Anuncio
Share
California

‘11 balazos para Eric’: Los Ángeles… ¿Más muertes de habitantes bajo la policía en Estados Unidos?

muertes
Madres se reunen en Boyle Heights para protestar muertes de sus familiares a manos del LAPD.
(Selene Rivera)

Éric Rivera recibió un total de 11 balazos por un agente del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD). Encima, las autoridades dejaron su patrulla encendida sobre el cuerpo del joven de 20 años de edad, en el hecho ocurrido en julio de 2017.

“Así se quedó varias horas mi hijo, antes de que levantaran la patrulla… Eso no es justicia… ¿Cómo puede la policía regresar a trabajar al próximo día después de haber hecho eso?”, se pregunta Valerie Rivera, madre de Éric.

En el caso de este joven, la comisión policial disculpó al agente asegurando que temió por su vida al encontrar a Éric con un arma en Boyle Heights. No obstante, era un artefacto de juguete con una punta anaranjada.

muertes
Anuncio

Mientras tanto, varios vecindarios de Los Ángeles se quejan del uso de brutalidad de parte de las autoridades, y un nuevo estudio de Security.org les da la razón, revelando un número creciente de civiles que mueren a manos de agentes de la policía.

Al menos 1.164 civiles fueron asesinados por agentes de la ley en 2018 en todo el país, y hasta ahora en 2019, casi 500 personas han perdido la vida a manos de un miembro de las corporaciones policiales.

Desde 2014, el número de asesinatos policiales ha experimentado un aumento general modesto, aunque las cifras se han mantenido relativamente estables, arriba de los 1.000 muertos.

A nivel nacional, los asesinatos policiales aumentaron por tercer año consecutivo, mientras que la tasa de condenas de estos agentes cayó del 54.2% en 2014 al 0% en 2018.

Anuncio

Millones de padres de familia se preparan para el regreso a clase de sus hijos comprándoles útiles, pero no les hablan del tema de la agresión escolar en espera de que ellos no sean blancos, otros simplemente no saben cómo abordar el problema y aconsejan a los niños a pelear si alguien pelea con ellos.

La región de Los Ángeles ocupa el número tres entre las ciudades de Estados Unidos con 15 asesinatos en el 2018.

Carlos Montes, miembro del Centro CSO y activista para los derechos chicanos en Boyle Heights, señala que es importante que las familias se unan para que haya justicia.

El problema dice Montes, es que la justicia no es pareja.

“No sólo los civiles que matan deben ser perseguidos, también los agentes si aplican brutalidad”, dice Montes.

“Muchas de estas muertes no se esclarecen, y las autoridades siempre buscan excusas para evadir la ley… En muchos casos, son jóvenes los que mueren en sus manos, y personas con enfermedades mentales”, agrega.

Ya sea que estés buscando perder peso, obtener un empleo o abrir tu propio negocio; tienes que estar lo suficientemente motivado para perseguir tu objetivo, según la ciencia de la motivación.

Según las autoridades, no se puede hablar de casos que se encuentran bajo investigación.

Regularmente, en el caso del Departamento del Sheriff de Los Ángeles, la oficina de la Procuraduría también abre una investigación.

Anuncio

En cuanto al LAPD, la comisión puede abrir una investigación interna a parte de la Procuraduría.

Entretanto, Los Ángeles llega al puesto número 3 con más muertos de civiles por agentes de la ley; Phoenix, Arizona se encuentra en el número uno con 25 muertes en el 2018; mientras, Columbus, Ohio tiene 13 muertes y Las Vegas, Nevada acumula 11 fatalidades.

¿Y qué hay de cierto sobre las muertes por raza?

De acuerdo al reporte, eso también es cierto.

Los afroamericanos representan aproximadamente el 12.5% de la población general de Estados Unidos, pero representan más del 22% de los asesinados por la policía.

Los anglosajones, por otro lado, representan casi dos tercios de la población, pero representan menos de la mitad, 42.3%, de los asesinados por la policía.

No obstante, los afroamericanos no tienen la tasa más alta de asesinatos policiales entre todos los grupos étnicos. Los isleños del pacífico conforman el grupo número uno en morir a manos de las autoridades, seguido por los estadounidenses nativos, los afroamericanos y los hispanos. Los anglosajones y los asiáticos son los últimos.

Los dos tiroteos recientes, ocurridos en El Paso [Texas] y en Dayton [Ohio], son los últimos dos que se suman a otros 17 de ataques mortales en Estados Unidos en lo que va del año.

“Nadie discute que ser policía es un trabajo fácil. No todas las estaciones de policía están llenas de personas peligrosas, pero cada agente se arriesga al presentarse en uniforme todos los días”, dicen los investigadores del reporte.

Anuncio

“Sin embargo, es un riesgo que hayan decidido asumir su responsabilidad, y pase lo que pase, no es razonable argumentar que simplemente elegir obtener ese riesgo significa que un agente nunca debe ser responsable de quitarle la vida a una persona a la que juró proteger”, sostiene.

El abogado Humberto Guízar, quien lleva el caso de Jesse Romero, otro joven de 14 años de edad, de Boyle Heights, que murió en las manos de la policía, le pide a la comunidad grabar en video cuando alguien sea detenido o perseguido.

“Un video puede hacer mucha diferencia y mostrar las pruebas necesarias, es lo que una familia necesita para defenderse… Estén atentos”, concluye Guízar.


Anuncio