Anuncio
Share
Vida y Estilo

Mujeres Market un espacio seguro para la venta de productos

Mujeres Market in Riverside
Los asistentes y las vendedores en Mujeres Market en Riverside a principios de este mes salieron a la pista de baile.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Todavía faltan 15 minutos para el inicio oficial de Mujeres Market, pero el salón de banquetes de ladrillo y madera del Life Arts Center de Riverside ya está zumbando. Las vendedoras toman fotos listas para Instagram de mesas que muestran aceites esenciales con infusión de reiki y una pintura vibrante de gallos que usan gafas. Otras preparan muestras gratuitas del condimento peruano ají verde y mezcla de frutos secos recubiertos de chamoy ácido. Una versión cumbia instrumental de “Hotline Bling” de Drake se escucha de fondo.

La temperatura en este jueves a principios de septiembre casi ha alcanzado los 100 grados, e incluso con la puesta de sol acercándose, en el exterior todavía está en los 90. Gloria Lucas, de 28 años de edad, fundadora y directora ejecutiva de Mujeres Market, explica que cuando lleva el evento a Riverside, generalmente se lleva a cabo en el sótano del edificio. El espacio es más grande, pero no hay aire acondicionado ahí abajo. Así que hoy trasladaron todo a la sala climatizada Florence, que normalmente alberga bodas y quinceañeras.

Lucas está preparando sus propias mesas para Nalgona Positivity Pride, el grupo de positividad corporal Xicana que creó y a partir del cual creció Mujeres Market. Dobla cuidadosamente camisetas con mensajes como “Mi cuerpo es un acto descolonial de resistencia contra el patriarcado” y “Los antepasados me guían”.

Anuncio

Nalgona es jerga para una mujer con un trasero grande; a menudo se usa como una valoración lasciva o para regañar a alguien por engordar. “Ese término, si es positivo, suele estar dentro de un contexto de objetivación”, explica Lucas. “Pero yo lo uso como una forma de decir que nuestros cuerpos están ocupando el mayor espacio posible y que no se disculpan por ello. Hay gente que dice: ‘Bueno, no tengo un trasero grande’. Y yo digo: ‘Bueno, todos tenemos un gran trasero en nuestros corazones, y eso es lo que importa’”.

May Salem sells her Native Sol handmade jewelry and clothes at Mujeres Market.
May Salem vende sus joyas y ropa Native Sol hechas a mano en Mujeres Market.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

En el verano de 2017, Nalgona Positivity Pride reunió a un grupo de empresarias que eran todas mujeres de color. Juntas discutieron uno de los principales problemas que tenían: encontrar oportunidades fructíferas de venta. En respuesta, Lucas estableció Mujeres Market como un lugar donde las personas que se identifican como mujeres de color, o personas homosexuales o transgénero de color pueden vender sus productos hechos en casa o creados independientemente.

Anuncio

El primer evento se llevó a cabo en julio en el Eastside Café, un centro cultural en El Sereno, y contó con la participación de más de 40 vendedoras. Posteriormente, Mujeres Market ha tenido 28 entregas en todo el sur de California, además de un evento emergente en Albuquerque este verano. En junio, el Mujeres Market más grande hasta ahora tuvo lugar en el Centro de Eventos de Río Hondo en Downey, con más de 80 vendedoras que atrajeron a varios miles de personas. La multitud era tan grande que después las organizadoras del evento tuvieron que pagar para limpiar las alfombras. Este domingo, Mujeres Market será parte de la celebración de El Grito que Nury Martínez, presidenta pro tempore (temporal) del Consejo de la Ciudad de Los Ángeles, está patrocinando en el Grand Park del centro de la ciudad.

Mujeres Markets ahora son en su mayoría colaboraciones con otros eventos, como el Hollywood Farmers Market. Las sesiones de Riverside están ligadas a la caminata mensual de arte de la ciudad.

A medida que el espacio de Life Arts comienza a llenarse de clientes curiosos, Kat Rivera de Boss Annie Crystals zumba alrededor de su mesa. La pirita de Colorado, las geodas de Oregón y la turmalina negra de México se apilan en las tapas de cajas de cartón para documentos. Rivera tiene su base en el Valle de San Fernando, pero obtiene muchas de sus gemas y rocas a través de los nativos americanos en reservas o en pueblos de vacaciones en todo el suroeste de Estados Unidos. Otras piezas provienen de lugares tan lejanos como China y Madagascar.

Más allá de los clientes privados para los que busca artículos especiales, Rivera sólo vende en mercados y eventos de bienestar. Esta falta de gastos generales significa que puede ofrecer sus productos a un precio inferior al habitual. Este es su cuarto Mujeres Market en Riverside. “Los Ángeles está saturado de comerciantes de gemas y cristales, y yo también tengo mi lugar en ello, pero Riverside es una comunidad genial”, dice. “Si recupero mi dinero de la gasolina, soy feliz”.

Jeanette Castro, right, of Candy’s Closet.
A la derecha, Jeanette Castro de Candy’s Closet.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Para cada evento de Mujeres Market, las posibles vendedoras deben llenar una solicitud extensa, la cual es revisada por Lucas y Mónica Virgen Zamora, la directora de operaciones de 27 años de edad. Las posibles vendedoras también deben comprometerse a no vender productos con fobia a las grasas, artículos que prometan pérdida de peso, y salvia, palo santo, atrapasueños u otros artículos que hayan suscitado preocupaciones sobre la apropiación cultural. Lucas y Zamora también revisan las cuentas de redes sociales de cada solicitante para ver qué tipo de material publican, para asegurarse de que no haya un conflicto.

Aunque este proceso les ayuda a eliminar a los proveedores que no están en su misma vibra, no pueden aplicar el mismo filtro a los clientes, que pueden no tener el mismo nivel de conciencia cultural. “Creamos [Mujeres Market] como una manera para que todas nos ayudemos unas a otras y seamos autosuficientes. Y así hacemos saber a la gente que para eso existen estos espacios”, dijo Lucas por teléfono una semana antes de instalar el mercado. “Creo que las personas ajenas entienden eso en su mayor parte y están dispuestas a ser abiertas”.

Anuncio

“Mi terapeuta es una mujer judía blanca muy agradable, y siempre quiere venir”, agregó Zamora. “Ella realmente quiere ayudar y comprender, y quiere comprar con intención”.

Vendor at Mujeres Market
Desde 2017, Mujeres Market ha tenido cerca de 30 eventos emergentes en todo el sur de California, así como uno en Albuquerque el verano pasado.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Las vendedoras veteranas de Mujeres Market describen qué han formado parte en términos de creciente cariño. Es una red. Es una comunidad. Dicen que es una familia. La palabra “empoderamiento” se usa mucho en estas conversaciones, pero eso no hace que el sentimiento que hay detrás de ello sea menos cierto.

Dora López Mata de Dora’s Tiendita en Ontario explica que cuando estaba en la escuela de posgrado hace cinco años, estaba estresada por todo el trabajo y por cómo iba a pagar por su educación, así que su pareja le recomendó que tomara alguna forma de arte para relajarse. Ella misma aprendió a hacer pendientes y pronto comenzó a vender piezas colgantes adornadas con imágenes como puños levantados y girasoles. Fue parte del segundo Mujeres Market, y este evento de Riverside marca su séptima aparición.

Debido a que los productos de Mata han aparecido en las cuentas de redes sociales de Mujeres Market, ella es invitada a vender en otros mercados de la región. Ella estima que ha participado en 25 eventos. “[La fabricación de joyas] era algo sólo para cuidarme a mí misma, y ahora se ha convertido en algo que me mantiene financieramente”, dice.

Tara Torres of the Xol y Luna small-batch apothecary at the Mujeres Market pop-up in Riverside.
Tara Torres de la botica de lotes pequeños Xol y Luna en el evento emergente de Mujeres Market en Riverside. “Creamos [Mujeres Market] como una manera para que todas nos ayudemos unas a otras y seamos autosuficientes”, dijo la fundadora Gloria Lucas.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

A medida que la noche llega a su fin alrededor de las 9, a Melissa Martínez en Vegancitas sólo le quedan tres de sus conchas veganas de vainilla, con su parte superior con remolinos rosa, morado y verde que irradian desde el interior de su pequeña caja de pastelería. Jennifer Picos, de J’s Trail Mex, que condujo durante seis horas y media desde Gilbert, Arizona, también está casi agotada.

Lucas ya está pensando en su cama a unas 40 millas de distancia en Irvine, pero se siente bien acerca de cómo salieron las cosas y sobre cuántos de sus amigos de cuando vivía en esta ciudad siendo adolescente y tenía poco más de 20 años vinieron. “Riverside siempre me ha apoyado”, dice.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio