Advertisement

La Proposición 7 no servirá de nada

La Proposición 7 no servirá de nada
Un surfista en Redondo Beach pasa frente al sol. La Proposición 7 eliminaría las barreras para que los legisladores de California promulguen el horario de verano durante todo el año en el estado, pero solo si el Congreso les da permiso para hacerlo. (Christina House)

Dos días antes de que los californianos acudan a las urnas el próximo noviembre, los relojes se reajustarán, la pregunta central de la Proposición 7 será clara: ¿sería agradable no tener que cambiar la hora dos veces al año?

Tal vez el final del horario de verano del 4 de noviembre proporcione cierta suerte electoral a los partidarios de la medida en la boleta electoral. Tal vez aumentará las posibilidades de que la mayoría de los votantes favorezca la abolición del sistema de "retroceso y adelantar" al que las familias y las empresas se ajustan, y se quejan de, en el otoño y la primavera.

Advertisement

Pero la aprobación de la Proposición 7 no cambiará las cosas. Incluso sus partidarios saben que el esfuerzo por aprovechar el horario de verano 12 meses al año es más un sueño que una exigencia. Eso es porque solo el Congreso puede hacer realidad el deseo.

Hace cincuenta y dos años, el gobierno federal tomó medidas para limitar lo que un análisis legislativo de California señaló que eran décadas de reglas estatales y locales, "una mezcolanza de observancias de tiempo y ningún acuerdo sobre cuándo cambiar los relojes".

Advertisement

La ley de 1966 decía que un estado podría permanecer en el horario estándar, y Arizona y Hawái seleccionaron esa opción, pero no daba permiso para tener horario de verano todo el año. La Proposición 7 es un intento por parte de los legisladores de tener un plan establecido si el Congreso alguna vez cambia de opinión.

Que esté en la boleta es un cuento clásico de la democracia directa de California. En 1949, durante la era del estado fluido y la hora local, los votantes aprobaron una propuesta a nivel estatal para adoptar formalmente el sistema de cambio de hora entre el horario estándar y el horario de verano. Debido a que fueron los votantes quienes consagraron el proceso, son los votantes quienes deben intervenir para permitir que se cambien las reglas.

La Proposición 7 le daría a la Legislatura, mediante un voto de la mayoría en la Asamblea y el Senado, el poder de imponer el horario de verano todo el año. Pero solo si los funcionarios federales permiten que los estados lo hagan.

Los legisladores han sopesado este tema durante los últimos tres años y han escuchado testimonios considerables a favor y en contra de un horario de todo el año para mantener el tiempo. Los partidarios en gran medida han tratado de convertirlo en un problema de salud pública.

Advertisement

"Numerosos estudios revelan [un] repunte anual en ataques cardíacos, lesiones en el lugar de trabajo, delitos y accidentes de tráfico, debido a cambiar y adelantar el tiempo en la primavera", dijo el asambleísta Kansen Chu (D-San José), autor de la Proposición 7, durante una audiencia legislativa en 2017.

Los partidarios de la propuesta tampoco están convencidos de que cambiar los relojes dos veces al año ayude a ahorrar energía, una de las razones para implementar el horario de verano durante las dos guerras mundiales.

Cuando los opositores de la Proposición 7 hablan, pocos lo han hecho, señalan el impacto real del horario de verano durante el invierno.

"Si vives en Los ángeles o Twentynine Palms, el sol no saldrá hasta las 7:30 a.m. o más tarde, de noviembre a febrero", escribió la senadora estatal Hannah-Beth Jackson (D-Santa Bárbara) en el argumento de la boleta oficial contra la proposición. "Estarás preparando a tu familia para el día en la oscuridad; tus hijos estarán caminando a la escuela o esperando el autobús escolar antes de que salga el sol".

El gobernador Jerry Brown firmó el proyecto de ley que puso a la Proposición 7 en la boleta electoral, agregando un poco de estilo a su mensaje de firma al escribir "¡Fiat Lux!" que traducido del latín significa "Que se haga la luz".

Pero a menos que el Congreso cambie las reglas, la medida en la boleta electoral de California es un debate sin una decisión. De esa manera, se asemeja a la propuesta de asesoría de 2016 que abogó por una acción del Congreso sobre las reglas de financiamiento de campañas. Se aprobó. Los partidarios aplaudieron. Pero el status quo se mantiene.

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement