Anuncio

Una encuesta destaca las barreras claves para Trump y Biden en las últimas semanas antes de las elecciones

El presidente Trump, a la izquierda, y el ex vicepresidente Joe Biden.
(Associated Press)

A medida que la carrera presidencial avanza hacia sus últimas siete semanas, con el ex vicepresidente Joe Biden conservando una ventaja que se mantiene estable pero no concluyente, él y el presidente Trump enfrentan desafíos contrastantes, según muestran nuevos datos de una encuesta de USC Dornsife.

Biden ha logrado en gran medida unir a sus compañeros demócratas. Pero mientras intenta construir una coalición amplia que incluiría un número significativo de republicanos independientes y moderados, un paso que podría garantizar estados clave, enfrenta resistencia ideológica. Los independientes y votantes que se inclinan por los republicanos, grupos que constituyen una gran parte de los votantes indecisos restantes, consideran que Biden es considerablemente más liberal que ellos, según la encuesta.

Trump se enfrenta a un desafío diferente: no solo va atrás, sino que una parte de sus posibles partidarios no tiene dudas sobre la votación, según la encuesta. Al mismo tiempo, el tema principal que ha impulsado en las últimas semanas, la ley y el orden, parece solo tener relevancia principalmente entre las personas que ya lo apoyan firmemente.

Los votantes registrados que respaldan sólidamente a Trump y aquellos que respaldan sólidamente a Biden informan una probabilidad similar de votar, alrededor del 95% en promedio. El problema del presidente viene con quienes dicen que solo se inclinan a votar por él, la media es del 75% de probabilidad, según la encuesta, en comparación con el 92% de quienes se inclinan por Biden.

Anuncio

Esos débiles partidarios de Trump también dudan un poco más de que sus votos serán contados, una preocupación que, según indica el sondeo, puede estar desalentando su probabilidad de votar. Las advertencias de Trump sobre elecciones amañadas y fraude electoral, que han estado repletas de declaraciones falsas, pueden haber aumentado esas preocupaciones, disuadiendo involuntariamente a algunos de sus partidarios.

Biden lidera a Trump en todo el país por 9 puntos, 51% a 42%, según la encuesta de USC Dornsife. El margen de Biden se ha reducido ligeramente desde la semana pasada, un cambio que podría reflejar un endurecimiento de la carrera, pero es lo suficientemente pequeño como para ser simplemente una fluctuación aleatoria en el seguimiento diario del sondeo.

Mientras busca cerrar la brecha, Trump se enfrenta a una realidad abrumadora: una gran parte del electorado lo ha ignorado. Casi 6 de cada 10 votantes tienen una opinión poco favorable de él, y aproximadamente la mitad dice que su opinión es “extremadamente desfavorable”.

Entre los votantes indecisos, una pequeña parte del electorado, el 70% ve a Trump de manera poco favorable, al igual que aproximadamente las tres cuartas partes de los que dicen que votaron por un candidato de un tercer partido en 2016. Alrededor del 15% de las personas que dicen que votaron por Trump en 2016 lo ven hoy desfavorablemente.

Anuncio

Las opiniones sobre Biden están muy divididas, 50% favorables y 47% desfavorables, según la encuesta. A diferencia de Trump, solo alrededor de un tercio de los votantes dicen que la opinión de Biden es “extremadamente desfavorable”. Los independientes tienen una visión netamente negativa de ambos candidatos.

Entre algunos grupos de votantes, porciones inusualmente grandes dicen que la visión de Trump es extremadamente desfavorable: el 79% de los votantes negros, por ejemplo, el 64% de los habitantes de la ciudad, el 56% de los latinos y el 51% de los milenios y los votantes más jóvenes.

Trump ha pretendido muy poco el pescar en esas aguas. En cambio, su campaña se ha enfocado en impulsar la votación entre los grupos que ya lo apoyan, centrándose en identificar y convertir a las personas que no votaron en 2016.

Esa no es una estrategia imposible: estados clave como Pennsylvania, Wisconsin y Michigan tienen una gran cantidad de residentes blancos que viven en áreas rurales y exurbanas que no votaron en las últimas elecciones presidenciales.

Anuncio

Sin embargo, la encuesta apunta a una gran dificultad con esa estrategia: Trump no ha tenido mucho éxito en hacer que su mensaje de ley y orden se conecte con los votantes que aún no estaban comprometidos con él.

La encuesta enumeró nueve temas de los que han hablado los candidatos y pidió a los encuestados que eligieran el más importante para determinar su voto. Los resultados indican que Trump ha hecho de la ley y el orden una prioridad para muchos de sus partidarios. La aplicación de la ley y la justicia penal ocuparon el segundo lugar entre los votantes de Trump, aunque muy por detrás del empleo y la economía.

Sin embargo, entre los votantes en general, la aplicación de la ley ocupó el cuarto lugar, no solo detrás de la economía, sino también de “unir al país y curar las divisiones raciales”, un tema primordial para la campaña de Biden y una de las principales preocupaciones de los partidarios de Biden, además de “la respuesta al coronavirus”.

Otros temas pasaron a un segundo plano, en particular la inmigración, que jugó un papel importante en la campaña de 2016, y el cambio climático, aunque los datos actuales se recopilaron antes de que la visita de Trump a California, esta semana, renovara la atención sobre ese tema.

Anuncio

“Hasta ahora, pocos votantes se centran en el cambio climático como un tema decisivo en la campaña. Será interesante ver si eso cambia a medida que avanza la campaña”, dijo Jill Darling, directora de la encuesta.

Para empeorar las cosas para Trump, los votantes en general creen que Biden manejaría los problemas de aplicación de la ley mejor que el presidente, aunque el margen de Biden aquí es pequeño, del 52% al 48%. Eso es consistente con otras encuestas y entrevistas a votantes que han encontrado que muchos creen que Trump está empeorando los problemas de la violencia y los disturbios urbanos, no mejorando.

“Trump está haciendo una fuerte campaña sobre un tema en el que Biden realmente tiene una ventaja”, manifestó Bob Shrum, el veterano estratega demócrata que dirige el Centro para el Futuro Político de la USC, que copatrocina la encuesta. “Esa es una estrategia inusual”, agregó.

Anuncio

Sin embargo, Biden tenía un margen de aprobación más amplio en el manejo de COVID-19, 57% a 43%. Trump superó por poco a Biden en empleo y economía, 52% a 48%.

Los problemas económicos aún podrían proporcionar un camino a seguir para Trump, especialmente si la preocupación pública por COVID comienza a disminuir este otoño, señaló Mike Murphy, el veterano estratega republicano y crítico de Trump que codirige el centro de la USC.

Pero “Trump no puede evitar meterse en su propio camino” al plantear constantemente quejas personales y otros problemas secundarios, destacó Murphy.

El grupo de votantes de Trump que dice que no está seguro de votar cita la aplicación de la ley como un tema principal con menos frecuencia que los partidarios más firmes del presidente.

Anuncio

Casi un tercio de los votantes de Trump tienen una probabilidad inferior a la media de emitir un voto. Es más probable que sean mujeres, no tengan educación universitaria y estén más motivados por la oposición a Biden que por el apoyo a Trump. Entre ellos, la aplicación de la ley estaba algo vinculada como una prioridad con la unión del país y la atención médica, un tema que ocupaba un lugar destacado en la lista de los partidarios de Biden, pero que los sólidos simpatizantes de Trump apenas mencionaban.

El cuidado de la salud también se ubica como uno de los temas principales entre el pequeño grupo de votantes que permanece indeciso; entre un 55% y un 45%, dicen que Biden estaría mejor capacitado para manejarlo.

Biden ha enfatizado su capacidad para unificar el país, un tema en el que los votantes le dan una clara ventaja, del 61% al 39%. Los votantes indecisos le dieron a Biden una ventaja del 78% al 22% en el manejo de esa tarea.

Entre los partidarios de Biden, un tercio eligió unir al país y curar las divisiones raciales como el tema más importante para su voto, ubicándose por delante, incluso, de responder al COVID-19, que eligió poco más de 1 de cada 5.

Anuncio

Para Biden, el tema de unir al país y sanar sus divisiones ofrece varios beneficios: se conecta con su imagen de larga data como una persona que puede forjar compromisos; evita posibles divisiones dentro de su partido que podrían surgir si el debate se enfocara más intensamente en la salud, la inmigración o el cambio climático; y también elude el debate ideológico de manera más amplia.

Ese último punto es crucial porque los independientes y los republicanos ven una amplia brecha ideológica entre ellos y el candidato demócrata.

Cuando se les pidió que se clasificaran a sí mismos y a los candidatos en una escala ideológica de 0 a 100, siendo 0 el más liberal y 100 el más conservador, los votantes en general se calificaron a sí mismos como algo de centro derecha, en 56. Calificaron a Trump como más conservador, en 69, y colocaron a Biden significativamente más a la izquierda, en 35.

Anuncio

Los independientes se dieron a sí mismos una calificación promedio de 52 y colocaron a Trump bastante cerca de ellos ideológicamente, en 55. Vieron a Biden más a la izquierda, en 39. Aquellos que se describieron a sí mismos como solo inclinados a los republicanos se calificaron a sí mismos en 67, como los independientes, calificaron a Trump bastante cercano a ellos ideológicamente, en 71, y vieron a Biden como más a la izquierda, en 23.

Los votantes tienden a elegir al candidato que ven como ideológicamente más cercano a ellos, aunque no siempre es así: en 2012, por ejemplo, las encuestas mostraron que los votantes, en promedio, veían al candidato republicano, Mitt Romney, ideológicamente más cercano a ellos que el presidente Obama, quien sin embargo ganó la reelección.

Biden ha hecho un esfuerzo persistente para atraer a los votantes anteriormente republicanos en las regiones suburbanas y a los votantes blancos en estados como Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

El enfoque de la campaña en esos votantes más conservadores ha consternado a algunos de los incondicionales progresistas de su partido, incluido el senador Bernie Sanders de Vermont. El ex gerente de campaña del senador, Faiz Shakir, dio una declaración la semana pasada al Washington Post diciendo que Sanders estaba instando a “un acercamiento más fuerte a los jóvenes, la comunidad latina y el movimiento progresista”.

Anuncio

Four years ago, victories in Pennsylvania, Michigan and Wisconsin put Trump in the White House. The three states are once again at center stage.

La encuesta de USC Dornsife, un proyecto conjunto del Centro de Investigación Económica y Social de la universidad y el Centro para el Futuro Político, rastrea las opiniones de un panel de más de 8.000 votantes elegibles. La encuesta sondea a cada miembro del panel cada 14 días. Los resultados actuales se basan en las respuestas de 5.272 miembros, de los cuales 4.580 son votantes registrados.

Los resultados están ponderados para reflejar las cifras de la Oficina del Censo de EE.UU para características demográficas, incluido el género, la raza y la educación. El rango de error estimado para la muestra completa del sondeo es de aproximadamente 2 puntos porcentuales en cualquier dirección.

Una descripción completa de la metodología de la encuesta, junto con el texto de las preguntas formuladas y las tablas de datos completos, está disponible en el sitio web de USC Dornsife.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio