Anuncio

La orden de Trump de eludir al Congreso para el alivio del coronavirus enfrenta desafíos legales

×
VIDEO | 07:22
Trump attempts to bypass Congress on coronavirus relief, though his power to do so is unclear

Con las negociaciones del congreso estancadas, Trump está dando órdenes para intentar que la ayuda fluya. Pero no está claro si tiene el poder para hacerlo.

El presidente Trump dijo el sábado que estaba pasando por alto al Congreso y tomando medidas unilaterales para brindar alivio financiero a los estadounidenses que luchan durante la crisis del coronavirus, a pesar de la incertidumbre sobre su autoridad legal para hacerlo.

Tras la ruptura de las conversaciones en Capitol Hill para llegar a un acuerdo bipartidista, Trump firmó cuatro órdenes que, según dijo, extenderían los beneficios federales mejorados por desempleo, diferirían los impuestos sobre la nómina de algunos empleados, continuarían con la prohibición temporal de los desalojos y reducirían la carga de los préstamos estudiantiles.

Su acción aminoraría el agregado temporal de desempleo federal para los estadounidenses sin trabajo a $400 de los pagos de $600 a la semana que vencieron recientemente. Para pagar esto, Trump espera usar $44 mil millones en ayuda por desastre aprobada previamente para los estados.

Trump también dijo que se les pedirá a los estados que contribuyan con el 25% del costo, o $100 por semana, y no está claro si los estados podrían o estan dispuestos a hacerlo.

Anuncio

Trump dijo que los estadounidenses que ganan menos de $100.000 serían elegibles para una exención de impuestos sobre la nómina hasta fines de este año, después de lo cual se les exigirá que paguen los impuestos diferidos. Pero aseguró que si es reelegido en noviembre, perdonaría los impuestos diferidos y haría que el recorte fuera permanente.

Los demócratas criticaron rotundamente las acciones de Trump.

“Este no es un liderazgo presidencial. Estas órdenes no son soluciones reales”, manifestó el presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden. “Son simplemente otra estratagema cínica diseñada para desviar la responsabilidad. Algunas medidas hacen más daño que bien”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata por San Francisco) y el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (demócrata por Nueva York), pidieron a Trump y a los republicanos que regresen a la mesa de negociaciones para elaborar un proyecto de ley.

Anuncio

“Estamos decepcionados de que, en lugar de trabajar para resolver los problemas de los estadounidenses, el presidente eligió quedarse en su lujoso campo de golf para anunciar políticas poco funcionales, débiles y estrechas para recortar los beneficios de desempleo que millones necesitan desesperadamente y ponen en peligro el “Seguro Social y Medicare” para las personas mayores, dijeron los líderes demócratas en un comunicado. Los impuestos sobre la nómina a los que Trump se refirió financian el Seguro Social y Medicare.

Hablando por segunda vez esta semana ante una pequeña multitud de seguidores que vitorearon al presidente en su club de golf de Nueva Jersey, Trump pronunció un discurso inconexo. Acusó a los principales demócratas del Congreso de bloquear la asistencia financiera que se necesitaba desesperadamente y afirmó que la economía se estaba “volviendo muy, muy fuerte”.

Trump manifestó que las órdenes que firmó “se ocuparán de prácticamente toda esta situación”.

Anuncio

Sin embargo, no está claro si Trump tiene la autoridad legal para hacer tales cambios por su cuenta, porque el poder de recaudar impuestos, gastar dinero y redactar leyes recae en el Congreso. Se espera que sus órdenes enfrenten desafíos legales de los demócratas que podrían mitigar su impacto.

Cuando se le preguntó el sábado si su decisión de reducir los pagos semanales a los trabajadores desempleados en 200 dólares supondría una dificultad, Trump dijo que no. “Esto les da un gran incentivo para volver a trabajar”, dijo. “Hubo dificultades con que la cantidad fuera de $600 porque realmente era un desincentivo”.

La decisión del presidente de actuar por su cuenta es el resultado de la incapacidad de su administración para llegar a un acuerdo bipartidista con el Congreso.

Trump puede esperar que sus órdenes cambien la dinámica política en torno a las negociaciones estancadas. Pero las principales áreas de desacuerdo permanecen después de 11 días de negociaciones, y lo más importante es cuánto gastar en general.

Anuncio

Los demócratas, que controlan la Cámara, están pidiendo 3.4 billones de dólares. Los republicanos, que controlan el Senado, quieren mantener el estímulo por debajo de 1 billón de dólares.

Pelosi dijo a los periodistas que los demócratas se ofrecieron el jueves a reducir su pedido en $1 billón si los republicanos aumentaban el suyo en $1 billón, comprometiéndose en aproximadamente $2.4 billones. Ella señaló que el recorte provendría de hacer que algunos programas expiren antes de lo planeado.

Los demócratas volvieron a hacer la oferta en una reunión de aproximadamente una hora el viernes, pero fueron rechazados, según Schumer.

Anuncio

“Podríamos empezar a encontrarnos en el medio”, comentó. “Desafortunadamente, [los republicanos] lo rechazaron. Dijeron que no podían superar su actual billón de dólares y eso fue decepcionante”.

“Les he dicho: ‘Vuelvan cuando estén listos para darnos un número más alto’”, dijo Pelosi.

Aunque ambas partes han hecho concesiones en algunas áreas, los puntos restantes de desacuerdo incluyen cuánto proporcionar para el seguro de desempleo, si continuar retrasando los pagos de préstamos estudiantiles, si el Congreso debería imponer una moratoria de desalojo o ayudar a los inquilinos a hacer los pagos y cuánto proporcionar a las escuelas para reabrir y ayudar a los gobiernos estatales y locales a superar la crisis.

En una carta a sus colegas el viernes, Pelosi expuso las diferencias que persisten, entre ellas:

Anuncio

-Los demócratas quieren $75 mil millones para pruebas y tratamiento de COVID-19, mientras que el Partido Republicano quiere $15 mil millones.

-El Partido Republicano ha ofrecido $150 mil millones para estados y municipios; los demócratas proponen $915 mil millones.

-Ella escribió que los lados están “separados por un par de cientos de miles de millones de dólares” en dinero para ayudar a reabrir las escuelas. Los republicanos incluyeron $105 mil millones para escuelas en su legislación propuesta.

-Pelosi pidió $67 mil millones para asistencia en alimentos, agua y servicios públicos. El Partido Republicano ha propuesto 250.000 dólares para alimentos.

Anuncio

Otro punto importante de controversia es la cantidad que el gobierno federal debería complementar para el seguro de desempleo estatal.

El beneficio de desempleo adicional de $600 que el Congreso aprobó en marzo expiró a fines de julio. Los demócratas aprobaron una legislación en mayo que extendería esos pagos hasta fin de año, pero los republicanos del Senado no han actuado al respecto. Han presentado múltiples contrapropuestas, incluidos $400 por 20 semanas o el 70% del reemplazo del salario con un límite de $600.

“Siempre hemos dicho que los republicanos y el presidente no comprenden la gravedad de la situación, y cada vez que nos hemos reunido se ha reforzado esta idea”, dijo Pelosi a la prensa.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo que los demócratas no han estado dispuestos a ceder en cuánto creen que el gobierno federal debería proporcionar para complementar el seguro de desempleo estatal o para los gobiernos estatales y locales.

Anuncio

“Ambos todavía están donde estaban hace dos semanas”, manifestó Meadows el viernes. Agregó que estaba recomendando al presidente emitir órdenes por el momento.

“Vamos a tomar órdenes ejecutivas para tratar de aliviar parte del dolor que está experimentando la gente”, dijo Meadows. “Esta no es una respuesta perfecta, seremos los primeros en decir eso, pero es todo lo que podemos hacer y todo lo que el presidente puede hacer dentro de los límites de su poder ejecutivo”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio