Anuncio
Share

OPINIÓN: Olas de calor, incendios forestales, inundaciones: ¿a qué se debe el clima extremo?

Houses are partially submerged on overflowed river banks
Casas sumergidas en las riberas del río desbordado en Erdorf, Alemania, cuando el pueblo se inundó el 15 de julio. Las fuertes lluvias e inundaciones de Europa occidental son solo un ejemplo del clima extremo causado por la corriente en chorro.
(Harald Tittel / dpa via Associated Press)

Al leer las noticias durante el último mes, o simplemente al salir a la calle, se puede tener la sensación de que algo está mal con el clima. Una ola de calor tras otra ha azotado la costa oeste, que ahora está en llamas. Europa occidental se ha visto inundada por la lluvia, que ha provocado la muerte de cientos de personas. En toda Asia, desde Japón hasta Turquía, los récords de temperatura han ido cayendo como fichas de dominó y, más recientemente, varias ciudades de China se han visto inundadas por fuertes lluvias.

La pregunta en la mente de todos es si esta confluencia de catástrofes está causada por el cambio climático. Por un lado, la respuesta es un claro sí: el cambio climático introduce más calor en la atmósfera, lo que provoca directamente altas temperaturas e indirectamente aumenta la intensidad de las tormentas al permitir que el aire contenga más vapor de agua. Pero el incremento de aproximadamente dos grados Fahrenheit en la temperatura media global de la superficie causada por el cambio climático, hasta ahora, representa solo una parte relativamente menor de cualquier evento. Si Portland hubiera alcanzado los 114 grados a finales de junio en lugar de 116, seguiría siendo el día más caluroso en la historia de la ciudad. Si Alemania Occidental hubiera recibido un 7% menos de lluvia (es decir, si restamos la humedad adicional que la atmósfera puede retener actualmente gracias al cambio climático), todavía habría experimentado más de un mes de precipitaciones en un solo día.

De hecho, la verdadera fuerza impulsora detrás de todo este clima extremo es la misma: el comportamiento de la corriente en chorro. La corriente en chorro es la gran banda de viento fuerte que hace que el vuelo de Estados Unidos a Londres sea más corto (y el viaje de regreso más largo), y desempeña un papel crucial en la determinación del clima del hemisferio norte. Por un lado, sirve como una especie de línea divisoria entre dos grandes masas de aire: el aire caliente y húmedo de los trópicos y el aire frío y seco del Ártico.

Cuando la corriente en chorro se inclina hacia Texas, las temperaturas en Estados Unidos descienden porque el aire frío se dirige hacia el sur. Lo contrario ocurre cuando se inclina hacia el norte. Pero igual de importante es que la corriente en chorro también arrastra el clima a su paso: si el martes llueve en Boston, el miércoles las nubes habrán desaparecido y serán sustituidas por un nuevo sistema.

Anuncio

Todo esto, sin embargo, supone que la corriente en chorro se mueve a lo largo de un curso aproximadamente recto, como una interestatal que atraviesa el país de oeste a este. Si, por el contrario, su trayectoria desarrolla grandes ondas, como una carretera secundaria serpenteante, esto causa problemas a quienes vivimos debajo de ella. Por un lado, hace que el clima intempestivo llene los bolsillos, permitiendo que el aire tropical se precipite hacia el norte del país y produciendo el tipo de domos de calor que han sido responsables de temperaturas récord. Pero también hace que la corriente en chorro se ralentice, como el tráfico en una carretera sinuosa. Esto significa que un día caluroso, frío, o lluvioso, se convierte en una semana, prolongando el sufrimiento y aumentando enormemente los riesgos para la vida humana. En el último mes, la corriente en chorro se ha parecido a un sendero con curvas, provocando alteraciones meteorológicas en todo el mundo.

La pregunta aterradora que deberíamos hacernos no es si la actividad humana está haciendo que las olas de calor sean más calientes y las tormentas más lluviosas, lo es. La pregunta es si nuestra actividad también está haciendo que estos fenómenos meteorológicos sean más frecuentes y duraderos al torcer la corriente en chorro. Se trata de un área de investigación activa, ya que los vínculos entre una corriente en chorro ondulada y el cambio climático no están del todo claros. Algunos científicos creen que el calentamiento del clima no tendrá mucho efecto en la corriente en chorro, mientras que otros piensan que el aumento de las temperaturas del planeta provocará una corriente en chorro más lenta y serpenteante.

Esta última posibilidad es la que realmente debería quitarnos el sueño (bueno, eso y el calor agobiante). Si otros estudios demuestran que la corriente en chorro es cada vez más ondulada, entonces podemos prever muchos más veranos en los que el clima deja de tener sentido.

Ned Kleiner es un estudiante de doctorado en Harvard que estudia ciencias atmosféricas.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio