Anuncio
Share
California

Casas en contenedores industriales podrán ser instaladas en propiedades de la iglesia

Contenedores industriales
Los contenedores industriales similares a los de la imagen podrían convertirse y utilizarse como viviendas asequibles en propiedades de la iglesia bajo el plan de un grupo local llamado Yes In God’s Back Yard.
(Roger Showley)

Los contenedores industriales podrían convertirse en unidades tipo estudio para ayudar a aliviar la crisis de vivienda

Un plan para usar la propiedad de la iglesia en la instalación de viviendas asequibles podría estar llegando a buen término en unos meses a medida que un grupo local se prepara para anunciar un sitio en San Diego a fin de crear un proyecto con 21 unidades en contenedores industriales adapatados.

“Estas casas necesitan un espacio”, dijo Mónica Ball de Yes In God’s Back Yard, un grupo que se formó a principios de este año.

El grupo se describe a sí mismo en su sitio web, yigby.org, como un grupo colaborativo de profesionales intersectoriales llamados a abordar la crisis de vivienda de San Diego mediante el uso de propiedades de la iglesia infrautilizadas.

En los siguientes días se anunciará un sitio de la iglesia dispuesto a albergar los contenedores industriales, y una vez que el sitio esté preparado y los contenedores estén en su lugar, 21 personas mayores podrán mudarse para fin de año, dijo.

Anuncio

El nombre Yes In God’s Back Yard (sí en el patio trasero de Dios) es un juego de palabras que se desprende de la frase, Not in my back yard (no en mi patio trasero), una objeción que comúnmente se escucha en ocasiones cuando se proponen viviendas de bajos ingresos o servicios sociales en algunos vecindarios.

Como una forma de sortear esa resistencia, Ball dijo que YIGBY usará terrenos propiedad de iglesias u organizaciones sin fines de lucro para las viviendas, lo que encajaría con la misión de los propietarios del predio. El plan también haría que los pequeños proyectos sean más asequibles porque estarían en propiedades exentas de impuestos, dijo.

El alquiler estaría por debajo de la tasa de mercado y establecido por la agencia de servicios sociales que trabaja con la población alojada en la propiedad, dijo Ball.

YIGBY trabajará con CRATE Modular en Carson para convertir los contenedores en departamentos tipo estudio. El costo de compra será de aproximadamente 1 millón de dólares, y el costo total, incluido el transporte y la instalación, será de aproximadamente 3 millones de dólares. YIGBY tiene compromisos de financiadores para cubrir los gastos, dijo Ball.

Anuncio

 Varios alcaldes intentaron diferentes soluciones desde que la ausencia de viviendas se convirtió en una crisis, en la década de 1980.

El dinero se recauda a través de Funders Together to End Homelessness, un subgrupo de San Diego Grantmaker y compuesto por importantes filántropos y organizaciones, incluida la Comisión de Vivienda de San Diego, McCarthy Family Foundation y Alliance Healthcare Foundation.

La idea de usar terrenos de la iglesia para viviendas asequibles surgió de una reunión de almuerzo entre Ball y el recaudador de impuestos del condado de San Diego, Dan McAllister, a fines de 2017.

“Tuvimos una lluvia de ideas durante un par de horas y hablamos sobre diferentes cosas”, dijo McAllister sobre su almuerzo con Ball, un miembro de la junta de Urban People Living In Faith & Trust, o UPLIFT.

McAllister dijo que recordaba haberle dicho a Ball que muchas iglesias en el condado habían perdido miembros, dejando algunas de sus propiedades infrautilizadas. Asignar esa tierra para viviendas podría generar ingresos para las iglesias y al mismo tiempo ayudar a crear unidades de alquiler asequibles muy necesarias, dijo.

En cuestión de días, McAllister había propuesto una lista de 1.100 posibles iglesias en todo el condado para viviendas potenciales. Ball dijo que la oficina del alcalde de San Diego, Kevin Faulconer, luego proporcionó una lista de 400 sitios específicamente dentro de la ciudad.

Para generar interés en el proyecto de San Diego, Ball ha dirigido cinco giras a Los Ángeles y el condado de Orange para mostrar posibles inversores y otros proyectos creados con contenedores industriales.

Andy Ballester, residente del condado de San Diego, cofundador de GoFundMe.com, fue uno de los primeros partidarios de YIGBY. Su Fundación BQuest, también miembro de Funders Together to End Homelessness, presentó una subvención de planificación al grupo para descubrir qué obstáculos imprevistos podrían presentarse.

Anuncio

“El modelo parecía demasiado perfecto”, dijo. “Pero después de 90 días de investigación, descubrimos que esto funciona”.

El plan sería crear pequeños proyectos de 10 a 30 unidades repartidas por todo el condado, ya sea a través de la construcción tradicional o contenedores de envío. Según la agencia involucrada, podrían alojar a personas mayores, familias de bajos ingresos, personas sin hogar, veteranos u otras poblaciones, dijo.

El proyecto costaría entre 140 mil y 167 mil dólares por unidad, sustancialmente menos que algunos proyectos locales de viviendas asequibles que han costado hasta 500 mil dólares por unidad, dijo Ballester. En Los Ángeles, recientemente se informó que un nuevo proyecto de vivienda para personas sin hogar costó hasta 700 mil dólares por unidad.

Después de 20 años, las organizaciones sin fines de lucro y las iglesias participantes serían las propietarias de los edificios en su sitio. Hasta entonces, también obtendrían una pequeña ganancia de la renta de los inquilinos, dijo.

Los contenedores industriales convertidos serían unidades de estudio aisladas de una habitación con sus propias cocinas y baños.

Amanda Gattenby, vicepresidenta de desarrollo de CRATE Modular en Carson, dijo que su pasión es desarrollar viviendas asequibles y tener un impacto en el mercado inmobiliario. CRATE Modular creó un edificio de dos pisos para Malibu High School y está trabajando en un refugio de 150 camas y centro de navegación para personas sin hogar en la ciudad de Buena Park. El predecesor de la compañía también construyó unidades de vivienda en Los Ángeles y el condado de Orange.

Si se desarrolla el proyecto de San Diego, Ball dijo que la vivienda servirá como una demostración para que los inversores financien más.


Anuncio