Anuncio
Share
Vida y Estilo

La escultura de la biblioteca perdida hace mucho tiempo, regresa a Los Ángeles, pero el misterio continúa

Well of the Scribes
Una sección de la escultura Well of the Scribes, desaparecida desde 1969, regresó a la Biblioteca Central de Los Ángeles el viernes. ¿Pero dónde están las otras piezas?
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

Una sección de la escultura del Pozo de los escribas regresa a la Biblioteca Central de Los Ángeles, 50 años después de su desaparición...

El bibliotecario de la ciudad John Szabo estaba de pie detrás de una mesa, sonriendo de oreja a oreja. Frente a él, envuelto en una tela negra, se encontraba una pieza faltante de una escultura perdida hace mucho tiempo que una vez dio la bienvenida a los usuarios a la Biblioteca Central de Los Ángeles. Con un movimiento de sus manos, la tela voló y apareció una sección de Well of the Scribes (el Pozo de los Escribas).

La escultura desapareció misteriosamente en 1969. Recientemente, un anticuario la descubrió en el calor de Arizona. La escultura de bronce regresó a Los Ángeles el viernes. Parte de esta, al menos.

“La Biblioteca Pública de Los Ángeles trata sobre historias”, dijo Szabo a un grupo de 30 personas reunidas dentro de la Sala de libros raros de la biblioteca. “Se trata de contar historias, de preservar historias y se trata de reunir historias. Y hoy... tenemos una nueva historia que contar”.

The director of the Los Angeles Central Library, Kren Malone, left, watches as City Librarian John F. Szabo unveils the recovered piece of the long-lost Well of the Scribes sculpture.
La directora de la Biblioteca Central de Los Ángeles, Kren Malone, a la izquierda, observa cómo el bibliotecario de la ciudad John F. Szabo descubre la pieza recuperada del pozo perdido de la escultura de los Escribas.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)
Anuncio

El descubrimiento ha traído a Szabo y otros la esperanza de encontrar dos piezas aún faltantes de Well of the Scribes.

“Hasta ahora, pensábamos que [la escultura] podría haber sido destruida o estar en el patio trasero de alguien”, dijo. “Simplemente no sabíamos si alguna vez se encontraría”.

Aunque la pieza fue descubierta “en excelentes condiciones”, probablemente se someterá a trabajos de conservación antes de que se muestre públicamente, dijo Szabo.

El editor gerente de la revista Alta, Blaise Zerega, dijo que está decidido a encontrar toda la escultura. Ha contratando investigadores para ayudar a localizar las secciones que faltan.

En un momento de preocupante desigualdad y ansiedad por el cambio climático, un número asombroso de...

Anuncio

Cuando leyó El libro de la biblioteca de Susan Orlean en 2018, Zerega decidió que Well of the Scribes sería una buena historia. “Pensé que había una buena posibilidad de que alguien lo tuviera”, dijo Zerega..

Entonces le pidió al reportero Brandon R. Reynolds que buscara respuestas. El resultado fue el artículo de julio, "¿Qué pasó con el pozo de los escribas?”

El artículo llegó a Floyd Lillard, un vendedor de antigüedades en Bisbee, Arizona, quien inmediatamente reconoció la escultura. Resulta que el panel de bronce que había comprado por $500 de una mujer años atrás era parte de él, y estaba de pie en su departamento ubicado sobre su tienda de antigüedades.

Lillard contactó a la Biblioteca Pública de Los Ángeles, y Szabo viajó a Arizona para examinar la escultura

Well of the Scribes desapareció en 1969 cuando la biblioteca del centro se sometió a una renovación. Su jardín y césped del oeste fueron pavimentados para dar paso a un estacionamiento para el personal. Después de una protesta infructuosa del arquitecto Robert Alexander, quien se encadenó a una roca cerca de la escultura, el plan se llevó a cabo.

Se eliminaron las fuentes, las plantaciones y las esculturas tanto del jardín como del jardín del oeste de la biblioteca. En el proceso, Well of the Scribes, un homenaje a los grandes escritores de la historia, desapareció.

Un óleo del artista Banksy que representa la Cámara de los Comunes británica repleta de chimpancés se remató hoy en una subasta en Londres por 9,8 millones de libras (12 millones de dólares).

Ahora que se ha encontrado parte de la escultura, hay esperanza. Y algunas pistas.

La teoría: Zerega especuló que la mujer que vendió a Lillard una de las secciones tiene hermanos, cada uno de los cuales tiene una pieza de la escultura. “Sabemos que ella es del área metropolitana de Los Ángeles”, dijo.

Anuncio

Lillard cree que todavía tiene el recibo, dijo Zerega; sólo necesita encontrarlo entre cientos de otros.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio