Anuncio
Share

OPINIÓN: Las redes sociales y sus efectos nocivos en la salud mental de los más jóvenes

En aplicaciones como Instagram, nuestros niños están inundados constantemente con imágenes de personas
En aplicaciones como Instagram, nuestros niños están inundados constantemente con imágenes de personas con cuerpos “perfectos” poco realistas y panaceas dietéticas que pretenden solucionar todos los problemas de imagen corporal.
(Getty Images)

Como médico, mi trabajo es preservar la vida y reconocer y curar posibles enfermedades antes de que causen daño, especialmente cuando se trata de nuestros niños y de los más vulnerables de nuestras comunidades.

En los últimos años, he visto una tendencia en los problemas graves de salud mental que afectan a nuestros hijos que se derivan de su uso de las redes sociales. En aplicaciones como Instagram, nuestros niños están inundados constantemente con imágenes de personas con cuerpos “perfectos” poco realistas y panaceas dietéticas que pretenden solucionar todos los problemas de imagen corporal. A su vez, los filtros en TikTok y Snapchat crean la sonrisa perfecta, la cintura más delgada o la piel más hermosa.

Se ha demostrado que estas plataformas de redes sociales tienen un efecto grave en la autoestima de nuestros hijos, lo que provoca tasas más altas de problemas de salud mental y trastornos alimentarios, todo esto sumado a los efectos negativos que los jóvenes enfrentaron durante la pandemia por perderse el aprendizaje y las interacciones en persona con sus amigos.

Como médico, hay un límite de lo que puedo hacer. Para cuando un paciente llega mi consultorio, o peor aún, a la sala de emergencias, el daño ocurrido por las redes sociales ya se ha producido. Los padres acuden a mí sabiendo que su hijo sufre de un peligroso trastorno alimentario o que le han hecho bullying en línea hasta el punto de la depresión. Estoy allí para ayudar a curar, consolar y recoger las piezas, pero los padres suelen sentir que les han fallado a sus hijos.

Aquí está la verdad: es hora de que reconozcamos que el diseño de estas plataformas de redes sociales crea problemas que los padres más atentos o incluso los profesionales médicos no pueden solucionar. Las aplicaciones de redes sociales están diseñadas como tal para maximizar la viralidad, la interacción y las ganancias. Nosotros podemos enseñar a nuestros hijos sobre los peligros que acechan en línea, pero si las plataformas continúan permitiendo que estas cosas se enconen dentro de sus redes, hay poco que como individuos podamos hacer.

Anuncio

Solo las propias empresas pueden hacer que sus productos sean más seguros para nuestros niños, pero como hemos visto una y otra vez, no están dispuestas a realizar ningún cambio que afecte su cuentas — a menos que nos unamos colectivamente y exijamos que lo hagan.

Necesitamos tomar las medidas para asegurarnos de que el diseño de las plataformas de redes sociales protejan a nuestra juventud vulnerable. La única forma de garantizar que estas empresas multimillonarias protejan a nuestros niños es aprobando una legislación que les exija hacerlo; es por eso que apoyo el Código de Diseño Apropiado para cada Edad del Estado de California (CAADC en sus siglas en inglés) y urjo a la Legislatura de California a que apruebe este proyecto de ley.

Siguiendo el modelo de una ley del Reino Unido que ya ha mostrado cambios concretos, el CAADC es un esfuerzo bipartidista para hacer que las empresas de tecnología diseñen sus productos para que sean seguros para los niños y protejan su privacidad y seguridad como prioridad principal.

Por ejemplo, la propuesta ley restringiría los datos que se pueden recopilar de los niños, lo que reduciría el riesgo de que se les envíe contenido dañino. También requeriría una alta configuración de privacidad por defecto, la desactivación de la función de geolocalización y dejaría en claro a todos los usuarios en un lenguaje accesible para todos, especialmente los jóvenes, los recursos disponibles para que puedan denunciar a los usuarios abusivos y/o bloquear contenido desagradable.

Este proyecto de ley se tiene que aprobar para mantener a los niños de California seguros en línea. En una encuesta reciente, más del 80% de los estadounidenses dicen que quieren una legislación que requiera que las plataformas de redes sociales tomen medidas para minimizar los daños a los menores. Nuestro estado tiene la oportunidad de hacer precisamente eso y liderar la nación en la protección de los niños en línea y priorizar su salud mental, física y emocional sobre las ganancias de las empresas.

Mi experiencia como médico y padre me ha demostrado la extrema necesidad de una política de salud pública como esta. Nuestros niños están sufriendo en línea, y con el Código de Diseño Apropiado para Cada Edad, tenemos un tratamiento para mejorar su bienestar. Asegurémonos de que las voces de nuestros niños, familias y comunidades estén empoderadas para hacer del mundo virtual un lugar mejor y más seguro para las generaciones venideras.

El Dr. Ilan Shapiro es un pediatra, empresario e influyente en las redes sociales radicado en Los Ángeles. Trabaja con Altamed, así como con la Asociación de Pediatría de California y se especializa en traducir términos médicos a “Spanglish’’. Es un orgulloso padre de dos niños increíbles.


Anuncio