Anuncio
Share

Review: Reseña: Netflix comete un raro error de crimen real con la serie salaz sobre el Hotel Cecil de Los Ángeles

Una imagen de “Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel”
Una imagen de “Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel”, la serie documental de Netflix sobre el notorio establecimiento del centro de Los Ángeles.
(Netflix)

La primera entrega de la serie de antología de Netflix “Crime Scene” explora la oscura historia del Hotel Cecil en el centro de Los Ángeles, hogar de notorios asesinos en serie, múltiples asesinatos, suicidios y sobredosis, a través de la misteriosa muerte en 2013 de la estudiante universitaria canadiense de 21 años Elisa Lam. Su cuerpo fue encontrado en uno de los tanques de agua en la parte superior del hotel de 19 pisos ese invierno, y aunque el forense de Los Ángeles dictaminó que su muerte fue accidental, las extrañas circunstancias que rodean su fallecimiento siguen capturando la imaginación de los aficionados a los crímenes reales y los residentes de Los Ángeles.

Dirigida por Joe Berlinger (“Conversations With a Killer: The Ted Bundy Tapes”), “Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel” pretende deconstruir las circunstancias que rodearon la muerte de Lam, arrojando nueva luz sobre un viejo misterio. El pasado sórdido y violento del Hotel Cecil sirve de espeluznante telón de fondo para este fragmento particularmente inquietante de la historia de Los Ángeles.

La serie de cuatro partes sobre un hotel que no está exactamente embrujado, y una chica que puede o no haber sido asesinada, es la nueva oferta de Netflix desde que se estableció como un destino para el crimen real. Pero no es la mejor del grupo. Porque si bien hay esencialmente dos historias aquí, ninguna está contada de una manera terriblemente convincente.

Inicialmente, “The Vanishing at the Cecil Hotel” es un fascinante viaje al pasado de la ciudad, desde sus aspiraciones como respetable centro de negocios y placer hasta sus llamativos despliegues de riqueza y evidentes disparidades de clase.

Anuncio

Aquí se narra el declive del centenario hotel, que pasó de ser un prominente lugar turístico a un sórdido refugio para el submundo de Los Ángeles, incluyendo el escalofriante hecho de que el “Acosador Nocturno” Richard Ramírez residió en el Cecil durante su horrible matanza en el verano de 1985. Construido en 1924, el Hotel Cecil fue en su día un lugar de moda para los visitantes, pero empezó a decaer en los años 30 y 40, al igual que la zona que rodea al gran hotel. Ahora, el hotel Stay on Main, como fue rebautizado en 2011, se encuentra en el límite de Skid Row. También es el último lugar donde se vio a Lam con vida.

Una escena del Episodio 3 de “Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel”.
Una escena del Episodio 3 de “Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel”.
(Netflix)

Sin embargo, la serie no logra entrelazar de forma convincente el pasado del hotel con la muerte de Lam, sino que se basa en los aspectos salaces de ambas historias para impulsar la narración.

En el momento de su muerte, Lam, hija de inmigrantes chinos y estudiante de la Universidad de Columbia Británica, estaba de vacaciones en Los Ángeles, donde había encontrado un hotel que se ajustaba a su escaso presupuesto. Entonces la historia se vuelve confusa, antes de volverse francamente macabra.

Anuncio

“The Vanishing at the Cecil Hotel” se enamora de los aspectos de la historia del crimen del caso, y se siente más explotador que revelador, como una producción de los confines del cable básico, pero con un mayor presupuesto, más material de archivo y una narrativa extendida a lo largo de múltiples episodios. Y a diferencia de otras series exitosas de Netflix que han abordado casos infames desde nuevos ángulos (“Night Stalker: The Hunt for a Serial Killer”; “Jeffery Epstein: Filthy Rich”), “The Vanishing at the Cecil Hotel” no logra esclarecer mucho sobre las circunstancias en torno a la muerte de Lam, incluso si la historia en sí puede ser desconocida para muchos fuera del sur de California. Las series documentales de Netflix que relatan tragedias menos conocidas, como “The Trials of Gabriel Fernandez” o “The Keepers”, deberían haber servido de guía. En ellas, los aspectos de los casos centrales se han visto acompañados de una investigación minuciosa, de subtramas matizados y de un vínculo emocional con las víctimas.

La historia sobre Lam y el Hotel Cecil rara vez es tan profunda, aunque cuenta con entrevistas con una antigua gerente del hotel, antiguos residentes, detectives de homicidios retirados de la policía de Los Ángeles, historiadores y detectives aficionados de las redes sociales que siguen obsesionados con el caso.

La desaparición y muerte de Lam se convirtió en una preocupación entre los locutores de podcasts de crímenes reales y los detectives aficionados de Reddit después de que se hiciera viral un video en el que aparecía comportándose de forma extraña en el ascensor del Hotel Cecil el día de su desaparición. El Departamento de Policía de Los Ángeles había hecho públicas las imágenes, captadas por una cámara de vigilancia del ascensor, con la esperanza de que pudieran generar pistas en el caso. La grabación originó innumerables teorías de detectives vocacionales que buscaban explicar las acciones de Lam en la cinta y relacionarlas con su muerte.

Un trabajador de mantenimiento que investigaba las quejas de los huéspedes sobre la baja presión y el color del agua que salía de sus grifos condujo al espantoso descubrimiento del cuerpo de Lam en un depósito de agua en el techo del viejo edificio. La serie hace hincapié en entrevistar a al menos dos huéspedes de esa época que recuerdan el extraño sabor del agua al lavarse los dientes, repitiendo mucho de lo que ya habían dicho en clips de noticias contemporáneas incluidos en la serie.

Anuncio

Este tipo de detalles son habituales en las películas y series de ficción de televisión, y de hecho varias de ellas, como “Castle”, “How to Get Away With Murder” y “American Horror Story: Hotel”, han tenido tramas que recuerdan al caso. Después de todo, hay mucho material con el que trabajar. O para perderse en él, en el caso de “Crime Scene”.

‘Crime Scene: The Vanishing at the Cecil Hotel’

Dónde: Netflix.

Cuándo: En cualquier momento.

Anuncio

Clasificación: No clasificada.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio