Anuncio
Share
México

En Tijuana, los paramédicos descubren un número oculto de muertes que no figuran en las estadísticas de COVID-19

536942_ME_0505_REDCROSS_MWY_1819.JPG
El paramédico de la Cruz Roja, Sergio García, toma el pulso mientras intenta resucitar a María Ruiz Olmedo, de 71 años, mientras los miembros de la familia observan en su casa de Tijuana en abril de 2020.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Investigadores de la UCLA y de México encuentran un aumento dramático en las muertes fuera del hospital en Tijuana.

CIUDAD DE MÉXICO -

Los investigadores que revisaron los registros de respuesta de emergencia en Tijuana descubrieron decenas de posibles muertes por coronavirus que nunca llegaron a ser estadísticas oficiales.

Durante cuatro semanas en abril y mayo, los paramédicos encontraron 329 personas que murieron en sus hogares o en ambulancias, más del doble de lo que se esperaría según los datos de los últimos años.

Durante el mismo período, el gobierno mexicano reportó solo ocho muertes oficiales de COVID-19 en Tijuana que ocurrieron fuera de los hospitales.

Anuncio

El estudio, que fue publicado en línea esta semana por investigadores de la UCLA, la Cruz Roja de México y varias otras instituciones y no ha sido revisado por pares, sugiere que el país puede estar no contando un gran número de víctimas de coronavirus en sus recuentos oficiales.

La mayoría de las muertes de COVID-19 contadas por los funcionarios ocurren en hospitales, mientras que muchas personas que mueren en sus hogares son enterradas sin que se les haga la prueba de la enfermedad.

La cuestión de cuántas personas están muriendo de COVID-19 en México ha provocado un acalorado debate, y los críticos del gobierno se quejan de que el país carece de una imagen clara de una crisis creciente.

En algunas partes de la nación, los hospitales están llegando a su capacidad máxima y las funerarias luchan por mantenerse al día, evidencia anecdótica que sugiere que la cifra oficial de muertes confirmadas de 6,510 es demasiado baja.

Anuncio

Las autoridades gubernamentales han reconocido que algunas muertes no se cuentan porque no han sido confirmadas por pruebas y que han sido escasas.

En otros países, los investigadores han estimado la cifra real observando muertes de todo tipo durante la pandemia y comparando esa cifra con los totales durante los mismos meses en años anteriores.

Ese enfoque no ha sido posible en México, porque el país tiene un retraso de dos años en la publicación de datos sobre muertes.

Anuncio

Los autores del nuevo estudio se dieron cuenta de que había otra fuente de datos que podría comenzar a ayudarlos a responder preguntas clave.

La Cruz Roja de Tijuana, que maneja el 99% de las llamadas de emergencia en la ciudad fronteriza industrial de 1.8 millones, mantiene registros detallados de su actividad.

A mediados de abril, se observó un aumento en la cantidad de personas que habían muerto en sus hogares, según la Dra. Eva Tovar Hirashima, directora médica del equipo de paramédicos de la organización.

Los rescatistas también notaron un aumento en pacientes con síntomas respiratorios y con tasas de oxígeno muy bajas, dijo.

Anuncio

Los investigadores comenzaron a analizar los datos del 911, basando su metodología en un estudio académico realizado en la región de Lombardía en Italia durante el brote de coronavirus allí. Ese informe encontró que las muertes en el hogar habían aumentado en un 58% durante el pico de la epidemia.

En Tijuana, los investigadores observaron las muertes en el hogar y en ambulancias entre el 14 de abril y el 11 de mayo y luego compararon este año con los cinco años anteriores.

Excluyendo las muertes que ocurrieron en accidentes, homicidios u otras formas de trauma, el promedio de los últimos años fue de 135, o 95 menos que en 2020.

Cuando los investigadores examinaron los datos de los meses de enero y febrero, no vieron diferencias significativas entre 2020 y años anteriores.

Anuncio

Al mapear dónde ocurrían la mayoría de las muertes en el hogar, los investigadores descubrieron que las tasas de personas que morían en sus hogares eran más altas en los vecindarios más pobres de la ciudad.

Los activistas que hablan lenguas indígenas se esfuerzan por mantener informadas a las comunidades indígenas mexicanas y centroamericanas sobre la pandemia de coronavirus.

Los autores del estudio compartieron sus datos con los funcionarios de salud de Baja California, quienes respondieron abriendo una nueva clínica en Mariano Matamoros, un vecindario en el extremo este de la ciudad que vio el mayor aumento de muertes en comparación con años anteriores. Los médicos de atención primaria en la clínica han recibido instrucciones de observar de cerca los niveles de oxígeno en la sangre, que son un indicador importante de COVID-19.

No está claro hasta qué punto los resultados del estudio de Tijuana se pueden aplicar al resto de México.

Anuncio

Los datos analizados por el Times mostraron que el 10% de las muertes confirmadas por COVID-19 en el país ocurrieron fuera de un hospital. Esa cifra en Tijuana durante el período del estudio fue solo del 3%, o 8 de 262 muertes confirmadas oficialmente.

Aún así, Joseph Friedman, un estudiante de medicina de la UCLA que trabajó en el informe, dijo que espera que el modelo se expanda a todo México y a otros países con bajos niveles de pruebas y una recopilación de datos deficiente.

“No hay grandes datos de mortalidad para América Latina, pero todo tipo de ciudades podrían estar haciendo este análisis”, dijo. “Esto es algo que podría hacerse con los datos de EMS en cualquier lugar que tenga archivos electrónicos”.

Brandon Brown, epidemiólogo de UC Riverside que no participó en el estudio, dijo que rastrear “con la falta de datos de vigilancia confiables para las muertes de COVID-19 en muchos lugares del mundo, estimar la mortalidad con datos de EMS puede ser el mejor indicador que tenemos en este momento para el exceso de muertes causadas por la pandemia”, dijo.

Anuncio

Tovar dijo que México necesita información rápida sobre el costo real de COVID-19 para ayudar a los funcionarios a tomar decisiones sobre las medidas de distanciamiento social y la mejor manera de desplegar médicos y enfermeras.

“En un país con un sistema de salud tan frágil, hay que conocer las muertes generales”, dijo.

El estudio no trató de determinar la causa de las muertes adicionales. Pero los datos de la Cruz Roja dejaron en claro que Tijuana está en medio de la pandemia.

Anuncio

Durante el período de estudio, los paramédicos respondieron a 321 pacientes con síntomas respiratorios, en comparación con los 86 que se esperarían según los datos de años anteriores. Los niveles de oxígeno en sangre en esos pacientes promediaron el 78% este año, mucho peor que el promedio de 2019 del 90%.

Muchos de los esfuerzos para rastrear las muertes de COVID-19 en México han sido anecdóticos y se han basado en revisiones de certificados de defunción.

Esta semana, un grupo anticorrupción sin fines de lucro dijo que encontró 4.577 casos en la Ciudad de México en los que los certificados de defunción vincularon el coronavirus con las muertes entre el 18 de marzo y el 12 de mayo. El análisis contó casos en los que la enfermedad no se confirmó, pero se describió como probable o causa probable

El número oficial de muertes confirmadas y sospechosas de COVID-19 en la Ciudad de México durante ese período fue de 1,060, menos de una cuarta parte de los casos citados en el informe.

Anuncio

El debate sobre los datos se produce cuando el gobierno comienza una reapertura gradual de la economía.

A partir de esta semana, los municipios donde se han confirmado pocos o ningún caso de coronavirus pueden reanudar el comercio, la escuela y otras actividades. Y varias industrias importantes, incluida la fabricación de automóviles y la minería, que se han declarado esenciales, han recibido luz verde para reabrir.

Juan Carlos Méndez, jefe de EMS de la Cruz Roja de Tijuana, dijo que sus equipos han respondido a menos pacientes que murieron en sus hogares durante la última semana en comparación con las semanas incluidas en el estudio.

Pero eso no significa que los residentes deben ignorar las medidas de distanciamiento social, dijo. “No podemos bajar la guardia”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio