Anuncio
Share

Ha aparecido un lote de piezas de arte robado en los años 90. La policía de Los Ángeles busca a los dueños originales

Paintings on easels at a police news conference
Los objetos robados incluyen un Picasso, armas de fuego antiguas y documentos firmados por ex presidentes.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Ha pasado un cuarto de siglo desde que el Departamento de Policía de Los Ángeles comenzó a investigar una serie de robos en mansiones de Hollywood y a través de la suntuosa zona oeste de la ciudad.

Decenas de piezas -incluyendo pinturas de Picasso y de su compatriota español Joan Mirò, armas de fuego antigüas y documentos firmados por los ex presidentes Ronald Reagan y Howard Taft- habían desaparecido de sus paredes, pedestales y cajas fuertes.

Trabajando junto a la Interpol, el LAPD logró capturar a dos hombres involucrados en el robo en 1993, pero los objetos de valor parecían haberse perdido para siempre.

Los patrones del crimen comenzaron a emerger en el último año: equipos de ladrones empleando técnicas muy sofisticadas para obtener entradas y saquear decenas de autos, casas y negocios en el sur de California y a través de la nación.

Anuncio

Pero este verano, los detectives recibieron una extraña llamada telefónica de un subastador de arte del sur de California. El hombre reconoció algunas fotos de objetos robados en el sitio web del departamento. Estaban en su galería.

La pista llevó a la policía a ejecutar cuatro órdenes de registro en los condados de Los Ángeles y Orange. Los detectives recuperaron más de 100 pinturas, documentos y otras antigüedades robadas, y ahora esperan reunir las piezas hurtadas con sus legítimos propietarios, dijeron los investigadores el miércoles.

La policía aún no ha identificado cada artículo ni estimado el valor total del botín, aunque está trabajando junto a expertos y funcionarios del Museo J. Paul Getty para catalogar las piezas, dijo la Capitana Lillian Carranza, quien encabeza la División de Crímenes Comerciales del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Durante 25 años, una pintura del maestro impresionista Camille Pissarro fue exhibida en una pared de un museo en España.

“Estamos en el proceso de identificar cada una de las piezas, los artistas y cuánto podría valer”, dijo.

Carranza se negó a identificar al subastador o casa de subastas que avisó al LAPD, pero dijo que la persona que proporcionó las piezas a la casa de subastas, estaba relacionada con uno de los sospechosos originales en el caso. La policía cree que heredó la obra de arte robada del sospechoso, que desde entonces habría muerto.

"¿Sabía este individuo que eran artículos robados? ¿Estaba enterado que lo que recibía era propiedad robada? Eso es sólo parte de la investigación que aún no estamos listos para explicar”, dijo.

Algunas de las piezas individuales estaban valoradas en 60.000 dólares, dijo Carranza. Otras tendrán que ser reevaluadas debido a que las pinturas no fueron almacenadas apropiadamente y podrían haber resultado dañadas, dijo el detective Mel Vergara del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Sabía de los muchos logros comerciales de Eli Broad después de conocerlo y de escribir por primera vez un artículo sobre él para el Wall Street Journal, en 1969.

Los sospechosos originales no conocían a sus víctimas, según Vergara, quien dijo que la policía cree que los ladrones simplemente estaban atracando hogares de alto nivel.

La policía describió a los dos hombres arrestados en relación con los robos de 1993 como “ciudadanos armenios”. Un hombre, Paul Tobeler, fue condenado y sentenciado a varios años de prisión en 1996. Murió poco después de su liberación, y Carranza dijo que la policía cree que dejó la obra de arte robada a un pariente como parte de una herencia.

Vergara se negó a identificar al otro sospechoso, citando la investigación en curso.

El LAPD ha creado un sitio web con fotos de los artículos robados, y pidió a cualquiera que crea que fue víctima de los robos que visite la página para reclamar los artículos que piense que puedan pertenecer a ellos.

El teniente Francis Boateng del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) dijo que no sería extraño que un supuesto ladrón de arte escondiera su botín durante varios años antes de tratar de revenderlo, lo que podría explicar el período entre los robos y la reciente recuperación de los objetos perdidos.

“Por lo general, lo dejan reposar durante 10, 15, 20 años y es entonces cuando lo intentan... es como una inversión”, dijo. “Piensan que en 20 años, los dueños estarán muertos, y probablemente podrían vender lo robado, así que eso es lo que creo que pasó en este caso”.

Dado su gran nexo con galerías, museos y colecciones privadas, Los Ángeles y Nueva York son a menudo considerados como blancos populares para los ladrones de arte. En 2014, el LAPD y el FBI trabajaron juntos en una operación encubierta que terminó con la recuperación de nueve pinturas de alto valor que habían sido robadas de la casa de un promotor inmobiliario en Encino en 2008.

Los investigadores de la policía de Los Ángeles también han estado involucrados en la recuperación de objetos raros de la cultura pop en los últimos años. En 2011, los detectives descubrieron dentro de un armario de almacenamiento en San Fernando Valley, una copia de Action Comics No. 1 - el libro de historietas de 1938 que marcó el debut de Superman y que ha sido valorado en hasta 3 millones de dólares.

El cómic había sido robado de la colección privada del actor Nicolas Cage en 2001. Cage también perdió su copia de Detective Cómics No. 27, que marcó la primera aparición de Batman en una página impresa, en el mismo atraco. Pero el paradero del Caballero Oscuro sigue siendo desconocido.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio