Advertisement

No coma lechuga romana, advierten los CDC. Descubren nuevo brote de E. coli

Funcionarios federales de seguridad alimentaria están advirtiendo a los consumidores que se alejen de la lechuga romana nuevamente después de otro brote de una cepa mortal de la bacteria E. coli que afectó a 11 estados y dos provincias canadienses, enviando a 19 personas a hospitales y enfermando a otras 31.

La advertencia pública emitida el 20 de noviembre por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) y la Agencia de Salud Pública de Canadá, se produce ocho meses después de que un brote mortal centrado en la región de cultivo de Yuma, Arizona, mató a cinco personas y provocó un escrutinio más estricto de la industria de productos agrícolas.

Advertisement

Las autoridades estadounidenses y canadienses creen que el brote actual, reportado por primera vez a principios de octubre, no tiene relación con el brote de Yuma en la primavera. Pero la cepa culpable de E. coli tiene la misma huella genética de las bacterias detrás de una erupción de enfermedades transmitidas por los alimentos durante el otoño de 2017 en Canadá, y en enero en 15 estados de EE.UU., donde mató a una persona y enfermó a otras dos docenas, dijo el CDC.

William Marler, un abogado de Seattle que representa a los consumidores enfermos durante el brote de 2017-18, dijo que los investigadores podrían concentrarse en las mismas líneas de suministro para esta investigación.

Advertisement

"Si ve la misma huella genética año tras año, ese producto se cultivó uno dentro de otro, si no es que en la misma granja", dijo Marler.

Los CDC recomendaron a los consumidores que "no coman lechuga romana, y los minoristas y restaurantes no sirvan ni vendan nada hasta que obtengamos más información sobre el brote". La advertencia se aplica a cualquier forma de romaine: cabezas enteras, corazones o picados y mezclados.

La cepa de E. coli, conocida como O157: H57, produce una toxina que es particularmente destructiva y dolorosa en el tracto digestivo humano, provocando síntomas que pueden conducir a insuficiencia renal.

No se produjo lechuga en la región de Yuma durante el brote actual. Se notificaron casos desde el 8 de octubre hasta el 31 de octubre, por lo que la lechuga culpable pudo haberse cortado y enviado en septiembre, dijo Scott Horsfall, director ejecutivo de California Leafy Greens, un grupo industrial autorizado por el estado para hacer cumplir las normas de seguridad.

Advertisement

A fines de septiembre y principios de octubre, la lechuga en los estantes de las tiendas podría haber venido del Valle de Salinas, en el norte de California, de México, y de muchos otros lugares del mundo, dijo Horsfall.

No obstante, las principales compañías de productos con sede en el Valle de Salinas han cambiado su producción a la región de Yuma, que comenzó a despacharse de manera natural hace un par de semanas, dijo Horsfall. Así que una prohibición prolongada y generalizada afectará duramente a esos productores, dijo.

"Va a tener un gran impacto en la industria, obviamente", dijo Horsfall. "Es desafortunado que no tengan información que les permita identificar a un remitente o una granja, porque entonces podrían retirarse y terminar con el problema".

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. dijo el 20 de noviembre, que todavía está trabajando con los CDC para rastrear la infección hasta una fuente de origen.

La agencia recientemente recibió el poder para forzar un retiro, bajo la Ley de Modernización de la Seguridad de los Alimentos (anteriormente, tenía que depender de medidas voluntarias), dijo Michael Droke, socio de la firma de abogados Dorsey & Whitney que ha representado a la industria de productos agrícolas.

"Las compañías de alimentos e ingredientes deben prepararse por adelantado para la necesidad de retirar sus productos y minimizar el riesgo de un pedido obligatorio", dijo Droke.

El brote de Yuma ha provocado un nuevo escrutinio de la industria de producción de EE.UU., incluidas restricciones más estrictas en el cultivo cerca de áreas que pueden estar contaminadas por heces de ganado, que son portadoras de la cepa de E. coli. Las autoridades rastrearon la cepa de E. coli detrás del brote de la primavera pasada hasta un canal de irrigación junto a un patio de ganado, y sugirieron que los cultivadores pueden haber rociado agua contaminada en sus cultivos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement
Advertisement