Anuncio
Share
Política

Bill Taylor, el diplomático de EE.UU en Ucrania amenazó con renunciar por la ‘pesadilla’ de las demandas de Trump

William B. Taylor Jr. arrives at the Capitol to testify
William B. Taylor Jr., el principal diplomático de Estados Unidos en Ucrania, llega al Capitolio para testificar a puerta cerrada en la investigación de destitución de la Cámara el 22 de octubre de 2019
(Kirk McKoy / Los Angeles Times)

Los mensajes de texto divulgados anteriormente muestran a William B. Taylor Jr. navegando los intereses de Trump y su abogado personal, Rudolph W. Giuliani, fuera de los procesos normales del Departamento de Estado.

William B. Taylor Jr, el principal funcionario de Estados Unidos en Ucrania y testigo clave en la investigación del juicio político contra el presidente Trump, dijo a los investigadores de la Cámara se había implementado una táctica de “pesadilla” en la política exterior, al tratar de buscar “suciedad política” contra Joe Biden, y que creía que todo esto podría envalentonar a Rusia y que amenazó con dimitir por todo esto.

Los demócratas de la Cámara de Representantes publicaron el miércoles una transcripción de una declaración a puerta cerrada de Taylor, el primer testigo que proporcionó pruebas de un ‘quid pro quo’ en los tratos de Trump con Ucrania. En su testimonio, el mes pasado contó a los legisladores cómo Trump autorizó a su abogado, Rudolph W. Giuliani, a abrir un canal diplomático no oficial con Ucrania.

Taylor describió cómo Trump impidió la entrega de ayuda militar a Ucrania cuando utilizó ese canal para instar a los líderes del país a que anunciaran públicamente una investigación de Biden, el ex vicepresidente y potencial rival de Trump en 2020.

Taylor testificó que se enteró en septiembre por Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, que la ayuda y la visita a la Casa Blanca que buscaba el nuevo presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, eran “dependientes” de una declaración pública sobre la investigación. Le preocupaba que la demanda pudiera avergonzar a Ucrania y envalentonar aún más a Rusia, testificó.

Anuncio

“Los rusos quieren saber cuánto apoyo van a recibir los ucranianos en general de los estadounidenses, pero también qué tipo de apoyo”, dijo Taylor a los legisladores. “Así que los rusos amarían, la humillación de Zelensky de la mano de los americanos, y daría a los rusos una mano más libre, y antes eso, yo renunciaría”.

Muchos prestamistas que se especializaron en préstamos de día de pago ahora están promoviendo un tipo de crédito casi igualmente oneroso, el préstamo a plazos en línea.

Explicando a los legisladores su conversación con Sondland, Taylor dijo que le preocupaba que Ucrania hiciera tal declaración para satisfacer a Trump incluso sin una garantía de que el presidente finalmente liberaría la ayuda, lo que es importante para la capacidad del país de defenderse de las incursiones de los separatistas apoyadas por Rusia.

La pesadilla, explicó Taylor, era que Zelensky mencionaría a Burisma, la compañía de gas natural en la que el hijo de Biden, Hunter, sirvió durante cinco años en la junta, “y se metería en grandes problemas en Estados Unidos y probablemente también en su país, y la asistencia de seguridad no sería liberada”.

Los demócratas en la sala para la declaración de Taylor el 22 de octubre dijeron que fue notablemente “exhaustiva”. La transcripción de 324 páginas revela el detalle con el que describió los acontecimientos clave.

Anuncio

No es de extrañar, dado lo central que es su testimonio en el caso, que Taylor sea el primer testigo que testifique en un lugar público el 13 de noviembre, cuando la investigación del juicio político surja de detrás de puertas cerradas después de seis semanas de entrevistas a testigos.

El relato de Taylor ha sido corroborado por otros funcionarios. Sondland enmendó su testimonio esta semana después de afirmar que las declaraciones dadas por otros testigos, especialmente Taylor, le habían “refrescado” la memoria al decirle a un ayudante de Zelensky que la ayuda de seguridad no sería entregada hasta que se hiciera una declaración pública sobre una investigación.

Taylor se describió a sí mismo como “alarmado” al escuchar el 1 de septiembre de Tim Morrison, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional en ese momento, que la ayuda estaba supeditada a tal declaración.

También se sintió perturbado por una llamada telefónica posterior ese día con Sondland, quien “me dijo que el presidente Trump le había dicho que quiere que el presidente Zelensky declare públicamente que Ucrania investigará a la empresa Burisma y la supuesta interferencia ucraniana en las elecciones de 2016 en Estados Unidos”, dijo.

Sondland había “reconocido que había cometido un error” al informar a funcionarios ucranianos que una reunión de la Casa Blanca dependía de una declaración pública sobre las investigaciones de Kiev, aunque ese fuera el caso, dijo Taylor.

“El embajador Sondland dijo que todo dependía de tal anuncio, incluyendo la asistencia de seguridad. Dijo que el presidente Trump quería al presidente Zelensky haciendo una declaración pública ordenando tales investigaciones”, declaró.

El número de jóvenes estadounidenses que ven videos en línea todos los días se ha más que duplicado desde 2015, y ven casi una hora al día, según la encuesta.

Taylor fue explícito en dos cuestiones que son centrales para la investigación: que Trump exigía una investigación que pudiera tener un efecto en la campaña de 2020 y que los ucranianos no querían formar parte de eso.

Dijo que el ex ministro de Finanzas de Ucrania, Oleksandr Danylyuk, “entendió - y estoy seguro de que informó al presidente Zelensky, estoy seguro de que tuvieron esta conversación” que “abrir esas investigaciones, en particular sobre Burisma, habría implicado a Ucrania en la campaña electoral de 2020”.

Anuncio

Taylor, que salió de su retiro en junio para servir como enviado de Estados Unidos a Ucrania, será el primero de dos testigos en repetir su testimonio privado en un entorno público cuando la investigación del juicio político entre en una nueva fase, más amigable para la televisión, la próxima semana.

Taylor y George Kent, subsecretario adjunto de Estado, tienen previsto testificar el 13 de noviembre, anunció el miércoles el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam B. Schiff (demócrata de Burbank).

La ex embajadora en Ucrania, Marie Yovanovitch, que fue retirada de su puesto por Trump, está programada para testificar el 15 de noviembre, también en una audiencia pública.

El testimonio inicial de Yovanovitch fue dado a conocer esta semana.

Schiff, a quien los republicanos han criticado por presidir lo que dicen es un proceso de destitución partidista, dijo a los reporteros el miércoles que las audiencias públicas permitirán a los estadounidenses escuchar las pruebas y “evaluar a los testigos por sí mismos, para hacer sus propias determinaciones sobre la credibilidad de los testigos, pero también para conocer de primera mano sobre los hechos de la mala conducta del presidente”.

A pesar de la creciente evidencia de un quid pro quo, los republicanos han seguido defendiendo las acciones del presidente. En días recientes, varios senadores republicanos dijeron que tal comportamiento, aunque problemático, no llega al nivel de un crimen o no es una ofensa impugnable.

El miércoles, el senador Lindsey Graham (R-S.C.), presidente del Comité Judicial del Senado, ofreció una nueva defensa, sugiriendo que la Casa Blanca de Trump era demasiado inepta para ejecutar un quid pro quo.

“Lo que puedo decirles sobre la política de Trump hacia Ucrania fue incoherente, depende de con quién se hable”, dijo Graham a los periodistas. “Parecen ser incapaces de formar un quid pro quo”.

Anuncio

El escritor del Times Noah Bierman contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio