Anuncio
Share

Las fábricas de Estados Unidos en México siguen abiertas. A medida que el coronavirus se extiende, los trabajadores están muriendo

Los trabajadores fabrican alfombras para salpicaderos de automóviles en una maquiladora del grupo TECMA en Ciudad Juárez (México) en 2013.
(Ivan Pierre Aguirre / Associated Press)

Muchas de las fábricas fronterizas de México están desobedeciendo las órdenes de suspender las operaciones, empeorando la propagación del coronavirus.

Durante todo el mes de marzo, incluso cuando los negocios y la fabricación se desaceleraron en gran parte del mundo en un esfuerzo por contener el nuevo coronavirus, el trabajo en las fábricas de propiedad extranjera en el norte de México continuó como de costumbre.

Cientos de miles de trabajadores continuaron laborando codo con codo en Juárez, Tijuana y otras ciudades fronterizas, produciendo aparatos electrónicos, equipos médicos y piezas de automóviles.

Mientras tanto, el virus se estaba propagando.

En una planta propiedad de Lear Corp., con sede en Michigan, que fabrica textiles para asientos de automóviles, los trabajadores empezaron a acudir a la enfermería del lugar hace aproximadamente un mes con fiebres y tos.

Anuncio

Las enfermeras les diagnosticaron alergias o resfriados, les dieron analgésicos y les dijeron que volvieran al trabajo, según dos empleados que hablaron con la condición de mantener el anonimato porque no estaban autorizados a dar entrevistas.

A finales de marzo, se hizo evidente que la fábrica de Juárez era el centro de un gran brote de COVID-19. Un total de 13 empleados de la fábrica han muerto a causa de la enfermedad, según las autoridades sanitarias mexicanas.

Entre ellos se encontraba Rigoberto Tafoya Maqueda, de 42 años, que se había trasladado a Juárez desde las montañas del centro de México cuando era niño y había trabajado durante 20 años en la planta.

“No le dieron nada, ni siquiera un gel antibacteriano”, dijo su sobrina, Susana García Tafoya. “Le dijeron que estaba bien... así que siguió trabajando”.

Las maquiladoras, como se conoce a las miles de fábricas de propiedad extranjera en el norte de México, no están acostumbradas a los paros prolongados.

Las fábricas, que evitan la mayoría de los aranceles porque sus productos terminados se destinan únicamente a la exportación, han experimentado un auge desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, atrayendo a cientos de miles de trabajadores a las ciudades fronterizas de rápida industrialización para realizar trabajos que suelen pagar muchas veces menos que los puestos similares en Estados Unidos.

La pandemia se ha alimentado de la campaña para mantener las fábricas en funcionamiento.

El subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, advirtió esta semana que la devastación causada por el virus puede ser aguda en los estados fronterizos del norte, en parte porque algunas fábricas “han seguido funcionando” a pesar de las nuevas directrices de distanciamiento social que exigen que las empresas no esenciales suspendan su trabajo.

Lear cerró la fábrica de Juárez el 1 de abril, mientras que también detuvo la producción en otras 41 instalaciones que opera en todo México.

En una declaración de la empresa se lamentaba la muerte de “varios” empleados, pero no se abordaba la cuestión de si se habían aplicado medidas de protección, como la distribución de máscaras, o si regresaron a la fábrica a los trabajadores enfermos.

Docenas de otras fábricas a lo largo de la frontera siguen funcionando, en violación directa de las órdenes federales.

En Juárez, al menos 28 fábricas siguen abiertas aunque no proporcionan servicios esenciales, dijo la Secretaria de Trabajo del estado de Chihuahua, Ana Luisa Herrera Laso.

Dijo que 64 fábricas han cerrado, y 33 que se consideran esenciales están operando como de costumbre.

En el estado de Baja California, donde se encuentran las ciudades industriales gemelas de Tijuana y Mexicali, los funcionarios laborales del estado han estado investigando diariamente las fábricas que no cumplen con las normas.

El Secretario de Trabajo del Estado, Moctezuma Martínez, dijo que esta semana los investigadores cerraron una fábrica de propiedad estadounidense que había estado operando ilegalmente y que tenía cadenas en sus puertas para evitar que sus aproximadamente 800 trabajadores salieran.

La empresa, Cooper Lighting de Eaton Corp. con sede en Houston, no respondió a las solicitudes de comentarios.

Baja California es el hogar de un gran número de fábricas que producen suministros médicos: un negocio considerado esencial por las autoridades mexicanas. Varios proveedores importantes de Tijuana han ayudado a hacer de México la principal fuente de equipo médico para Estados Unidos.

Las autoridades estatales se han sentido cada vez más frustradas por esas empresas, que venden sus productos a Estados Unidos aún cuando los hospitales públicos de México se enfrentan a una gran escasez de mascarillas quirúrgicas, guantes y otros equipos de protección.

El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, advirtió la semana pasada que los médicos locales “caen como moscas” y amenazó con cerrar una fábrica de Smiths Medical Inc. que fabricaba piezas de ventiladores a menos que descubriera cómo eludir las normas del libre comercio y abastecer a las clínicas locales.

La empresa estuvo de acuerdo y dice que está en conversaciones con funcionarios de ambos países para enmendar las regulaciones.

Bonilla, que pertenece al partido de izquierda Morena fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha criticado abiertamente las condiciones de la fábrica.

“Los empleadores no quieren dejar de ganar dinero”, dijo en una conferencia de prensa el viernes. “Básicamente buscan sacrificar a sus empleados. ...Esta es la realidad”.

Haciendo un llamamiento a las fábricas para mejorar la sanidad y las medidas de distanciamiento social, dijo: “Queremos que sigan trabajando, pero no que sacrifiquen la salud o la vida de sus trabajadores”.

Para las plantas a lo largo de la frontera que han cerrado en las últimas semanas, las instrucciones del gobierno no han sido el único factor. El hundimiento de la economía mundial ha reducido drásticamente la demanda de productos manufacturados.

En algunos lugares, el fracaso de las fábricas para tomar precauciones contra el virus ha provocado protestas de los trabajadores exigiendo que sean enviados a casa o que se pongan en marcha mejores medidas de seguridad. En los medios sociales han circulado videos que muestran a empleados enojados que se retiran del trabajo y gritan a los gerentes por no brindarles protección.

Los grupos comerciales que representan a los propietarios de las fábricas dicen que la mayoría de las empresas están respondiendo responsablemente a las nuevas directrices de distanciamiento social y que la mayor parte de los trabajadores que han sido enviados a casa porque las fábricas han cerrado están recibiendo un pago parcial.

México tiene 6.875 casos confirmados de coronavirus y 546 muertes, incluyendo 84 en estados a lo largo de la frontera norte.

Las cifras reales son casi con certeza mucho más altas, porque México ha realizado menos de 50 mil pruebas, en comparación con los 3.2 millones de Estados Unidos. Los altos funcionarios de salud han reconocido que puede haber más de 56 mil infecciones.

Aquí y en todo el mundo, los gobiernos y las empresas están sopesando los costos económicos de cerrar la vida como de costumbre contra el riesgo de propagación del coronavirus.

Esta cuestión es particularmente importante en México, donde la economía estaba sufriendo incluso antes de que el coronavirus llegara.

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, predice que la economía de México se contraerá 6.5 por ciento en 2020 y el país entrará en una recesión “más profunda que la de la crisis financiera de 2009".

El motor de la recesión son las pérdidas en las remesas, la disminución del turismo y, significativamente para un país cuya economía depende de las exportaciones para casi una quinta parte de su producto interno bruto, una importante contracción del mercado de exportación.

Casi uno de cada cinco contribuyentes mexicanos está empleado en la industria maquiladora, y ciudades como Juárez y Tijuana dependen casi por completo de los empleos en fábricas, donde los trabajadores construyen todo tipo de maquinaria, desde lavadoras Whirlpool hasta aviones Bombardier.

Hay una creciente preocupación de que algunas fábricas que están cerradas ahora podrían no volver a abrir nunca. A algunos les preocupa que el desempleo generalizado pueda provocar más delitos en las ciudades fronterizas que desde hace mucho tiempo luchan contra la violencia. Los asesinatos se dispararon en Juárez después de que casi un tercio de los puestos de trabajo de las fábricas fueron eliminados durante la recesión mundial de 2008.

Jesús Manuel Salayandía, propietario de una fábrica y director de un grupo comercial llamado Canacintra Juárez, dijo que su negocio está operando a capacidad parcial porque sólo una parte de lo que produce se considera esencial.

Esos cambios, así como las modificaciones en las líneas de producción para poner más espacio entre los trabajadores, le han costado, precisó. Espera seguir en el negocio después de que la pandemia haya pasado, pero dijo que eso no está garantizado.

"¿Qué pasará si todas estas fábricas cierran?”, cuestionó. “Podría ponerse bastante oscuro muy rápidamente. La gente tiene que comer”.

La redactora del Times, Linthicum, informó desde la Ciudad de México, la redactora Fry desde Tijuana y el corresponsal especial Minjares desde Juárez.


Anuncio