Anuncio
Share

Reseña: La primera novela de misterio de Hillary Clinton es realmente buena

Two women in nice sweaters
Louise Penny y Hillary Rodham Clinton, colaboradoras improbables, pero bien avenidas en el thriller político “State of Terror”.
(Deborah Feingold)

En el librero

State of Terror

Por Hillary Rodham Clinton y Louise Penny
Simon & Schuster: 512 páginas, $30

Si compra libros enlazados en nuestro sitio, el Times puede ganar una comisión de Bookshop.org, cuyas tarifas apoyan a las librerías independientes.

A book cover of "State of Terror," by Hillary Rodham Clinton and Louise Penny
(Simon & Schuster)

Las colaboraciones en el ámbito del misterio son casi tan antiguas como el propio género. Comenzando unos 90 años con el seudónimo Ellery Queen, un esfuerzo conjunto entre primos, algunos de los equipos más exitosos han estado relacionados. (Me viene a la mente el dúo de madre e hijo Charles Todd y el equipo de marido y mujer Nicci French). Su éxito plantea algunas preguntas: ¿Qué es lo que hace que un misterio colaborativo sea bueno? ¿Es esencial para el proceso una afinidad nacida de la sangre o del matrimonio? ¿Podrían socios con perspectivas diferentes hacerlo tan bien o mejor?

Considere el nuevo thriller “State of Terror”, una colaboración entre Hillary Rodham Clinton y la exitosa escritora de novelas de misterio Louise Penny. Aunque no es el primer emparejamiento entre una figura pública de alto perfil y una escritora de novelas de misterio, y ni siquiera el primero en la casa de los Clinton, no es una asociación obvia. La ex primera dama, senadora y secretaria de Estado ha desarrollado la mayor parte de su carrera en la escena pública y, en el camino, ha escrito una estantería llena de libros de no ficción política, memorias y libros para niños. Penny cubrió historias policíacas como presentadora de radio y periodista antes de escribir 17 misterios del inspector Armand Gamache ambientados principalmente en el pueblo ficticio quebequés de Three Pines.

Anuncio

La serie de Gamache, ganadora de numerosos premios de misterio desde su debut en 2005, destaca por sus sensibles caracterizaciones y dilemas morales. Pero, en muchos sentidos, los libros son reinicios de misterios clásicos de la vieja escuela; algunos observadores comparan al firme y filosófico inspector francocanadiense con el Hércules Poirot de Agatha Christie. A pesar de todos los dilemas éticos y de los personajes, a veces malvados, que suelen aparecer en una novela de Gamache, esta suele terminar con un retorno lleno de alivio a la bondad y la camaradería de Three Pines. Ambientadas en un mundo idílico que Penny ha calificado de antídoto para su propio dolor, las novelas han servido de consuelo a millones de lectores, incluida Clinton, quien descubrió Three Pines tras su contundente derrota frente a Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

Avancemos cinco años y una elección más. Desde las primeras escenas de “State of Terror”, que comienza justo después de la toma de posesión del próximo gobierno de Estados Unidos, es difícil imaginar que el sereno Three Pines pueda ocupar el mismo planeta. La recién confirmada secretaria de Estado, Ellen Adams, una viuda de casi 50 años, acaba de realizar una desastrosa misión diplomática inaugural en Seúl. Adams es una diplomática novata, una antigua magnate de los medios de comunicación que cedió su imperio a su hija, Katherine, para ayudar a su país: “no informar sobre el dolor, sino hacer algo para aliviarlo”. Su jefe, el presidente Douglas Williams, derrotó al titular Eric Dunn, un idiota fanfarrón que presidió una administración de “incompetencia casi criminal”. Fue una carrera brutal, durante la cual Adams lanzó la influencia de su imperio mediático detrás del rival de Williams para la nominación de su partido. Ahora se pregunta si el nuevo comandante en jefe le ofreció el puesto de secretaria de Estado como un acto de venganza política, preparándola para el fracaso.

Antes de que pueda resolver su relación conflictiva con su jefe, Adams se ve envuelta en un complot terrorista internacional, que comienza con la explosión de una bomba en un autobús de Londres. Los puntos de vista cambiantes de la novela hacen sospechar de los vínculos de varios personajes con el atentado: Nasrin Bukhari, una científica pakistaní que huye de lo que podría ser el ejército de su país; el hombre que la sigue hasta Frankfurt; Anahita Dahir, estadounidense de primera generación, una funcionaria del servicio exterior con turbias conexiones familiares que recibe un desconcertante mensaje de texto codificado; y Gil Bahar, un periodista de Reuters que estuvo secuestrado en Afganistán durante ocho meses por un grupo terrorista que recuerda a ISIS-K.

Cuando se detona una segunda bomba en París, Dahir se da cuenta de que el texto contiene pistas sobre futuros atentados. Antes de que su audaz intento de hacer llegar la información a la secretaria pueda frustrar otro ataque, una tercera bomba estalla en Frankfurt y el periodista Bahar resulta gravemente herido. Pronto se descubre que Bashir Shah, un físico convertido en traficante de armas con un hacha que esgrimir contra Adams, parece estar manipulando los acontecimientos. Shah es uno de los componentes malignos de lo que Dahir compara con el temible monstruo de tres cabezas del mito persa, el Azhi Dahaka, y lo que empieza como un simple atentado se convierte en una conspiración mayor que amenaza a Estados Unidos.

Los atentados arrojan a todos los hombres y mujeres del presidente a un estado de terror. Es el comienzo de una carrera contra múltiples relojes en la que participan cuatro mujeres poco preparadas pero subestimadas: Adams; su mejor amiga Betsy, una maestra jubilada; su hija Katherine; y la oficial del servicio exterior Dahir. Nunca la diplomacia de los transbordadores había sido tan urgente: el equipo se desplaza en Air Force Three para mantener conversaciones de alto riesgo con aliados en Alemania, luego se reúne con los líderes de Irán, Pakistán y Rusia; el último es un gratificante duelo de ingenio que evoca las reuniones Clinton-Putin del pasado. A la diversión se suman los encontronazos de Adams en Florida con el ex presidente Dunn (también conocido como “Eric el tonto”), cuya incompetencia sentó las bases del desbarajuste que Adams debe superar para salvar a su país y al mundo.

Decir más privaría a los lectores de los placeres del descubrimiento en esta tensa novela de suspenso, una historia que adquiere mayor relevancia por la reciente retirada de Estados Unidos de Afganistán. Con la cabeza y el corazón, las capas de compromisos éticos, la intriga política, el espionaje de alto nivel y la maldad en estado puro de “State of Terror” combina perfectamente el conocimiento íntimo de Clinton sobre el Departamento de Estado y la política exterior con la maestría de Penny en la mecánica del género.

A veces las contribuciones son fáciles de identificar. Aquí está la secretaria Adams tratando de obtener información vital de un personal del Departamento de Estado plagado de los acólitos restantes de ‘Eric el tonto’: “Ellen no podía leer a esta gente. Estaban acostumbrados a ocultar sus verdaderos sentimientos. Esto se debía, en parte, a su formación diplomática y de inteligencia y, por otro lado, al hecho de haber sido castigados durante cuatro años por revelar cualquier cosa que se pareciera a un hecho, sin importar la verdad”. Aquí y en otras partes de la novela, se añade la sensación de preguntarse hasta qué punto las opiniones e interacciones de Adams reflejan las experiencias de Clinton, compartidas más abiertamente al amparo de la ficción. El hecho de que sea difícil de saber es un mérito de la verosimilitud de la trama y de las caracterizaciones, que son demasiado humanas.

Las contribuciones de Penny son claras e igualmente efectivas: una intrincada trama, el uso liberal de citas de Shakespeare, Heaney, Tolstoy, así como un huevo de Pascua para los fans de Gamache, un destacado poeta de la querida serie de Penny. Esto, junto con un cameo en una escena ambientada en Three Pines, es más que puro fanservice; es un recordatorio de que todavía existe un refugio del mal en este peligroso mundo. Pero de vez en cuando la influencia de Penny sacará a los lectores cuidadosos de la acción, como en algunos modismos británicos/canadienses que un ciudadano estadounidense probablemente no usaría. Y quién sabe quién es el responsable de un retrato innecesario de la ética de los medios de comunicación que tensa la credulidad y roza la difamación del cuarto poder.

Las páginas finales de la novela insinúan que habrá más libros. Hay muchos motivos para esperar que, con una edición más cuidadosa y más aventuras de Adams, la colaboración entre Clinton y Penny se fortalezca. “State of Terror” une a dos escritoras que defienden los mismos valores fundamentales y que poseen visiones del mundo complementarias a través de múltiples fronteras. Como dice un personaje de las muchas batallas de la novela, militares y de otro tipo: “Soy estadounidense. Por muy defectuosa que sea, esas son las cicatrices de una democracia por la que merece la pena luchar”.

Woods es crítico de libros, editor y autor de varias antologías y novelas policíacas.

EN LA ESTANTERÍA

State of Terror

Por Hillary Rodham Clinton y Louise Penny Simon & Schuster: 512 páginas, $30

Si compra libros vinculados en nuestro sitio, The Times puede ganar una comisión de Bookshop.org, cuyas tarifas apoyan a librerías independientes.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio