Anuncio
Share
Política

En 84 días de campaña presidencial, el multimillonario de California Tom Steyer gastó $47 millones de dólares

Tom Steyer
Tom Steyer, fotografiado en la Convención Democrática de California, en marzo pasado, adelantó que aportaría $100 millones de su fortuna para su candidatura presidencial.
(Cheryl A. Guerrero / Los Angeles Times)

El multimillonario californiano Tom Steyer gastó 47 millones de dólares durante los primeros tres meses de su candidatura presidencial demócrata. La suma lo coloca en el camino correcto para unirse a los candidatos políticos que se autofinancian más grandes de la historia de Estados Unidos.

El multimillonario de California Tom Steyer gastó $47 millones durante los primeros tres meses de su candidatura presidencial, una suma asombrosa que lo coloca en vías de unirse a los políticos más autofinanciados en la historia de Estados Unidos.

Hasta ahora, Steyer estuvo sumido en los dígitos bajos de las encuestas en su campaña para obtener la nominación presidencial demócrata. El candidato que encabezó la mayoría de estas encuestas, el ex vicepresidente Joe Biden, se encuentra en una posición financiera precaria: gastó más dinero del que recaudó en los últimos meses y tiene significativamente menos en el banco que sus principales rivales, según formularios de divulgación financiera de campaña dados a conocer el martes por la noche.

Darry Sragow, un veterano consultor demócrata, señaló que Biden es mejor conocido que sus rivales demócratas debido a su casi medio siglo en el cargo, por lo cual es posible que no necesite tanto dinero como otros candidatos. Sin embargo, los números de financiación de la campaña (Biden recaudó $15.7 millones y gastó $17.7 millones en el tercer trimestre de 2019, lo cual lo dejó con $9 millones en el banco) podrían enviar una señal negativa a los aportantes, señaló Sragow. “Los expertos y donantes observan cuánto no ha recaudado y cuánto no tiene a la mano, y eso resulta desalentador para ellos”, aseveró. “A los donantes no les gusta malgastar su dinero en perdedores”.

La recaudación de fondos y los gastos de los candidatos presidenciales desde el 1º de julio al 30 de septiembre fueron detallados en divulgaciones obligatorias de financiamiento de campaña presentadas ante la Comisión Federal Electoral, este pasado martes.

Anuncio

La información se conoce menos de cuatro meses antes del primer combate, en Iowa, en febrero próximo.

La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, el senador de Vermont Bernie Sanders y el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, recaudaron la mayor cantidad de dinero entre los demócratas y también poseen las mayores reservas de efectivo.

El resto del campo está rezagado. La recaudación de fondos de la senadora de California Kamala Harris se mantiene plana, en $11.8 millones. Harris gastó $14.6 millones, casi el doble de la cantidad invertida el trimestre anterior, y tiene $10.5 millones en efectivo disponibles.

El presidente Trump recaudó $41 millones durante este período, y sus comités conjuntos de recaudación del Comité Nacional Republicano reunieron decenas de millones de dólares más, lo cual demuestra el poder de la presidencia (el demócrata que gane la nominación del partido eventualmente podrá recaudar mayores sumas con los partidos nacionales y estatales).

Anuncio

Los rivales republicanos de Trump para la nominación (el ex representante de Illinois Joe Walsh, el ex gobernador de Carolina del Sur Mark Sanford y el ex gobernador de Massachusetts William Weld) han reunido muy poco en comparación con el primer mandatario.

Steyer es el candidato demócrata que puede igualar o superar inmediatamente la campaña de Trump, a nivel financiero. El administrador de los fondos de cobertura convertido en guerrero ecológico -cuya fortuna está valuada en alrededor de $1.6 mil millones- anunció su candidatura en julio último, después de decir antes que no pensaba postularse. Steyer donó $47.6 millones a su campaña y recaudó $2 millones adicionales, según los informes de la FEC.

Gran parte del gasto de Steyer fue concentrado en darle un lugar en la etapa de debate del martes por la noche, incluyendo $15.6 millones en compras de anuncios de medios, $14.8 millones en publicidades digitales y $3.7 millones en correo directo, según los formularios de divulgación. Se gastaron cientos de miles de dólares más en costos de producción. Los gastos de Steyer llevaron a varios de sus rivales a acusarlo de intentar comprar un lugar en el escenario del debate.

Estas iniciativas ayudaron a Steyer a alcanzar los umbrales en encuestas y donantes menores para calificar para el debate. Durante el enfrentamiento con 11 de sus contrincantes demócratas, no hubo un momento que pudiera generar un impulso a su candidatura en las encuestas, donde sigue sumido en los dígitos bajos.

A sus 62 años, Steyer nunca se postuló para un cargo público. Está entre los mayores donantes demócratas del país y ha sido uno de los defensores más abiertos del juicio político a Trump. Si continúa con sus patrones de aportes y gastos, va en camino de unirse a las filas de los principales aspirantes políticos autofinanciados.

Los candidatos presidenciales Ross Perot, en 1992, y Steve Forbes, en 2000, gastaron el equivalente a poco más de $110 millones en dólares de hoy, récords modernos que Steyer podría romper fácilmente si sigue gastando al mismo ritmo, afirmó Douglas Weber, investigador principal de Center for Responsive Politics. Steyer ha dicho, sin embargo, que gastaría $100 millones de su propio dinero en su postulación.

Los compradores de armas de fuego con condenas por conducir ebrios en sus registros eran más propensos a ser arrestados por un crimen violento que los compradores con registros limpios

Las apuestas de Perot y Forbes no fueron exitosas. “Por lo general, el autofinanciamiento no conduce al éxito, en parte porque la recaudación de fondos de los candidatos los ayuda a conectarse mejor con los votantes”, consideró Rick Hasen, profesor de derecho de financiamiento de campañas en UC Irvine. El docente agregó que los “47 millones de dólares de Steyer no le han comprado mucho. Podría pagar las multas de todos los exdelincuentes en Florida para asegurarse de que vuelvan a votar en las próximas elecciones y probablemente tendría mucha más influencia”.

Si bien Biden y Harris han dedicado gran parte de su tiempo a encabezar eventos para grandes donantes en California y en todo el país, los candidatos que recaudaron y depositaron la mayor cantidad de dinero fueron quienes renunciaron a esos eventos de lujo.

Anuncio

Sanders reunió $28 millones, gastó $21.6 millones y tiene $33.7 millones en efectivo, según los informes. Warren recaudó $24.7 millones y utilizó $18.7 millones, con $25.7 millones en el banco.

Buttigieg, que cuenta con el apoyo de pequeños contribuyentes y grandes donantes, está a la zaga de los principales candidatos en las encuestas, pero puede competir con ellos a nivel financiero, lo cual podría ser crítico en los próximos meses en caso de que la dinámica electoral cambie. El candidato recaudó $19.2 millones, empleó $18.5 millones y tiene $23.4 millones en el banco.

El empresario Andrew Yang, cuya campaña está centrada en los impactos de la automatización en la fuerza laboral, recaudó $9.9 millones y tiene $6.4 millones en el banco, más que varios de sus rivales más conocidos, incluido el ex representante de Texas Beto O’Rourke, Julián Castro, ex funcionario de la administración Obama, y los senadores Cory Booker y Amy Klobuchar.

Aún así, cualquiera de estos candidatos está en un lugar más cómodo que el alcalde de Miramar, Florida, Wayne Messam. Su informe financiero de campaña mostró que recaudó $5 —una cifra que, según el candidato presidencial, debe ser un error—.

Melissa Gomez, reportera de planta de The Times, contribuyó con este artículo desde Miramar, Florida.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio