Advertisement

Trump pone a prueba la paciencia de sus aliados políticos por su enfoque al comercio y aranceles

Trump pone a prueba la paciencia de sus aliados políticos por su enfoque al comercio y aranceles
El presidente Trump habla durante una aparición de su campaña en el Aeropuerto Regional de Dubuque en Iowa. (Paul Sancya / Associated Press) (Paul Sancya / Associated Press)

Con una economía en crecimiento y poca resistencia de los republicanos, el presidente Trump ha tenido la libertad de imponer aranceles a los socios comerciales de Estados Unidos con pocas repercusiones políticas.

Sin embargo, su enfoque proteccionista, particularmente sus tácticas de mano dura con China, así como con los aliados tradicionales, Canadá y la Unión Europea, representa una apuesta de alto riesgo para él y otros republicanos en las elecciones de 2020.

Advertisement

Hasta ahora, el presidente ha podido evitar que los republicanos escépticos se rebelen al alimentar su base de votantes y prometiendo subsidiar a los agricultores de soja y otros afectados por el conflicto comercial con China.

Trump cuenta con apoyo bipartidista en el Congreso para intentar obligar a Beijing a cambiar o detener las políticas que muchos en Washington consideran que ponen en peligro los intereses económicos y de seguridad de Estados Unidos.

Advertisement

Pero con la llegada de nuevos plazos arancelarios, que podrían llegar este sábado, el presidente está poniendo a prueba la paciencia de algunos de sus aliados más fieles en el Congreso, muchos de los cuales se han catalogado a sí mismos como opositores a las barreras comerciales y escépticos de los subsidios gubernamentales destinados a alterar el mercado.

Aunque Trump presenta las tarifas como algo que pagan los países extranjeros (y parece creerlo), los funcionarios republicanos electos generalmente aceptan la evidencia de que los consumidores estadounidenses cargan con la mayor parte del costo de los impuestos más altos sobre los productos importados.

"Estamos cada vez más cansados ​​y frustrados de escuchar todo lo relacionado con China", dijo Scott Henry, un agricultor de Iowa de tercera generación y portavoz de Farmers for Free Trade, una organización sin fines de lucro. "Sólo queremos ver que se haga algo".

A diferencia de Trump, quien recientemente calificó a los aranceles como "la mejor herramienta de negociación en la historia de nuestro país", muchos legisladores republicanos los ven como una opción que debe usarse brevemente, si es que se hace.

Advertisement

"Estoy completamente de acuerdo con lo que intenta hacer el presidente Trump: lograr que China respete las reglas, pero esto es un juego de alto riesgo y espero que ganemos", dijo el senador Ron Johnson, un republicano de Wisconsin, que depende en gran medida de Industrias agrícolas y manufactureras que podrían ver impactos significativos de los aranceles.

Una resolución rápida parecía poco probable después de que las conversaciones se rompieron el pasado viernes y Trump elevó los aranceles a $200 mil millones de dólares en productos importados en China. Beijing tomó represalias el pasado lunes prometiendo aumentar los aranceles en $60 mil millones de productos hechos en Estados Unidos a partir del 1 de junio.

Al menos en público, ninguna de las partes mostró signos de retroceder el pasado martes. En declaraciones a los periodistas que se encontraban fuera de la Casa Blanca, Trump amenazó con imponer aranceles a todos los bienes importados chinos restantes, u otros $300 mil millones, en lo que él llamó una "pequeña disputa". En Beijing, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo: "China luchará hasta el final".

Los analistas dicen que el presidente chino, Xi Jinping, nunca estará de acuerdo con ciertos cambios obligatorios que quiere la parte estadounidense, incluido el otorgamiento de subsidios a empresas estatales que son fundamentales para el sistema político y económico controlado por el gobierno de China.

Eso deja a Trump con una elección dolorosa, dijo William Reinsch, un veterano analista sobre relaciones comerciales en Washington y asesor principal en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos no partidistas.

Puede aceptar "un acuerdo más débil de lo que quiere, en cuyo caso los demócratas lo atacarán por ser blando y caótico", dijo Reinsch. O puede dejar las tarifas vigentes indefinidamente, lo que provoca precios más altos para los consumidores estadounidenses, y "los demócratas lo acusarán de ser un negociador incompetente, un mal vendedor y alguien que causó una enorme cantidad de dolor a corto plazo y no generó ninguna ganancia en absoluto".

Ambos países dicen que continuarán las conversaciones antes de que entre en efecto la última ola de aranceles. Trump dijo el pasado martes que asistirá a la cumbre del Grupo de los 20 del 28 al 29 de junio en Osaka, Japón, donde se espera que se reúna con Xi y podría resolver su disputa comercial. La amenaza de las nuevas tarifas de Trump probablemente también se tocará en esas conversaciones.

"Quieren hacer un trato", dijo Trump. "Podría suceder, absolutamente".

Advertisement

Otros están menos seguros.

"Las cosas se han intensificado muy rápidamente y no sabemos cómo volverán a la mesa las dos partes", dijo Myron Brilliant, vicepresidente ejecutivo y jefe de asuntos internacionales de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Economistas, congresistas republicanos e incluso algunos funcionarios del gobierno dicen que los consumidores y las empresas estadounidenses no pueden escapar al dolor de las luchas arancelarias que Trump ha iniciado no solamente con China, sino también con Canadá, México y la Unión Europea.

Trump ha impuesto aranceles al acero y al aluminio de Canadá, México y la Unión Europea, todos los cuales han respondido con aranceles sobre los productos agrícolas estadounidenses y otros.

Además,  Trump está sopesando nuevos impuestos sobre los automóviles importados de la UE, Japón y otros países por motivos de seguridad nacional, una decisión que podría llegar este fin de semana y es casi seguro que provocará una reacción política en EE.UU si Trump sigue adelante.

"En última instancia, nadie gana una guerra comercial a menos que haya un acuerdo al final después del cual los aranceles desaparecen", dijo el senador Mitch McConnell, líder de la mayoría en el Senado, cuyo propio estado de Kentucky ha sufrido aranceles de represalia contra el bourbon y el tabaco. "Espero que estas tácticas nos lleven a ese día, y si lo hace, creo que será un ganador para ambas partes".

Los legisladores republicanos y demócratas, así como muchos analistas de políticas, han culpado a Trump por enajenar a los aliados con aranceles cuando el gobierno podría haber forjado una coalición más amplia contra las prácticas comerciales chinas para aumentar la influencia en las negociaciones con Pekín.

"El enfoque del lobo solitario, después de molestar a todos los aliados sobre el acero y aluminio, realmente ha molestado a muchos países contra Estados Unidos", dijo Daniel Ikenson, director de comercio del Instituto Cato, un grupo de expertos libertario.

Hasta el momento, señaló, los efectos perjudiciales de los aranceles se han visto amortiguados por una economía saludable que todavía recibe un impulso de los recortes de impuestos.

Pero si la economía se debilita y Trump no hace un buen trato con China, Ikenson dijo que "los demócratas lo van a golpear" en los estados que conforman Rust Belt  que lo apoyaron en 2016.

Advertisement

Un ex asesor de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato, dijo que incluso los asesores más escépticos de Trump comparten su opinión de que China renegó de un posible acuerdo. El ex asesor dijo que Trump "estaba encolerizado" y parecía ansioso por una pelea luego de que China supuestamente rechazó sus compromisos.

China culpó al gobierno de Trump el pasado martes, alegando que los negociadores estadounidenses cambiaron los términos de las compras chinas acordadas previamente por ambas partes.

Trump y su equipo político creen que "ponerse duro con China y el comercio es algo que está unificando bastante al país" y verá la guerra comercial como un mensaje ganador de la campaña, ya sea que se obtenga un acuerdo o no.

Pero una larga lucha podría perjudicar a los estados agrícolas de los que Trump depende en su reelección de 2020. Por ahora, los republicanos se están quedando con Trump a pesar de que sus movimientos se oponen a las políticas tradicionales del partido.

Rod Hunter, socio del bufete de abogados Baker McKenzie y ex director de economía internacional del Consejo de Seguridad Nacional del presidente George W. Bush, dijo que el apoyo político de Trump al comercio no está garantizado.

"La gente está detrás de esto hasta el día en que no lo están", dijo. "Eso es política, eso tiene mucho que ver con la fuerza percibida y eso puede cambiar rápidamente".

El senador Jim Inhofe (R-Okla.) dijo: "No voy a cuestionar su juicio por la naturaleza agresiva de lo que ha hecho porque cada vez que pienso eso, resulta que ha tomado la decisión correcta".

Aún así, Inhofe tiene reservas. Los agricultores y los partidarios de la agricultura en su estado "están preocupados por esto, pero también tienen suficiente fe en el presidente. Sé que esto no es cierto en todos los estados, pero sí en Oklahoma".

Pero el senador James Lankford (R-Okla.) dijo que los republicanos del Senado tienen poca paciencia para la estrategia agresiva que Trump persigue.

"Si es para que al final se llegue a tarifas bajas -si es que otros países que tienen tarifas altas con nosotros - les aplicamos tarifas para que lleguen a la mesa a negociar tarifas bajas o ninguna, estoy de acuerdo con eso", dijo Lankford. "Si el objetivo es tener tarifas altas a largo plazo, eso es autodestructivo. Eso no es útil a largo plazo".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement