas somos Ingrid”.

“Todas somos víctimas de la violencia. Nos matan con total impunidad y las autoridades se ríen de nuestras protestas, el presidente bromea sobre nuestro dolor”, dijo.

Algunas manifestantes marcharon a la sede de La Prensa, uno de los periódicos que publicó fotos del cuerpo de Escamilla. La policía, con equipo antidisturbios, se colocó en el edificio del periódico, pero al menos un camión de reparto de periódicos fue incendiado, según se muestra en las imágenes del lugar.

Anuncio

Para contrarrestar las espeluznantes imágenes del cuerpo de Escamilla, surgió una campaña en Twitter en la que la gente publicó “bellas” fotografías de la víctima mirando el contenido y usando lápiz labial brillante con hashtags como #JusticeForIngrid. Algunos también eligieron imágenes de mares tranquilos y puestas de sol, gatos y arco iris.

“El mundo necesita conocer a #IngridEscamilla y recordar su hermosa vida!” escribió una mujer.

La escritora del Times Julia Barajas en Los Ángeles y la corresponsal especial Liliana Nieto del Río en la Ciudad de México contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Anuncio


Anuncio