Anuncio
Share
Vida y Estilo

¿Tiene curiosidad por el CBD? Esto es lo que debe saber si quiere probarlo para mejorar su sueño

464029_la-he-cbd-oil-daniell-lyttle_04.FO.jpg
Daniell Lyttle, de 38 años y residente de Valley Village, dice que este bolígrafo de vapeo de CBD cambió todo para ella, y la ayuda con su ansiedad e insomnio.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

A lo largo de los años, Daniell Lyttle había intentado de todo para dormir bien. Finalmente, encontró un remedio que ayuda tanto a su insomnio como a su ansiedad: el CBD.

Lyttle, de 38 años, hace malabarismos con una agenda abarrotada entre el trabajo y el estudio: es asistente de salud en hogares y estudiante de enfermería en Los Ángeles. Se estresa especialmente cuando tiene que tomar un examen o hablar frente a grupos.

Ahora, hace más de un año que utiliza un vaporizador de CBD, que alivia su estrés y la ayuda a dormir lo que necesita para superar su apretada agenda. “Le di una oportunidad”, comentó Lyttle. “Y fue increíble”.

El CBD es la abreviatura de cannabidiol, un compuesto que se encuentra en las plantas de cannabis, pero generalmente deriva del cáñamo, que -a diferencia de su prima, la marihuana- contiene poco o nada de THC, el ingrediente psicoactivo que droga.

Anuncio

Oye, ¿escuchaste que la Administración de Seguridad en el Transporte te va a permitir llevar aceite de cannabidiol (CBD) en tu equipaje de mano y en tu maleta documentada?

Los productos fabricados con CBD -promocionado como una cura para todo, desde el insomnio hasta la epilepsia, de la artritis al TDAH- aparentemente están por todas partes. Gomitas, cápsulas blandas, frascos goteros y cremas que alguna vez estuvieron relegadas a tiendas o dispensarios de marihuana, ahora tienen sus propios exhibidores en las principales farmacias y supermercados. Según las proyecciones, Brightfield Group, una firma de investigación de mercado con sede en Chicago, que estudia la industria, prevé que las ventas alcanzarán los $5.000 millones para fin de año, un aumento de más del 700% con respecto a 2018, y podrían llegar a $23.700 millones en 2023.

Estos productos de CBD tienen un atractivo especial para quienes, como Lyttle, están menos interesados ​​en los rumores y más ​​en el sueño profundo.

Entonces, ¿cómo dar los primeros pasos, si se tiene curiosidad por el CBD? Comience por ser escéptico. Y no le hará daño hablarlo con su médico.

Anuncio

“Los cannabinoides no son la panacea, y ciertamente no son un remedio mágico”, afirmó Christopher Gavigan, CEO de Prima, una marca de bienestar y belleza centrada en el CBD que fue lanzada en junio, con sede en Santa Mónica. “Toda la industria del cannabis ha sufrido un estigma social y político durante mucho tiempo. Eso se está superando”.

De todas formas, “Es todavía el oeste salvaje”, remarcó Aliza Sherman, coautora del nuevo libro “Cannabis and CBD for Health & Wellness” (Cannabis y CBD para la salud y el bienestar). “La mayoría de la industria se mueve tan rápido que no creo que los consumidores estemos recibiendo suficiente información para tomar buenas decisiones”.

El año pasado, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aprobó el uso de CBD para tratar las convulsiones debilitantes en dos formas raras de epilepsia infantil, pero hasta ahora ese es el único uso médico aprobado por el gobierno federal para el CBD.

Al mirar los estantes de las tiendas, uno no lo imaginaría. “Se podría pensar que el CBD cura todo lo que se mueve en este momento”, expuso la Dra. Junella Chin, coautora del libro de Sherman y médica osteópata con sede en Nueva York. “No está bien regulado”.

Debido a que el CBD se ha convertido tan rápidamente en una corriente principal, los usuarios podrían olvidar mencionarlo a sus médicos, afirmó Ziva Cooper, directora de la Iniciativa de Investigación de Cannabis de UCLA, parte del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Bioconducto de la universidad. Sin embargo, la conversación es crucial, consideró Cooper, porque el CBD podría interferir con otras drogas que se estén tomando.

“Estamos en la infancia de esta sustancia, no sabemos cuáles son los efectos de la exposición a largo plazo”, consideró.

Muchos fabricantes están ansiosos por tener pautas de la FDA; afirman que traería certezas para sí mismos y los consumidores. “No se puede negar que es un mercado en rápido crecimiento, y la FDA sabe que necesita descubrir cómo regular esto, porque no va a desaparecer”, remarcó la cofundadora de Prima, Laurel Myers. “Desde nuestro punto de vista, cuanto antes mejor”.

Anuncio

La alternativa, dijo, son productos que se comercializan y venden de forma poco ética. Un estudio de 2017 en el Journal of the American Medical Association probó 84 productos de CBD comprados en línea; el 43% contenía menos CBD de lo que decía en la etiqueta, mientras que el 26% tenía más.

Para Gavigan, el usuario “necesita empoderarse para ser su mejor defensor”.

Él y otros citan algunas pautas de sentido común para los consumidores de CBD:

- Buscar el sello de la Autoridad de Cáñamo de EE.UU, creado por la industria para aprobar los productos que consideran seguros, de alta calidad y legales (pero sepa que incluso ese sello ha generado controversia; los pequeños productores afirman que las tarifas requeridas son injustas para ellos).

- Comprar a un vendedor con buena reputación.

- Leer la etiqueta para ver exactamente qué contiene el envase.

- Buscar un código QR que remita a información en línea sobre la fuente del CDB y detalles sobre pruebas independientes de terceros.

- Explorar el sitio web de un producto para obtener información similar.

Anuncio

Y recordar siempre hablarlo con su médico.

Para Lyttle, descubrir el CBD marcó la diferencia.

“Mi ansiedad va desde un temblor en la mano hasta la estabilidad total”, dijo. “Funcionó exactamente como lo necesitaba: alivió mi ansiedad, sin efectos secundarios”.

A lo largo de los años probó con remedios recetados, incluidos Zoloft, Xanax y Wellbutrin, y todavía toma Lunesta para ayudarla a dormir. Pero el “CBD es como ese pequeño extra que necesito; puedes comprarlo cuando lo necesites y es asequible”.

Los defensores del CDB le tienen fe para las quejas más simples y cotidianas, desde dolores musculares hasta ansiedad e insomnio. ¿Quiere tener esa conversación con su médico? Estos son algunos de los productos más populares en el mercado y una marca local:

- Green Roads afirma que sus gomitas Sleepy Z’s combinan “el poder relajante del CBD con la melatonina”. A $10 por un paquete de dos, cada gomita en forma de Z contiene 25 miligramos de CBD y .5 miligramos de melatonina. greenroadsworld.com

- Según Charlotte’s Web, su aceite de CBD puede ayudar con el estrés y la concentración. La tintura se puede colocar en la comida o bebida, o directamente debajo de la lengua. La dosis recomendada es de 1 mililitro; un frasco gotero de 30 mililitros cuesta $74.99. charlottesweb.com

- CV Sciences, con sede en San Diego, encargó su propio estudio para demostrar que su suplemento de CBD puede mejorar el sueño. Las cápsulas blandas Plus CBD Oil Gold Formula contienen 15 miligramos de CBD cada una. Un paquete de 60 cuesta $76.46. cvsciences.com

- Irwin Naturals, con sede en Los Ángeles, es una compañía de suplementos nutricionales de 25 años de antigüedad, que se lanzó al campo del CBD. Sus cápsulas blandas CBD+Power to Sleep supuestamente ayudan a “promover un sueño reparador sin causar somnolencia en la mañana”. Una botella de 60 cápsulas blandas cuesta $22.99. Disponible en farmacias, tiendas de alimentos y especialidades, y en línea en Irwin Naturals. irwinnaturals.com

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio