Anuncio
Share

OPINIÓN: Dos periodistas asesinados en menos de una semana, México vuelve a ser el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo

  una mujer coloca una vela frente a las fotografías de los periodistas asesinados Miroslava Breach
En esta fotografía de archivo del 16 de mayo de 2017, una mujer coloca una vela frente a las fotografías de los periodistas asesinados Miroslava Breach, izquierda, y Javier Valdez, durante una manifestación contra el asesinato de periodistas, frente a la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México. La fiscalía de México dijo el jueves 17 de diciembre de 2020 que otra persona ha sido detenida en relación con el asesinato de Breach. (AP Foto/Rebecca Blackwell, Archivo)
(ASSOCIATED PRESS)

Luego de cinco meses de haber salido de la lista negra de agresiones a periodistas, otra vez México se vuelve a colocar como el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo. El regreso de México a la cuestionada lista se da luego de que en menos de tres meses han sido asesinados seis reporteros.

El más reciente asesinato ocurrió la tarde de ayer jueves, en el municipio de Guaymas, Sonora, donde cayó abatido el periodista Ricardo Domínguez López, director del medio digital Info Guaymas, quien apenas una semana antes había denunciado amenazas de muerte en contra, las que fueron lanzadas desde el anonimato a través de mensajes de texto a su teléfono celular.

En esta misma semana, el lunes también al filo del mediodía, en la ciudad de Morelia, Michoacán, fue ejecutado el periodista Abraham Mendoza, quien salía de un gimnasio cuando fue agredido por hombres armados que lo esperaban en las inmediaciones del estacionamiento. Abraham Mendoza también denunció en su momento amenazas de muerte sin que el Mecanismo de Protección de Periodistas atendiera el llamado de auxilio.

De acuerdo al ranking mundial de agresiones a la prensa, que cuantifica mensualmente la Relatoría para la Libertad de Expresión, de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante los meses de enero a abril de este 2021, México, luego de más de una década de estar catalogado como el país más peligroso para ejercer el periodismo, había salido de esa clasificación.

Anuncio

Entre enero y abril de este año no se había registrado un solo asesinato de periodistas, aunque sí se habían registrado las desapariciones forzadas de dos comunicadores del estado de Sonora. Los desaparecidos son Jorge Molontzin Centlal de Caborca, Sonora, desapareció el 9 de marzo y Pablo Felipe Romero Chávez, de Guaymas, Sonora, desapareció el 25 de marzo de este mismo año.

Aun con esas desapariciones, México –por primera vez, desde el 2011- dejó de ser considerado, durante los primeros meses de este año, como un país de muerte para quienes ejercen el periodismo. Pero ahora, de nueva cuenta, nuestro país ha regresado al primer lugar mundial de los lugares en donde ejercer el periodismo es sinónimo de peligro de muerte.

Antes de los asesinatos de los dos periodistas que ocurrieron esta semana, ya se habían registrado los homicidios consecutivos de Benjamín Morales Hernández, ocurrido el 3 de mayo en Caborca, Sonora; de Gustavo Sánchez Cabrera, en Tehuantepec, Oaxaca, el 17 de junio, y el de Enrique García, registrado en el municipio de Metepec, Estado de México, el pasado 18 de junio.

El regreso de nuestro país al ranking mundial de agresiones a periodistas ha sido asumido con preocupación por el gobierno federal. En su conferencia de prensa de las mañanas, el presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de ser cuestionado sobre la ola de violencia que aqueja a los comunicadores, dijo que “no es decisión del Estado que maten a periodistas”.

Anuncio

Explicó que su administración, la de la Cuarta Transformación, está preocupada por la ola de violencia contra los informadores, y reconoció que hoy en México hay libertades como no había antes, recordando que “en el periodo neoliberal (1988-2018) se perseguía y se censuraba a los periodistas”, cosa que ya no sucede en este gobierno, reiteró.

Con relación al asesinato del periodista michoacano, Abraham Mendoza, que ha devuelto el tema de la seguridad de los comunicadores a las portadas de los principales medios de comunicación, el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, a través de post en Twitter, dijo que su asesinato no quedará impune.

“Lamentamos profundamente la pérdida de Abraham Mendoza. Su asesinato no quedará impune. Todos los días desde las 6 de la mañana el gabinete de seguridad da seguimiento y ejecuta planes para brindar seguridad a toda la población. Nuestro más sincero pésame a familiares y amigos”, dice la comunicación completa escrita en la cuenta de Twitter del vocero Jesús Ramírez.

Sin embargo, frente al asesinato más reciente de un periodista, el de Ricardo Domínguez López, aún no hay una postura oficial del gobierno federal, pese a que el hecho ha conmocionado a todo el gremio, desde donde se ha reclamado –a través de diversos espacios en redes sociales- una postura firme del gobierno federal para que todos los comunicadores en riesgo cuenten con las garantías de integridad física para realizar su labor informativa.

Anuncio

El discurso distante

Sin embargo, pese a la postura oficial tanto del presidente de México como de su vocero oficial, lo que prevalece es la realidad: el Mecanismo de Protección de Periodistas, que es el órgano del gobierno mexicano para atender las amenazas de muerte que enfrentan los periodistas, sigue inoperante ante el reclamo de protección de cientos de comunicadores.

Hasta el día de hoy, son más de 380 los periodistas que por tener amenazas de muerte a causa de su ejercicio informativo han solicitado la protección oficial del Mecanismo, pero solo el 10 por ciento de ellos cuentan con medidas eficientes de protección a su integridad, como equipo de guardaespaldas, refugio seguro, vehículo blindado o sistemas de videovigilacia en sus domicilios.

El resto de los periodistas, supuestamente protegidos por el Mecanismo de Protección de Periodistas, solo están acompañados telefónicamente y únicamente cuentan con un dispositivo electrónico (Botón de Pánico) para denunciar cualquier intento de agresión, o en el mejor de los casos cuentan con vigilancia perimetral en su domicilio, pero es una vigilancia que brindan los policías municipales, muchas veces coludidas con miembros del crimen organizado.

Anuncio

Otro hecho que hace ver que el discurso oficial de protección a los periodistas mexicanos está distante de la realidad, es el que refiere al presupuesto con el que opera el Mecanismo de Protección; para este año se cuenta con un presupuesto de 241 millones 456 mil pesos, cuando los gastos requeridos son por el orden de los 310 millones de pesos.

Pero no solo es cuestión de presupuesto. También el Mecanismo de Protección ha incurrido en fallas operativas, al negar el servicio de protección que demandan algunos periodistas amenazados, los que –bajo criterios unipersonales de funcionarios de ese organismo- simplemente no son aceptados y se les deja a su suerte.

En lo que va de este año, por lo menos 75 comunicadores de diversas partes del país, que han manifestado situaciones de riesgo, por amenazas de muerte a causa de su trabajo, no han sido aceptados para su protección dentro del Mecanismo.

El Mecanismo de Protección, omiso

Anuncio

En lo que va del 2019 a la fecha, ya en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, han sido ejecutados 33 periodistas, pero al menos en nueve casos de esos comunicadores asesinados, las víctimas solicitaron seguridad personal al Mecanismo de Protección para poder seguir ejerciendo. Pero su petición nunca fue escuchada.

Entre los periodistas que no fueron atendidos por el Mecanismo de Protección y que al no recibir seguridad terminaron ejecutados, se encuentran Reynaldo López, ejecutado en Hermosillo, Sonora, el 16 de febrero del 2019; Santiago Barroso Alfaro, asesinados en San Luis Río Colorado, Sonora, 15 de marzo del 2019, y Francisco Romero Díaz, muerto en Playa del Carmen Quintana Roo, el 16 de mayo del 2019.

Los periodistas que pidieron apoyo al Mecanismo de Protección y que se les negó seguridad y que por ello fueron ejecutados en el 2020, fueron María Elena Ferral Hernández, asesinada en Papantla, Veracruz, el 30 de marzo del año pasado; Alma Angélica Aguilar Domínguez, ejecutada en Cajeme, el 10 de junio del 2020; José Castillo, muerto en Ciudad Obregón, el 11 de junio del 2020.

A ellos se suman, también como víctimas colaterales de la negligencia del Mecanismo de Protección de Periodistas, los periodistas Arturo Alba Medina, asesinado en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 29 de octubre del 2020; Jesús Alfonso Piñuelas, caído en Cajeme, Sonora, el 2 de noviembre del 2020, e Israel Vásquez Rangel, ejecutado en Salamanca, Guanajuato, el 9 de noviembre también del año pasado.

Anuncio

Abraham Mendoza estaba amenazado

El caso de Abraham Mendoza, el periodista que fue asesinado ayer en la capital de Michoacán, embona perfectamente dentro de la negligencia operativa del Mecanismo de Protección. De acuerdo a las primeras investigaciones realizadas por la Fiscalía General de Justicia de Michoacán, Abraham Mendoza había pedido protección al gobierno federal.

Según fuentes extraoficiales de la Fiscalía de Michoacán, se sabe que el periodista había manifestado el temor de un atentado luego de recibir amenazas anónimas como producto de su labor informativa. Esto se lo comentó la hoy víctima a algunos de sus compañeros del medio, aunque se desconoce si esa versión fue emitida a los directivos de la estación de radio para la que trabajaba.

Lo que sí ha quedado establecido es que Abraham Mendoza por recomendación de algunos de sus compañeros del gremio, solicitó su incorporación al Mecanismo de Protección para que se le brindaran las medidas de apremio. Sin embargo, se desconoce la razón por la que el órgano garante de la seguridad de los comunicadores no actuó de manera rápida.

Anuncio

De acuerdo a la versión de fuentes al interior de la Fiscalía del Estado de Michoacán, se ha establecido que funcionarios del Mecanismo de Protección de Periodistas recomendaron a Abraham Mendoza interponer una denuncia penal por el delito de amenazas de muerte en contra de quien resultara responsable, esto ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Pero esa denuncia ya no la pudo hacer. Abraham Mendoza fue asesinado el día de ayer lunes, luego de salir de un gimnasio, cuando tres hombres lo esperaban en el estacionamiento. Se sabe que los tres agresores iban armados y los tres accionaron sus armas, acertando sobre el cuerpo en por lo menos cuatro ocasiones.

El periodista asesinado fue conductor del programa Panorama Informativo Michoacán, del Grupo ACIR, de cuya agencia fue también corresponsal nacional; así mismo fue titular de los noticieros Tv Azteca Michoacán y Central Tv, además de colaborar con algunos medios informativos locales.

Nadie escuchó su llamado de auxilio

Anuncio

El periodista Ricardo Domínguez López, quien fue asesinado a balazos la tarde de ayer jueves en las inmediaciones del estacionamiento de una plaza comercial en el municipio de Guaymas, Sonora, desde la semana pasada había denunciado públicamente que estaba siendo objeto de amenazas de muerte.

En una conferencia de prensa que encabezó apenas a finales de marzo, dio a conocer que un grupo de la delincuencia organizada lo había elegido como blanco de sus ataques, amenazándole de muerte, luego de ser considerado como incómodo por las denuncias de su trabajo informativo.

Por esa razón el periodista solicitó ayuda al Mecanismo de Protección, pero no obtuvo respuesta del organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación. Ante la falta de ayuda del Mecanismo, para poner a salvo su vida, Ricardo Domínguez López decidió dejar su domicilio en la ciudad de Cajeme y se trasladó a vivir a Guaymas, Sonora.

El cambio de domicilio no fue suficiente para esquivar las agresiones del crimen organizado, el día de ayer Ricardo Domínguez López fue ejecutado en el estacionamiento del centro comercial Ley Marsella de Guaymas, en donde fue alcanzado por las balas de un solitario asesino que estaba esperando a que saliera de un supermercado.

Anuncio

Ricardo Domínguez, además de director de Info Guaymas era también presidente de la Asociación Metropolitana de Periodistas Independientes de Guaymas-Empalme, trabajó para Televisa Sonora y Diario del Yaqui; tenía 47 años de trabajo informativo, los que el día de ayer terminaron trágicamente a manos del crimen organizado.


Anuncio