Anuncio
Share
Vida y Estilo

Latinx, queer, punk. La exhibición Club Scum captura la ferocidad, en su totalidad

“Blaue Tara,” a photograph by Amina Cruz taken at Club Scum.
“Blaue Tara” de Amina Cruz, 2017.
(Amina Cruz)

¿Dónde puedes pintar tu cara como una reina de belleza con una cruda, sangrienta y monstruosa mandíbula? ¿Esculpir una vulva en tu cabeza calva? ¿Actuar en un traje de vaca, con ubre, y sentirte completamente como en casa? En el Club Scum, por supuesto, el club Latinx queer punk en Montebello. La fiesta mensual celebra su tercer aniversario con una exposición de fotografías, vídeo y objetos efímeros en el Armory Center for the Arts en Pasadena.

Hemos oído hablar mucho sobre “espacios seguros” y “espacios valientes”, donde las personas tienen la posibilidad de ser sí mismas sin temor a la discriminación o al acoso. Club Scum fue concebido por Rudy “Bleu” García y Ray Sánchez como una alternativa a las escenas de drag y punk dominadas por los blancos en Los Ángeles. Pero “seguro” e incluso “valiente” no empiezan a captar la energía y el espíritu que se ven en esta exposición. A través de los ojos de sus documentadores, Club Scum se presenta como un “espacio feroz”, desafiante y sin remordimientos. No sólo cruza fronteras, sino que las transforma.

El 3 de mayo era como cualquier otra noche de viernes en La Cañita, un bar y restaurante con temática de playa, ubicado en un barrio de clase trabajadora cerca del centro de la Ciudad de México.

La exposición se abre con dos vitrinas de folletos, postales, fotografías de cabinas de fotos, listas de canciones, e incluso un letrero de baño advirtiendo contra la “vigilancia de género” que ha sido bendecido con varios juegos de estampas de lápiz labial. Un volante particularmente llamativo de Taco Guillén presenta una figura sin camisa y tatuada que sostiene lo que parece una caja de relicarios. Uno de los ojos de la figura está felizmente cerrado; el otro está mirando fijamente y ensangrentado, su piel circundante bordeada de grietas. El gráfico se sitúa perfectamente en un nexo de horror, punk y trascendencia.

La mayor parte de la exposición está dedicada a fotografías. Daniel “Chino” Rodríguez aporta una pared de instantáneas que se superponen en un ataque indisciplinado que se hace eco de la abundancia que documentan: pistas de baile abarrotadas, cabello cardado, maquillaje pomposo, además de un acordeonista. Las imágenes de Anthony Mehlhaff son más dramáticas: Impresos más grandes, en blanco y negro de alto contraste o en color saturado, que elevan a alturas beatíficas temas como la drag queen surfeando sobre la multitud en “Drag Surfin’ USA”.

Anuncio

“Drag Surfin’ USA” by Anthony Mehlhaff, 2019.
"Drag Surfin' USA" by Anthony Mehlhaff, 2019.
(Anthony Mehlhaff)

Las fotografías de Amina Cruz capturan momentos más íntimos. “Blaue Tara” de 2017 muestra una figura bigotuda con maquillaje completo y una camiseta de tirantes de malla, rematada con un collar y un sujetador de joyas. El sujeto sostiene un cigarrillo y mira a un lado, con los labios abiertos, atrapado en un momento de quietud. Sobre un suelo negro casi sólido, el largo cabello rubio de la figura forma un halo suave y peludo.

Al final de la galería, en el centro de una pared cubierta de volantes, hay una compilación de vídeo producida por Brian Johanson y Sarahjane Pattwell. Aquí, los artistas, bailarines y juerguistas realmente cobran vida a medida que adquirimos un mejor sentido no sólo del espacio humilde y lleno de gente en el que se festejan estas celebraciones, sino también de los feroces y libres espacios que crean.

EXPOSICIóN

Anuncio

Club Scum

Dónde: Armory Center for the Arts, 145 N. Raymond Ave., Pasadena
Cuándo: Hasta el 15 de septiembre; cerrado los martes
Información: (626) 792-5101, www.armoryarts.org

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio