Anuncio
Share
California

Los californianos piensan que el estado va en la dirección incorrecta. Estas son las razones

Gov. Gavin Newsom speaks at a meeting of big-city mayors
El gobernador Gavin Newsom habla sobre la crisis de personas sin hogar de California después de una reunión en marzo con los alcaldes de algunas de las ciudades más grandes del estado.
(Rich Pedroncelli / Associated Press)

Simplemente no está de acuerdo. Estos son tiempos bastante buenos según los estándares históricos. Pero la mayoría de la gente parece molesta.

Mire hacia atrás en los últimos 90 años y compárelos con hoy:

La Gran Depresión y el fenómeno de Tazón de Polvo (Dust Bowl) aniquilaron a millones de personas financieramente.

La Segunda Guerra Mundial mató a unos 420.000 estadounidenses.

Anuncio

Hubo un próspero auge de la posguerra, pero también la Guerra de Corea.

Los años 60 y principios de los 70 fueron violentos y feos: derramamiento de sangre por los derechos civiles, disturbios mortales, Estados Unidos destrozado por la Guerra de Vietnam, el público se volvió más cínico por Watergate.

Luego largas filas para la gasolina, inflación altísima, atentados del 11 de septiembre y terroristas, guerras en Irak y Afganistán, la Gran Recesión.

Algunos de nosotros vivimos la mayoría de esas pesadillas.

El gobernador Gavin Newsom fanfarroneó en la convención del Partido Demócrata de California del mes pasado al insistir en que ningún estado ofrece más promesas que el que él gobierna.

Anuncio

Hoy debería considerarse un estado de felicidad: la economía está ronroneando. La tasa de desempleo en California bajó alrededor del 4%, en comparación con el 12% de hace sólo siete años. Las guerras calientes se han enfriado. Ahora tenemos vacunas para prácticamente todos los virus, a diferencia de hace 65 años. Los depósitos de agua están llenos.

Pero como señala Darry Sragow, veterano estratega político demócrata: “Todo el país está clínicamente deprimido. Mucha gente en California se encuentra medicamente deprimida”.

¿Por qué? Él mira la imagen completa y general, no las quejas cotidianas comunes.

“Este es un momento increíblemente difícil de transición de la era industrial a la era de la tecnología”, dice Sragow, editor de California Target Book, que cubre las carreras legislativas y del Congreso.

Durante años, los republicanos de California han tratado de cambiar la imagen de su partido, invitando a todos a su organizacion, especialmente a los latinos, cuyo distanciamiento surgió después de un intento por parte del GOP en 1994 de bloquear a los inmigrantes indocumentados de los servicios del estado.

“Los cambios masivos en la forma en que vivimos nuestra vida diaria y la forma en que podemos ganarnos la vida le están dando un gran dolor de cabeza a todo el estado y al país. Este es un momento muy aterrador porque todo lo que nos rodea es un desafío.

“La otra cosa es que la forma en que nos relacionamos se ha vuelto muy aislada. Nos comunicamos por correo electrónico y redes sociales. Tenemos menos contacto humano entre nosotros”.

Sí. Y eso hace que el contacto sin rostro y sin sonido sea cada vez más grosero y menos civilizado.

Anuncio

El humor sombrío aparece en las encuestas cuando se hace una pregunta antigua: "¿Crees que las cosas generalmente van en la dirección correcta o en la dirección incorrecta?”

Distraídos por el presidente Trump y sus furiosos opositores, es fácil perderse el panorama general de la migración extranjera a California.

El Instituto de Políticas Públicas de California recientemente hizo esa pregunta sobre este estado. Y la respuesta entre los posibles votantes fue abrumadoramente negativa: 41% en la dirección correcta, 54% en la dirección incorrecta.

La opinión de los votantes sobre California no ha sido tan negativa en una encuesta de PPIC desde 2014, cuando comenzábamos a salir de la recesión y a sufrir una grave sequía.

Los californianos tienen una opinión mucho peor de la dirección de la nación, según otra encuesta reciente realizada por el Instituto de Estudios Gubernamentales UC Berkeley. Encontró que sólo el 28% de los votantes registrados pensaba que el país se dirigía en la dirección correcta y el 72% creía que estaba en el camino equivocado.

Eso se debe principalmente a que el presidente Trump es muy impopular en este estado. En la encuesta de IGS, sólo el 31% aprobó el desempeño laboral del presidente y el 69% lo desaprobó.

Pero debido a que los demócratas controlan de manera desproporcionada el gobierno estatal, se podría pensar que el electorado demócrata de California tendría una visión más optimista de la dirección del estado. ¿Por qué no ellos?

“La gente está nerviosa”, dice Mark Baldassare, presidente y encuestador de PPIC. “Hay una serie de cosas por las que las personas se sienten nerviosas. Las opiniones parecen ser mucho más negativas que las de economía por ahora”.

Anuncio

Se le hizo a los votantes probables otra pregunta antigua: "¿Cuál cree que es el problema más importante que enfrentan las personas en California?”. Y, por primera vez, la falta de vivienda apareció en dos dígitos, dice el encuestador.

De hecho, la falta de vivienda colocó el número 1 en el 16%, por encima de los empleos y la economía, en el 13%. Luego vinieron los costos de vivienda y la inmigración, cada uno al 11%, y el medio ambiente, el 10%. Los impuestos y el gasto estatal fueron del 9%.

En el condado de Los Ángeles, el 24% de los votantes entrevistados calificaron la falta de vivienda como el problema número uno del estado. Ninguna otra cosa estuvo cerca.

Las últimas estimaciones indican que la creciente población de indigentes de Los Ángeles es de 59.000 en el condado y 36.000 en la ciudad. Se estima que hay 130.000 personas sin hogar en todo el estado, pero esa es una cifra antigua que seguramente ha crecido.

El consultor político republicano Richard Temple dice que ha dirigido grupos focales en los que las personas entrevistadas hacen este tipo de comentarios sobre la falta de vivienda: "’No me siento seguro. No puedo usar mis anillos; guardo mis cosas en mis bolsillos delanteros’. ‘Ya no puedo caminar con sandalias en las calles debido a las enfermedades’. ‘Nadie está haciendo nada al respecto’”.

En realidad, los gobiernos estatales y locales lo están intentando. Al menos le están asignando dinero. El gobernador Gavin Newsom y la Legislatura presupuestaron $1 mil millones para combatir el problema, incluidos $650 millones para que los gobiernos locales construyan refugios y $265 millones para tratamiento de salud mental.

Para viviendas asequibles, presupuestaron $1.75 mil millones para ayudar a los gobiernos locales a impulsar la producción.

Y el martes, Newsom firmó un proyecto de ley de control de alquiler parcial. Limitará los aumentos anuales de renta en un 5% más la inflación para apartamentos de al menos 15 años.

“Más allá de la vivienda”, dice Baldassare, “la gente está preocupada por los costos de atención médica, los tiroteos masivos, o conocer a alguien que saben que está siendo deportado. Hay varias cosas que les preocupan”.

Incluidos los altos impuestos, una marca comercial de California.

Y la horrible congestión de tráfico además de conductores torpes.

La encuesta de IGS encontró que la mitad de los votantes registrados en el estado han pensado en abandonar California.

“La gente está muy asustada y no tiene confianza en el futuro”, dice Sragow. “Así es exactamente como se elige a un Donald Trump”.

Los tiempos son buenos, pero aparentemente no para los estándares del siglo XXI.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio