Advertisement

Acepté salir en una cita a ciegas, y la quiromántica tenía razón

Acepté salir en una cita a ciegas, y la quiromántica tenía razón
Estaba temblando de nervios y posibilidad por mi próxima cita. (Lucy Jones)

"Aparecerá", dijo la quiromántica...

No había tenido muchas citas desde mi divorcio unos años antes, no porque no estuviera interesada en las citas, sino porque no era una chica que "salía".

Advertisement

Prefería leer a ir a los bares, dormir a salir hasta tarde y cocinar para un grupo pequeño a asistir a las fiestas, así que no conocía a mucha gente nueva. (Esto fue antes de la cultura de "swipe right" [lo que viene siendo darle Like al perfil de alguien en una aplicación de citas]).

Luego, un amigo me llamó para decirme que había salido a tomar unas copas con algunas personas y conoció a Aaron. Dijo que necesitaba conocerlo. Mi amigo tiene muy buen gusto, así que, aunque por lo general eludía las citas a ciegas, le dije que le pasara mi dirección de correo electrónico, pensando que ese sería el final de eso. Así que me sorprendió recibir un correo electrónico más tarde ese día de Aaron, quien me dijo que tenía muchos deseos de conocerme si "estaba en las cartas".

Advertisement

Después de algunos intercambios de emails, sugerí que nos reuniéramos en Griffith Park para tomar unos Slurpees. Pensé que si resultaba ser un fracaso, solo estábamos comprometidos a una bebida congelada.

La noche anterior a la cita, estaba en la fiesta de cumpleaños de un amigo en Los Feliz. En el verdadero estilo de Hollywood, había varios artistas ubicados en diferentes habitaciones como parte del entretenimiento de la noche, incluido un lector de cartas del tarot, así como una quiromántica (persona que práctica la lectura de las líneas de la mano).

Estaba temblando de nervios y posibilidad por mi próxima cita, así que qué diablos. Acepté. Tenía curiosidad por saber qué diría la quiromántica. Me reí cuando dijo que él aparecería. En realidad no me había preocupado de que él no apareciera hasta que ella dijo eso. Había estado esperando que ella ofreciera una visión mágica de nuestro glorioso futuro. Por desgracia, solo podía contar con que él no fuera un bicho raro.

Cuando me preparé para salir para mi cita al día siguiente, decidí traer algunos bocadillos en caso de que nos la pasáramos muy bien y necesitáramos un poco de comida. Por un impulso, también incluí algunos tatuajes temporales tontos. Estos solo se sacarían si creía que había algo prometedor. Determiné que si sacaba los tatuajes y él se negaba, no era el hombre para mí.

Advertisement

Ahora bien, esto fue antes de Facebook, cuando no podías simplemente escribir el nombre de alguien en Google y al instante encontrar todo lo que querías saber. No tenía ni idea de cómo era ni de cuáles eran sus pasatiempos.

Cuando nos encontramos en nuestro lugar designado, lo primero que noté fue lo lindo que era. Realmente adorable. Se veía casi exactamente como el tipo de la película "Amélie". Lo segundo que noté fue que llevaba una sudadera a mediados de julio, y sandalias de hombre. ¡No cualquier sandalias de hombre, sino sandalias de nylon con un estampado tribal! Me quedé sin aliento ante su elección de calzado. No me considero una persona superficial, pero esto estaba a punto de arruinar las cosas.

Pero él era tan encantador que solo le di un Slurpee y decidí no mirar hacia abajo.

Caminamos hasta Amir's Garden, ese oasis tropical bellamente seleccionado en lo alto de una de las colinas en Griffith Park. Encontramos un banco con vista a Forest Lawn Memorial Park, donde charlamos y bebimos nuestros Slurpees de cereza. Era tímido, inteligente y divertido. Saqué los bocadillos y se los comió con gusto. Cuando sugerí audazmente un tatuaje, dijo sin dudar: "Voy a tomar la sirena".

Me olvidé completamente de las sandalias de hombre.

Mientras contemplábamos Forest Lawn a la distancia desde nuestro banco sombreado, le dije que había oído que había una ventana de vitral de "La Última Cena" de Leonardo da Vinci en el mausoleo que era toda una atracción, y sugirió que camináramos y la viéramos. Estaba bastante colmada de alegría.

Nos dirigimos en mi coche, nuevos tatuajes brillantes y arrugados. Tarareó junto a la música de David Bowie que tenía tocando, y me sentí muy feliz. Llegamos temprano para el show programado de "La última Cena", así que caminamos por el laberinto en el jardín, luego nos dirigimos hacia el interior del mausoleo fresco cuando se abrió la exhibición, y nos sentamos solos en sillas plegables esperando a que comenzara el espectáculo. Estoy segura de que otras personas eventualmente se unieron a nosotros, pero en mi memoria solo éramos nosotros dos. Después, lo invité a mi apartamento a tomar helado con caramelo caliente.

Cuando finalmente lo llevé de vuelta a su auto, tuve que pedirle un abrazo de despedida.

Advertisement

Pensé que tal vez no le gustaba, pero me envió un correo electrónico al día siguiente, agradeciéndome por una gran cita.

Eso fue hace 16 años. No he visto las sandalias de hombre hacer otra aparición desde entonces, pero a menudo todavía nos hacemos tatuajes temporales, siempre estoy al acecho de sirenas.

Todavía a veces me pregunto qué quiso decir la quiromántica cuando dijo que aparecería.

Tal vez vio en mi mano que él no solo iba a aparecer para nuestra cita, sino para mi vida. Ha estado allí para mí a través de momentos muy difíciles, siempre presente, siempre amoroso, a menudo tarareando. Me propuso matrimonio recreando nuestra primera cita. Todavía no recuerdo a ninguna otra persona que haya estado viendo el show de "La última Cena" con nosotros por segunda vez, pero sí sé una cosa: estaba definitivamente en las cartas.

La autora es una ejecutiva de la industria del entretenimiento, así como bloguera en theswoonsociety.com.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en y alrededor de Los Ángeles. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíanos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement