Advertisement

Leyes de vacunación más estrictas, la clave contra el peligroso brote de sarampión

Leyes de vacunación más estrictas, la clave contra el peligroso brote de sarampión
Los médicos indican que aproximadamente el 95% de una comunidad necesita estar vacunada para prevenir los brotes de sarampión. En California, las tasas de vacunación contra la enfermedad alcanzaron un mínimo del 92.3% en 2013. (Vernon Bryant / AP)

Más de 750 personas han sido diagnosticadas con sarampión en Estados Unidos este año, la mayor cantidad de casos en todo el país en más de dos décadas. Según los funcionarios de salud, de esos 750 contagiados con el virus, más de 500 no habían sido vacunadas.

Los brotes más grandes tienen lugar en Nueva York, donde más de 670 individuos han sido diagnosticados. En California, sólo 42 personas contrajeron la enfermedad este año, en parte debido a los pasos que el estado tomó para frenar la propagación, alegan los expertos.

Advertisement

En 2000, el sarampión fue declarado como erradicado en Estados Unidos. En ese momento, los estadounidenses estaban vacunados contra la enfermedad y los funcionarios creían que era muy difícil que esta se propagara aquí.

Pero luego las tasas de inmunización empezaron a disminuir a medida que los temores por las vacunas crecían, especialmente en California. Los médicos indican que aproximadamente el 95% de una comunidad necesita estar vacunada para prevenir los brotes de sarampión. En California, las tasas de vacunación contra la enfermedad alcanzaron un mínimo del 92.3% en 2013.

Advertisement

Al año siguiente, alguien con sarampión visitó Disneyland durante las vacaciones, lo cual desató un brote que creció rápidamente en todo el estado. California volvía a ser vulnerable.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas del mundo. Mientras que alguien con ébola puede infectar a otras dos personas, se espera que un enfermo con sarampión infecte entre 12 y 18. La única forma de prevenir un brote, dicen los científicos, es confiar en la llamada 'inmunidad de grupo'.

Si se vacuna a una cantidad suficiente de la población, un sólo caso no podría propagarse en una comunidad. Las altas tasas de inmunización también protegen a los no vacunados, incluidos los bebés -que son demasiado pequeños para ser inmunizados contra el sarampión-, quienes no pueden recibir la vacuna por razones médicas y aquellos para quienes la vacuna no funciona.

Pero lograr la inmunidad de grupo para el sarampión requiere tasas de vacunación del 95%. California la perdió en 2014.

Advertisement

En una población con tasas de vacunación más altas, un brote habría sido mejor contenido o se hubiese prevenido por completo.

El brote de Disneyland finalmente infectó a 131 californianos y fue alimentado por los bajos índices de inoculación, argumentan los científicos.

Meses después, los legisladores de California endurecieron las leyes de vacunación del estado y prohibieron a los padres optar por no vacunar a sus hijos debido a creencias personales. Ahora, los padres pueden excusar a los niños sólo si alguno de estos tiene una razón médica que le impida vacunarse.

Desde que la ley entró en vigor, la tasa de vacunación contra el sarampión de California ha comenzado a subir.

Pero ese no es el caso en todos los estados. Si bien la tasa de vacunación con MMR (conocida en español como triple viral) es de aproximadamente el 94% en todo el país, hay grandes grupos de sujetos con tasas bajas de inmunización, que son vulnerables a los brotes en todo el país. Actualmente, hay casos confirmados de sarampión en 23 estados.

Los brotes en otros estados, como Nueva York, se han multiplicado entre las poblaciones no vacunadas, en su mayoría compuestas por familias que decidieron no inmunizarse debido a sus creencias personales.

California es uno de los tres estados que no permite excepciones de creencias personales o religiosas. Los otros dos, Mississippi y Virginia Occidental, no han tenido casos de sarampión en lo que va del año.

Algunos estados están considerando aprobar leyes como la de California para tratar de frenar futuros brotes. Pero la norma de California no ha sido un remedio infalible.

Advertisement

Aunque los padres no pueden solicitar exenciones por creencias personales, muchos recurrieron a las exenciones por temas médicos para dispensar a sus hijos de las vacunas exigidas. En algunas escuelas de California, más del 50% de los niños de kínder todavía no cuentan con todas las vacunas. La mitad de los 58 condados de California tienen tasas de inmunización por debajo del umbral del 95%, necesario para lograr la inmunidad de grupo.

Parece que algunos padres hallaron médicos que emiten dudosas exenciones médicas para las vacunas. Doctores han sido acusados de escribir exenciones porque un niño tiene asma o psoriasis. Aunque las tasas de vacunación han aumentado, también se incrementaron los índices de las exenciones médicas.

Los legisladores de California están sopesando un proyecto de ley que obligaría al estado a rastrear cada exención médica, en un intento de acabar con las fraudulentas.

Para los funcionarios de salud pública, el estado necesita mantener altas tasas de vacunación porque el sarampión se convirtió en un problema importante en otras partes del mundo. Según los expertos, es cada vez más probable que los viajeros estadounidenses contraigan la enfermedad en el extranjero y la traigan a casa.

Este año, dos brotes en el norte de California se debieron a personas que habían visitado Filipinas. En L.A, comenzó con alguien que había viajado a Vietnam. Los brotes en Nueva York se iniciaron con viajeros que contrajeron la enfermedad en Israel.

Los funcionarios federales de salud detallan que los países más comunes donde los estadounidenses han contraído sarampión este año fueron Ucrania, Israel y Filipinas.

¿Y ahora qué?

En California, se espera que la tasa siga aumentando con cada nuevo grupo de alumnos de jardín de infantes que ingrese a la escuela. Pero eso no ocurre en el resto del país, o del mundo.

Según los expertos, el sarampión es tan contagioso que es la primera enfermedad que reaparece cuando la cobertura de la vacuna disminuye. Eso significa que este, probablemente, no será el último brote.

Fuentes: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU (CDC), Departamento de Salud Pública de California, Departamento de Salud Pública de Nueva York, Departamento de Higiene y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York, Organización Mundial de la Salud.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement